Cuando miro al futuro catálogo de Wii U tan solo encuentro tres títulos capaces de desempolvarla, uno de los cuales tan siquiera tiene confirmado su lanzamiento. A The Legend of Zelda U se suman así Star Fox Zero y este Pokkén Tournament, conversión de la recreativa que no ha terminado de cuajar en el país del Sol Naciente.

No soy el típico entrenador Pokémon, aunque estos monstruos de bolsillo siempre me han despertado simpatía. No lo pensé dos veces al saber que podría manejarlos sin turnos de por medio y, en lo que a machacar botones respecta, la efectividad como terapia antiestrés se encuentra fuera de toda duda. Porque no, tampoco me veréis practicando combos interminables en Street Fighter V.

Habréis intuido que esta crítica no se pretende un texto de referencia para veteranos del género, sino un acopio de impresiones para quienes nos acercamos a Pokkén Tournament sin pretensiones competitivas. Dicho lo cual, The Pokémon Company ha anunciado 100.000 dólares en premios para los ganadores de próximos campeonatos, con los que posicionar el juego en el cotizado ámbito del deporte electrónico.

El rasgo más distintivo de Pokkén Tournament radica, como no podía ser de otra forma, en la dinámica de combate. Los enfrentamientos uno contra uno distinguen entre dos fases: abierta y de duelo. En la fase abierta batallamos en tres dimensiones, con la opción de esquivar envites a larga distancia y en cualquier dirección. Entramos en fase de duelo al ejecutar golpes específicos, cuando el juego se amolda a los cánones de la lucha bidimensional. Predominan entonces los ataques cuerpo a cuerpo.

Fase de duelo

Fase abierta

Podemos entrar y salir de cada fase a conveniencia. La gracia de Tournament reside en aprovechar las ventajas de estas modalidades, pues el repertorio de movimientos varía en consecuencia. Sea como fuere, el esquema de control comprende saltos (B), ataques (Y, X y A para ataques débiles, fuertes y particulares respectivamente), contraataques (X + A), bloqueos (R) y agarres (Y+B). Su domino no resulta especialmente complejo a un par de tutoriales, aunque la producción de Harada y Hoshino encierra una capa de profundidad interesante.

Amén de la vitalidad, conviene estar muy pendientes al indicador de Sinergía. El juego se ambienta en la región de Ferrum, donde unas misteriosas piedras permiten la comunión entre Pokémon y humanos en combates espectaculares. Encadenar combos rellena la barra y activa una suerte de modo furia que intensifica los ataques de nuestro luchador. A su vez, pulsar L + R en dicho estado desencadena un movimiento especial que, a menudo, significa la diferencia entre derrota y victoria. Así he conseguido fulminar a rivales de nivel muy superior al mío.

Accesible y profundo uno contra uno, aunque falto de contenido

Un último aspecto clave son los Pokémon de apoyo. Elegimos un par antes de la contienda, cada cual con sus bazas. Unos infligen daño o debilitan las estadísticas del enemigo, mientras otros potencian nuestra fortaleza, velocidad… Porque aquí también importa repartir sabiamente los puntos de experiencia que recibimos al combatir, distinguiéndose parámetros de Ataque, Defensa, Sinergía y Estrategia.

A los incondicionales de la franquicia les gustará saber que los movimientos de cada Pokémon se corresponden con los del RPG, aunque no tiene cabida lo elemental (los ataques de tipo agua no causan un daño especial a los enemigos de tipo fuego, por ejemplo). El plantel escogido suma 16 cuadrículas, con criaturas bastante equilibradas pese al aspecto dispar. Puede parecer que Chandelure no tiene nada que hacer frente a Machamp, pero os sorprenderá lo conseguido con un poco de práctica.

PokkenTournament_ES_p06_01

Modos de juego

PokkenTournament_ES_p09_02

Perfil de entrenador y estadísticas

El gran problema del desarrollo (porque lo tiene) es su falta de contenido. Vale que los títulos de lucha modernos acostumbran a llegar con dos decenas de luchadores, pero se expanden considerablemente al cabo de un año. Bandai Namco ha dejado claro que Pokkén Tournament no es un proyecto a largo plazo y que alberga justo lo que ves: combates individuales, multijugador local u online en una veintena de escenarios, 30 Pokémon de apoyo y un modo historia ausente en la versión para salones recreativos. Esta “Liga Ferrum” sabe a excusa por la tanda de batallas clasificatorias a solventar para inscribirnos en los torneos propiamente dichos. De resultar victoriosos nos espera el “Combate de Promoción”, que habilita la siguiente liga (Verde, Azul, Roja y Cromo).

La figura del entrenador intenta prolongar la vida útil del título mediante el desbloqueo de insignias e indumentaria, que obtenemos invirtiendo las monedas ganadas. También pasando figuras Amiibo por el lector NFC del GamePad, uso totalmente desaprovechado (y limitado en número de lecturas diarias).

Visualmente también esperaba algo más. Aunque los modelados de Pikachu y compañía convencen, Wii U ha mostrado mejores acabados. Especialmente en lo que a escenarios respecta: se antojan vacíos, faltos de interactividad y con unos fondos que pasan desapercibidos tan pronto saltamos las habituales poses de introducción. El combinado de rayos y centellas inherente a los ataques (sobre todo los especiales) sí que consigue llamar la atención.

Pikachu_Libre_(Pokkén_Tournament)La representación anime tanto de nuestro personaje como de la Ayudante no termina de encajar con el estilo gráfico del juego, por no hablar de sus chirriantes consejos. Aunque útiles, uno termina cansado de tanta cháchara en plena acción y acaba por desactivarlos. Tampoco es que las características fanfarrias de la saga inviten al tarareo en esta ocasión…

No puede negarse que Pokkén Tournament es un juego divertido. Cuida la representación de la franquicia en que se basa y su esquema atesora ingredientes como para convencer tanto a novatos como a veteranos del género. Accesible de inicio y profundo a poco que se rasque la superficie, con la Sinergía como particular ítem arrojadizo en un Mario Kart cualquiera. El inconveniente viene dado por una Liga Ferrum endeble y la falta de general de contenido. O te picas compitiendo online o tardarás poco en sacarle jugo a sus 16 luchadores. La cosa hubiese sido muy distinta con una expansión planificada, al más puro estilo Splatoon.

Sobre El Autor

Redactor Jefe

Licenciado en periodismo por la Universidad de Málaga, siempre con el propósito de especializarse en ocio electrónico y nuevas tecnologías. Actualmente reside en Madrid, donde ejerce como Jefe de Redacción para esta revista. En su década de experiencia ha prestado servicio a grupos de referencia como Axel Springer (Hobby Consolas), Dixi Media (La Información), Gamereactor (división española) o Hipertextual (Ecetia, AppleWeblog y ALT1040).

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.