SUPERHOT es, de largo, uno de los títulos más curiosos y originales en lo que va de año. Lo que nació en una Game Jam acabó pasando por Steam Greenlight y, finalmente, superando su campaña de Kickstarter en tan solo 23 horas. Esta suerte de shooter juega inteligentemente con un tiempo bala “perpetuo”, en misiones de apenas 30 segundos.

La pequeña historia del juego (casi excusa) nos recordará a obras maestras de la ciencia ficción como Matrix o Tron. Por recomendación de un amigo acabamos jugando a un “nuevo y revolucionario” título, en boca de todos. Su mecánica nos atrapa sin remedio… hasta que descubrimos una terrible verdad. La premisa acoge un diseño minimalista, con tan solo dos colores: blanco para los escenarios y rojo para los enemigos.

2016-02-18_00007En SUPERHOT el tiempo solo avanza cuando nos movemos. Lo que se plantea como un shooter en primera persona acaba convirtiéndose en un juego de puzles y estrategia, donde medir nuestros movimientos de forma milimétrica para solventar cada escenario. Hacerse con el control del tiempo puede resultar un tanto caótico de primeras, sea por el concepto de FPS que todos tenemos en mente o el uso que títulos como Max Payne han hecho del bullet time.

El objetivo es eliminar a la totalidad de enemigos: un disparo, una muerte; sin regeneración de vida, ni botiquines. Dispondremos para ello de nuestros puños, armas cortas, objetos contundentes, escopetas, catanas y hasta fusiles de asalto. Dicha variedad no es baladí, ya que debemos controlar la interacción de cada arma u objeto con el tiempo, amén de los movimientos propios y ajenos.

A la hora de disparar debemos predecir dónde estará tal o cual enemigo cuando el tiempo avance. Por ejemplo, el rifle de asalto dispara una ráfaga de balas, útil para calcular una “zona de impacto” que elimine a varios enemigos simultáneamente. Se abren así infinitas posibilidades: golpear al adversario más cercano, robarle el arma, dispararle mientras sigue doliéndose de nuestro golpe, disparar a otros enemigos hasta quedarnos sin munición, arrojar el arma contra un oponente bien armado para ralentizarlo mientras cogemos una catana y acabamos con otro que ha aparecido por detrás… Creo que podéis haceros a la idea.

Tendremos que repetir prácticamente todos los niveles varias veces, y de formas distintas, hasta dar con una que nos permita resolverlo. Una vez hecho veremos una “moviola” con la repetición.

superhot

Nos ha gustado la incorporación de una suerte de red social (killstagram) que permite subir nuestras acciones más espectaculares para revisualizarlas. Lamentablemente, SUPERHOT se desinfla tras un par de horas, dejándonos un modo de desafíos (niveles con normas específicas) y el modo arcade (algo así como ‘un mata a todos los que puedas en el mayor tiempo posible’).

Se hace corto, sí, pero se trata de un juego muy original y divertido que te obliga a estrujarte la sesera para superar los treinta y dos niveles. Se sabe además que sus responsables trabajan en una versión ampliada para la realidad virtual, algo que teniendo en cuenta trama, mecánicas y estilo artístico puede convertirlo en uno de los primeros grandes títulos para este nuevo mercado. Veremos.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.