Con un ciclo de vida longevo y aparentemente inagotable, Nintendo 3DS se alza como una de las consolas más prolíficas en cuanto a catálogo. La extensa variedad de títulos configura una biblioteca de gran versatilidad, apta para todo tipo de públicos. Sin embargo, la asombrosa colección de videojuegos de rol que ha recapitulado sitúa al género como el pilar fundamental y característico de la consola. Algo que debemos agradecer al trabajo de estudios como Atlus, desarrolladora japonesa que viene siendo (desde tiempos de Nintendo DS) una colaboradora incansable de la portátil, con el desarrollo y la publicación de grandes sagas como Shin Megami Tensei, Persona, Tactics Ogre o Disgaea.

Radiant Historia, el título original lanzado en la predecesora de 3DS, vio la luz en Japón a finales de 2010 y pocos meses después en Norteamérica. En Europa, desafortunadamente, no llegó a ser distribuido oficialmente. Desde su lanzamiento fue aclamado por la crítica (además de apoyado y querido por muchos jugadores), pero la escasa acogida le relegó a título de nicho, permaneciendo todo este tiempo como una de las joyas ocultas de Atlus.

Todo tiene lugar en Vainqueur, un continente sometido por una extraña plaga de arena que avanza sin tregua, convirtiendo en desierto todo el terreno a su paso. Como consecuencia, las principales naciones que pueblan este vasto territorio (condenadas a desaparecer) se ven envueltas en una guerra sin cuartel por el control de los pocos recursos que quedan.

En este contexto, Radiant Historia: Perfect Chronology nos pone en la piel de Stocke, agente especial de inteligencia de Alistel, al que le es encomendada una misión clave en la lucha que este reino libra contra su opositor (Ganorg): infiltrarse y espiar las líneas enemigas.

Contra todo pronóstico, la operación se ve frustrada y nuestro batallón es aniquilado, resultando nuestro héroe el único superviviente. Stocke despierta en un lugar llamado Historia, donde descubre que liberando el poder del libro mágico Crónica Blanca tendrá la capacidad de viajar a través de dos líneas de tiempo alternativas, cambiando el resultado de los acontecimientos del pasado y estableciendo el curso correcto de la historia en el presente. Con estas capacidades aún por descubrir, se ve decidido a corregir los errores del pasado; no sólo para salvar a sus compañeros, sino también para lograr un destino favorable para la humanidad.

Combate

El sistema de combate supone una vuelta de tuerca al JRPG clásico.

Es esta mecánica de viajes en el tiempo lo que hace tan especial a Radiant Historia. Porque si bien es cierto que títulos como Chrono Trigger parten de una idea similar, no hay título que maneje esta dinámica de forma tan novedosa. La original capacidad de saltar adelante y atrás entre las dos líneas de tiempo crea una experiencia profunda, diferente y sorpresiva. Y es que durante nuestras andanzas llegaremos a puntos en los que no podremos avanzar y solo nos quedará la opción de buscar respuestas en la otra línea temporal. De este modo, para continuar con nuestro camino será esencial averiguar qué ocurre en el pasado, actuar en consecuencia y provocar así un efecto dominó que nos abra el camino en el presente. Los ejes se afectan directamente y si nos equivocamos no quedará otra opción que volver al pasado y rectificar. Además, en ocasiones será inevitable hacer ciertos sacrificios para mantener el curso de los acontecimientos de manera equilibrada.

Radiant Historia: Perfect Chronology incorpora además el tercer eje temporal “¿Qué pasaría si?”. Una subtrama o ruta paralela conducida por la llamativa Nemesia, un nuevo personaje, que nos insta a encontrar artefactos en las diferentes líneas del tiempo. Un añadido interesante, aunque completamente opcional. No así la elección inicial entre el Append mode o el Percect mode, es decir,  escoger si jugar a la historia original (sin aditivos) o disfrutar del pack completo.

A primera vista hay quien puede pensar que la existencia de los diferentes itinerarios temporales y el paso recurrente entre pasado y presente podrían crear problemas de ritmo, pero nada más lejos de la realidad. Los saltos temporales nos permiten experimentar la historia desde dos perspectivas diferentes, llenando los espacios en blanco de la trama y aportando un componente adictivo de intriga e incertidumbre.

Los viajes temporales de Radiant Historia configuran una experiencia profunda, diferente y sorpresiva

La narrativa acompaña y mejora el planteamiento argumental de Radiant Historia: Perfect Chronology con un guión excelente y profundo. La historia engancha desde el primer segundo, pero la presentación no hace sino mejorar la experiencia. Un punto a favor es cómo se plantean los eventos. Como añadido, esta reedición representa las escenas principales con imágenes viñeta de los personajes y sus diálogos a modo de cinemática estática, simultaneándose el doblaje completo de los protagonistas. Un acierto si tenemos en cuenta que las voces son realmente buenas, reflejo de un elenco de actores escogido a la perfección. El resultado es un compendio fantástico que añade personalidad y carisma a cada personaje, dando si cabe más credibilidad y sinceridad a la historia.  Una pena que solamente venga con voces en inglés.

Por otro lado, es preciso reconocer que en lo visual no ha habido un gran avance y que Atlus se ha limitado a sacar brillo a la obra primaria. El producto mantiene el tipo ya conseguido años atrás y no defrauda gracias a un diseño de personajes y escenarios espectacular. Además, la banda sonora de Yoko Shimomura (a la que sean agregado cinco nuevas pistas) era y es simplemente fantástica. Se acopla a cada estado de ánimo y conduce a la perfección cada una de las situaciones. Definitivamente, ambos apartados crean una atmosfera de juego envolvente que acompaña a la historia y no deja de atraparte según vas progresando.

La exploración de los múltiples rincones del país  juega un papel muy importante en Radiant Historia. Cada una de las diferentes localizaciones de Vainqueur tiene algo interesante que ofrecer y durante nuestro recorrido encontramos también numerosas mazmorras en las que descifrar puzles y derrotar enemigos. Y es aquí, en las batallas, donde Radiant Historia explota otro de sus puntos fuertes: un gran sistema de combate por turnos que igualmente supone una vuelta de tuerca a los clásicos JRPG.  

El modelo de lucha, rápido y ágil, se basa en una cuadricula tres por tres en la que los enemigos pueden ocupar cualquiera de las nueve casillas y donde no sólo hemos de preocuparnos de programar nuestros ataques y defensas, sino a su vez tener en cuenta las condiciones del terreno. En función del campo de batalla, los enemigos cuentan con una serie de ventajas y desventajas que compensaremos con las habilidades especiales de nuestros personajes. Disponemos de ataques regulares, golpes en zona o en cadena y combos geniales. Un compendio de alternativas con las que crear estrategias creativas, desde golpear y aniquilar directamente a mover a los enemigos por el mosaico para buscar una combinación más efectiva.

En resumen, un sistema divertidísimo, que incita a interiorizar las mecánicas de combate y a ir progresando para convertirnos en mejor guerrero. Aunque si tenemos prisa por avanzar en nuestro camino, ahora existe la posibilidad de aturdir a nuestros enemigos y evitar los enfrentamientos. Tan importante es el progreso que Perfect Chronology incluye la bóveda del tiempo, una nueva mazmorra de entrenamiento en la que luchar con monstruos de nivel superior para obtener equipos especiales y ganar dinero (con el que comprar objetos y mejoras).

Como resultado de todo lo anterior, Atlus nos entrega una actualización absoluta y sobresaliente de una obra que ya era genial. Algo que no sorprende de un estudio que acostumbra a satisfacer al público con material único y de calidad.

Radiant Historia: Perfect Chronology es un tesoro escondido que resurge siete años después, con una versión retocada y mejorada en lo mínimo indispensable para mantener inalterada la esencia del original. Un regalo para los fanáticos del rol japonés de 16 bits, que cuentan ahora con una nueva oportunidad para disfrutar de este juego de culto, cuyo principal atractivo sigue siendo la perfecta combinación entre una historia emocionante y un sistema de combate singularmente atractivo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.