Devolver Digital nos está malacostumbrando: la distribuidora norteamericana no hace más que traernos títulos gamberros, ultraviolentos, adictivos y, sobretodo, tremendamente entretenidos. Si hace bien poco os hablábamos de Mother Russia Bleeds (o anteriormente de Hot Line Miami), hoy le toca el turno a la segunda entrega del remake de Flying Wild Hog de Shadow Warrior.

Las locas aventuras de Lo Wang resurgieron de las cenizas de 3D Realms allá por 2013, y el estudio polaco ha tenido a bien retomarlas ahora, tres años después, para traernos una continuación que mejora todo lo visto en el anterior juego, ampliándolo justo donde lo necesitaba (o al menos donde mejor encaja) para convertirse en un título prácticamente redondo.

La historia nos sitúa en la misma línea argumental, cinco años después. Honestamente, teniendo yakuzas, katanas, monstruos mutantes y buena música ¿quién quiere preocuparse por la historia? Lo que sí cabe destacar es el mayor tono rolero, como si mezclásemos Duke Nukem con Diablo en primera persona.

Shadow Warrior 2 - Screen 5

Si el juego original ya contaba con ciertos elementos RPG, su secuela pone a nuestra disposición muchas más opciones de personalización; no sólo para los poderes de Lo Wang, sino también para su arsenal. Los objetos y amuletos que encontraremos permiten modificar nuestras armas (tenemos de todo: katanas, espadas eléctricas, ametralladoras, arcos, motosierras, escopetas, cuchillas y un largo –larguísimo- etcétera) para mejorarlas y otorgarles características. Esto hace que el juego se torne algo más estratégico, pero igual de frenético y brutal. Deberemos procurarnos un armamento equilibrado para fulminar a unos adversarios que, además, se muestran inmunes ante elementos como el fuego o los ataques cuerpo a cuerpo. Todo lo anterior no quita para que el juego se vuelva un tanto caótico en ocasiones, haciéndonos “machacar botones” sin ton ni son.

Un shooter gamberro de la vieja escuela, especialmente disfrutable en compañía

Lo más curioso de Shadow Warrior 2 es su jugabilidad old-school pese al empleo de tecnologías más bien recientes (y no siempre bien aprovechadas) como la creación procedural. Nos encontramos mapas inmensos y decenas de enemigos diferentes, todo ello con una calidad técnica encomiable: texturas de gran calidad y 60 frames por segundo estables, sin importar el caos en pantalla. Igual de meritorio es el apartado artístico, que combina cultura japonesa, acción ochentera y urbes futuristas.

Como decíamos, el juego tiene un tono clásico realmente memorable, sin embargo, se desenvuelve de fábula dentro de una jugabilidad a medio camino entre el FPS tradicional (avanzar y matar a todo lo que se ponga por delante) y el sandbox, con misiones principales y secundarias de equivalente importancia para el desarrollo de la aventura. No diremos que se trata de un juego de mundo abierto, porque no lo es, pero el libre albedrío al acometer misiones le otorga un agradecido toque aperturista.

Shadow Warrior 2 - Screen 8

Algo que también nos ha gustado sobremanera, y que resulta difícil de encontrar en este género, es una IA más que competente, independiente del nivel de dificultad. A pesar del caos de los combates, no tardaremos en darnos cuenta de que los enemigos intentan rodearnos, o bloquear nuestros ataques (y contraatacar) de manera sistemática. No decimos que el juego sea la quintaesencia de la inteligencia artificial, pero cumple sobradamente con su propósito y siempre supondrá un desafío para el jugador, especialmente al enfrentarnos a los jefes finales.

Pero la gran novedad de esta secuela es la inclusión de un modo cooperativo para hasta cuatro jugadores (uno con Lo Wang y otros tres con personajes estándar, que pueden configurarse al inicio de la partida), lo que desemboca en una experiencia tremendamente divertida. Bien sea completando la campaña o misiones individuales. Por lo demás el título viene traducido al castellano, pero sin doblar; el trabajo sonoro cumple con creces, destacándose los temas elegidos para acompañar las CGI o la acción.

Si conocéis la primera iteración de Shadow Warrior, un más y mejor en toda regla. Si es la primera vez que os acercáis a la saga, os aguarda un shooter de la vieja escuela, repleto de chistes gamberros, sangre y enemigos. ¿Disfrutasteis con Doom o Duke Nukem? Este juego es para vosotros.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.