Admirable el tesón de City Interactive (CI) con su franquicia estrella. El caso de Sniper Ghost Warrior es digno de estudio desde el lanzamiento de su primera entrega, allá por 2010.

El primer título de la saga era un juego potente en lo visual (inteligente aprovechamiento del Chroma Engine) pero paupérrimo a nivel jugable, donde un sistema de físicas e IA nefastos lastraban la experiencia de juego. Aún así logró vender millones de unidades y CI se lanzó a la producción y desarrollo de una secuela.

La primera gran novedad de Ghost Warrior 2 fue el cambio de motor gráfico en favor de CryEngine, toda una declaración de intenciones. Pero como tantas otras veces hemos dicho, los gráficos no lo son todo, y en 2013 nos llevamos el segundo (y aún más grande) chasco. Un juego excesivamente corto y pasillero que, para mas inri, tuvo en su única expansión (Siberian Strike) la mejor experiencia jugable: duraba más de la mitad de lo que el juego original (unas 3 horas) y concedía una libertad de acción inédita hasta la fecha.

No podemos olvidar que, desde siempre, Sniper Ghost Warrior se ha tenido que ver las carascon el otro gran juego de francotiradores: Sniper Elite. A todas luces un título superior, aunque limitado por el contexto histórico. Me explico. Sniper Elite es la referencia actual en cuanto a shooters de francotiradores, pero todas sus entregas se centran en escenarios de la II Guerra Mundial. Si alguien quiere jugar un shooter de estas características en otra época, no puede… salvo que elija Sniper Ghost Warrior.

En el Corazón de la Jungla (1993), mítico film de Tom Berenguer, sirve de clara influencia a Sniper Ghost Warrior; en el caso de Sniper Elite he leído de todo, pero parece inspirarse en una operación para asesinar a Hitler mediante un francotirador infiltrado. Dos historias muy jugosas como para, a priori, desarrollar sendos videojuegos de peso.

2_without_logo 1 1_without_logoEl éxito de Sniper Elite no deja lugar a dudas: ya en su cuarta iteración el juego ha sabido evolucionar a pesar de sus limitaciones y, aunque no ha llegado al nivel del original de 2005, se ha convertido en un título referente, muy loable técnicamente, con un gameplay tremendamente divertido y desafiante, y algunos extras (como su famosa cámara de rayos X) más que interesantes. En definitiva, horas de juego llenas de posibilidades con el único objetivo de derrotar al Tercer Reich.

Lo curioso es que, a pesar de una notable diferencia de calidad en todos los sentidos, Sniper Ghost Warrior también ha cosechado un gran éxito entrega tras entrega, sin nada que envidar a la producción de Rebellion. Y esto os lo dice quien, a pesar de ser muy crítico con el juego de CI, ha jugado y analizado sus tres iteraciones.

Debates y comparativas aparte, toca hablar de lo que ofrece este Sniper Ghost Warrior 3, que es mucho y muy bueno, pero que sin embargo parece que no acaban de dar con la tecla para evitar los mismos errores que cometen juego tras juego, e incluso algunos nuevos a raíz de convertir la franquicia en un sandbox.

En palabras de CI, Sniper: Ghost Warrior 3 aborda una historia de hermandad y fe en una tierra asolada por una sangrienta guerra civil. Los jugadores toman el papel de Jonathan North, un francotirador americano destinado en el norte de Georgia, cerca de las fronteras rusas. Tiene una misión oficial y una misión personal: encontrar a su hermano. Has de explorar amplios mapas de mundo abierto con condiciones atmosféricas dinámicas y ciclos diurnos y nocturnos que incidirán en el juego y en las decisiones. Podrás personalizar tu equipamiento, accesorios, vehículos y el dron, y utilizar los tres pilares de su estilo de juego según tus gustos: Francotirador, Fantasma y Guerrero.

La premisa de inicio es atractiva, no cabe dura, pero las cosas cambian bastante sobre el terreno. Lo primero que quiero resaltar (y alabar) es la decisión de CI de trasvasar el juego al mundo abierto. Pese a la saturación del género, es lógico que un juego de francotiradores, donde has de explorar el mapa, evaluar tus opciones y elegir tu estrategia para llevar las misiones a buen puerto, disponga de esta libertad. Además, CI ha sabido unir esta característica con el sistema de obtención de “recursos”, indispensables para mejorar el árbol de habilidades del protagonista y fabricar equipamiento: distintos tipos de munición, flechas, gafas nocturnas, granadas, señuelos…

En este sentido, avanzar por el juego es una gozada que nos permite evolucionar a nuestro personaje y hacerlo mucho más letal frente a la creciente amenaza enemiga. Algo realzado por detalles muy interesantes como el desgaste de chalecos y silenciadores, que han de repararse tras cada misión si no queremos que nuestros disparos sean oídos incluso a largas distancias. Distancias que pueden parecer obvias, pero que cobran especial protagonismo en un juego donde podemos disparar desde tan lejos que los enemigos no sabrán dónde buscarnos. Pronto sacaremos provecho de municiones como la trazadora, que nos permite localizar y señalar enemigos escondidos, o la munición señuelo, perfecta para separar del grupo a algún soldado enemigo y abatirlo sin hacer saltar las alarmas.

Por supuesto uno de los grandes protagonistas del título que hoy nos ocupa es el dron espía, que también podremos mejorar con añadidos como visión nocturna, mayor autonomía… Con él podremos marcar a los enemigos desde una distancia segura (si nos detectan abatirán al dron y darán la alarma) para después elaborar nuestra estrategia de ataque.

Ghost Warrior 3 sigue un paso por detrás de Sniper Elite, máxime al incurrir en los errores típicos del mundo abierto

Además, el juego conjuga de forma bastante acertada fases de sigilo con acción en primera persona, haciendo que las misiones tengan variedad no sólo por su diseño, también por su ejecución. Entonces, ¿qué tiene de malo este Sniper 3? Pues que se ha topado de bruces con los problemas habituales del género sandbox.

Para empezar la IA, aunque mejorada, dista de mostrarse competente. Si sigues el camino ‘marcado’, puede que los enemigos acierten, pero ahí acaba todo. En cuanto empiezas a improvisar, algo lógico en este tipo de juego, puedes completar misiones bastante extensas y complejas con tan sólo elegir un buen nido de francotirador. Los enemigos acudirán a ti cual corderos al matadero, dándose el objetivo por satisfecho. En cuanto al resto de elementos sandbox, no tenemos mucho que contar que no se haya explicado cientos de veces: misiones secundarias, un mapa bastante grande para explorar, puestos avanzados que liberar, opción de viaje rápido una vez desbloqueados, vehículos, coleccionables y demás tópicos que de nada sirven si, llegado el momento, nos vemos obligados a jugar de ‘cierta manera’.

¿Todo esto lastra el juego hasta el punto de hacerlo injugable? Para nada. Pero es cierto que lo deja lejos de lo que CI quería conseguir. Aún así, la experiencia global convierte a Ghost Warrior 3 en el mejor de los tres juegos lanzados hasta la fecha.

Por cierto, si pensáis que la historia de North en Georgia y la búsqueda de su hermano perdido le dan al juego un empujón estáis muy equivocados. Al poco de empezar pasamos olímpicamente de la trama para ayudar a los rebeldes en su lucha contra el gobierno opresor. Algo a lo que contribuyen unos personajes planos y sin carisma, con los que resulta imposible empatizar. Que queréis que os diga, entre derrotar a los Nazis rifle en mano o ayudar a derrocar un gobierno ficticio en un país irrelevante… tengo clara la elección.

Para terminar, mi aplauso al tema de cabecera “Unappreciated Beauty”, de Mikolai Stroinski, conocido por su trabajo en “The Witcher 3” o “The Vanishing of Ethan Carter”. Pegadizo desde el minuto uno, tiene un claro toque folclórico que marca el elemento más representativo y contextual de todo el juego.

City Interactive ha sucumbido ante lo ambicioso de su producción. Tres meses y varias actualizaciones después de su lanzamiento, Sniper Ghost Warrior 3 sigue arrastrando problemas como los interminables tiempos de carga, puntos de guardado errático y otros bugs imperdonables. Aún así, si te gustan los juegos de francotiradores estoy seguro de que sabrás perdonarle sus fallos y podrás llegar a disfrutar de sus mecánicas. Esperemos que este final de año podamos añadir unos cuantos puntos a favor con la llegada del modo multijugador.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.