Siento un estremecimiento en La Fuerza. Ya llega Star Wars Battlefront, uno de los títulos más esperados del año que, además, acompañará el estreno el próximo 18 de diciembre de la nueva película de la saga, el Episodio VII dirigido por J.J. Abrams y ya bajo la batuta de la todopoderosa Disney. Para la ocasión, Electronics Arts ha puesto toda la carne en el asador y ha encargado a uno de sus estudios de cabecera, DICE (responsables de la franquicia Battlefield), la realización de este título exclusivamente multijugador.

Esa decisión no ha estado falta de polémica: el hecho de no contar con un modo campaña ha suscitado no pocas quejas entre la comunidad de jugadores que, por enésima vez, deseaban desenfundar su sable láser para defender (o destruir) la Fuerza. Mi opinión estrictamente personal sobre este tema es muy claro: dedícate a lo que sabes hacer mejor. Si bien es cierto que las campañas para un jugador de DICE han ido mejorando en cada nuevo juego, siempre he pensado que su fuerte es el multijugador (formato bajo el que comenzaron su andadura); sus campañas no pasan de ser meras copias de otras mucho más espectaculares y por todos conocidas.

Además, éste que suscribe ya está cansado de tanto videojuego con sables láser y poderes de la Fuerza de por medio. Si hablásemos de un título diferente, como parece que hubiera sido el malogrado 1313 o incluso un juego que nos contase la historia de Rogue One (el escuadrón que robó los planos de la Estrella de la Muerte, como en la próxima película de Gareth Edwards), puede que diese mi brazo a torcer. Mientras tanto, me conformo con un título multijugador, y más si los chicos de DICE están detrás de él. Pero con matices, muchos matices.

El motor Frostbite luce como nunca en consolas de nueva generación, y en PC directamente es capaz de hacer que se te salten los empastes

Gustos y opiniones personales aparte, la realidad es que lo que tenemos delante es un título multijugador basado en el universo Star Wars, una de las franquicias de entretenimiento mas grandes de la historia. Y no, señores, Star Wars Battlefront no es un Battlefield de la Guerra de las Galaxias. Para empezar, estamos ante un título que puede considerarse auténticamente de nueva generación, con una calidad técnica apabullante incluso en los mapas mas extensos. El motor Frostbite luce como nunca en consolas de nueva generación, y en PC directamente es capaz de hacer que se te salten los empastes. Pocas veces (por no decir ninguna) habremos visto reflejado el universo Star Wars de manera tan detallada y fidedigna, como podéis comprobar en nuestro gameplay comentado en uno de mis mapas preferidos, la Luna de Endor.

El aspecto sonoro es igual de espectacular si no más. No sólo por la adaptación de las partituras del maestro John Williams, sino en todo lo referente a los efectos de sonido y el doblaje en castellano (Constantino, ¡cómo nos acordamos de ti!). El mejor ejemplo, sumando lo visual y lo sonoro, lo encontramos en la bomba iónica, una suerte de granada brutal que retumba en nuestros oídos mientras su capacidad de destrucción arrasa por completo la zona donde estalla. En definitiva, ni un solo pero que ponerle al apartado técnico.

featuredimage.img_4

La jugabilidad de Star Wars Battlefront resulta igual de eficaz. Las batallas terrestres son indescriptibles, con hasta cuarenta soldados enfrascados en una lucha sin cuartel, AT-ST rondando la zona, cazas rebeldes e imperiales batiéndose a duelo en los cielos. Blasters, cañones de iones, detonadores termales, generadores de escudos, jetpacks… y muchos de los héroes (y villanos) de la saga: Vader, el Emperador, Boba Fett, Leia, Solo y, por supuesto, Luke Skywalker. El diseño de mapas, además de incluir un nivel de detalle que roza lo obsceno, ha sido increíblemente bien realizado para, dependiendo de la localización en la que nos encontremos, poder disfrutar de la mejor experiencia jugable posible: cuevas heladas, bases laberínticas, bosques repletos de vegetación y arboles gigantes, ríos de lava, verticalidad, coberturas, espacios abiertos que sirven de arenas… todos los elementos mezclados en una coctelera en forma de videojuego al que muy pocos defectos se le pueden sacar. Si acaso, que sería genial poder luchar en batallas espaciales.

Entonces, ¿dónde reside el problema del título? Fácil: en que se queda corto. Muy corto. De inicio, sólo disponemos de doce mapas divididos en cuatro planetas (Sullust, Tatooine, Hoth y la Luna de Endor). A todas luces opciones sumamente escasas, no solo por la inmensidad del universo Star Wars sino precisamente porque hablamos de un título exclusivamente multijugador. Con los modos de juego, el tema no mejora: tan sólo hay nueve, algunos de los cuales son simples adaptaciones de modos clásicos de toda la vida. El modo Supremacía es muy similar al modo Conquista de Battlefield (para mí, la única referencia directa a la mítica saga de DICE). El modo Cargamento es un Tomar la Bandera de los de toda la vida y Captura de Droides es un Dominio en toda regla con la única excepción de que dichos droides se mueven por una pequeña zona. Incluso el modo Estallido nos recuerda sobremanera a los clásicos Duelos por Equipos.

¿Dónde reside el problema del título? Fácil: en que se queda corto. Muy corto

Con todo lo comentado anteriormente, la originalidad reside en otros cuatro modos de juego que, a todas luces, resultan escasos (aunque inspirados) para completar un título que no resulta precisamente barato. Asalto AT-AT, que ya pudimos probar largo y tendido en su beta, es posiblemente uno de los modos de juego mas divertidos y espectaculares, especialmente jugando contrarreloj en el bando rebelde. Zona de Impacto, otro de los modos disponibles en la beta, resulta perfecto para partidas rápidas, dinámicas y con poca gente; en él deberemos asegurar las capsulas que caigan del cielo. Los héroes cobran protagonismo en dos modos de juego exclusivos llamados Caza al Héroe y Héroes y Villanos. En el primero encarnaremos a un héroe de Star Wars en solitario y deberemos aguantar las embestidas del resto de jugadores. En el segundo, dos pequeños equipos, se enfrentan a cinco rondas con tres jugadores de cada equipo representando a un héroe (o villano) de la saga.

Mención aparte se merece el modo de juego Escuadrón de Cazas, el único enteramente pensado para pilotar naves (en los cielos de diferentes planetas, nada de espacio exterior) y que es, de largo, el modo de juego mas frenético y difícil de controlar de todo el título. Deberemos maniobrar entre decenas de naves (amigas y enemigas) mientras protegemos (o atacamos, según el bando) los transportes enemigos que tratan de huir del planeta de turno. No nos podemos quejar de las posibilidades de personalización de nuestro personaje, aunque tampoco nos encontremos ante la panacea de los juegos mutijugador. En cada bando encontraremos bastantes modelos para elegir (algunos de ellos realmente impresionantes) y contaremos con decenas de armas, objetos y Star Cards (power-ups para utilizar en las batallas que se recargan con el tiempo) pudiendo elegir tres de ellas para nuestro personaje (dos objetos o armas especiales y una Star Card).

2885935-star_wars_battlefront_e3_screen_5_weapon_variety_wm_0

El segundo gran problema del título reside en su pase de temporada. Después de apoquinar unos 70 € por el juego, ahora se nos piden otros 50 € mas para poder ampliar la experiencia de Star Wars Battlefront. Y lo peor es que contenido no le va a faltar: veinte nuevos ítems incluyendo armas, objetos, Star Cards o vehículos; dieciséis nuevos mapas y cuatro modos de juego adicionales con nuevas localizaciones, y cuatro nuevos héroes y villanos. Y decimos que es lo peor porque, de haberse incluido de inicio en el juego, entonces sí estaríamos hablando de una verdadera compra obligada y no de otro producto que, por desgracia, pretende aprovechar la franquicia para sacarnos los cuartos (a pesar de que para nada sea un mal título en lo meramente jugable). En total 120€ para poder disfrutar de toda la experiencia Battlefront completa; un auténtico despropósito. Si todo este contenido se hubiera ofrecido de inicio, estaríamos hablando de un juego con veintiocho mapas iniciales, al menos ocho planetas, diez héroes seleccionables, trece modos de juego y mas opciones de personalización. Un contenido más que aceptable para un juego exclusivamente multijugador.

Si todo este contenido se hubiera ofrecido de inicio, Star Wars Battlefront sería una compra obligada

Al menos, el título incorpora una serie de opciones para un jugador (o dos en cooperativo online o local) que se agradecen sobremanera. El primero de ellos, Entrenamiento, nos permite conocer los conceptos básicos del juego en una serie de cortas misiones (de unos cinco minutos) que además nos permitirán solventar ciertos desafíos. Después tendremos las Misiones, donde si queremos podremos encarnar a un héroe de la saga, entrenando nuestras facultades contra la IA del juego en diferentes entornos; y por último el modo Supervivencia, que también pudimos probar durante su fase beta, y que viene a ser un modo horda al uso que podremos compartir con un amigo si así lo deseamos.

Sin duda, y dejando de lado mi fanatismo por la obra de George Lucas, este Star Wars Battlefront es un título al que ninguna pega se le puede poner a nivel jugable o técnico, pero que decepciona ante su falta de opciones y su descarado abuso de precio tanto en el juego en sí, como en su pase de temporada. La Galaxia se merecía algo mejor.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.