Job Simulator me dejó la sensación de que la realidad virtual arrancaba con simulacros más que juegos propiamente dichos. The Lab lo ratifica. Se anunció por sorpresa, semanas antes de que Vive llegase a los hogares. El visor fue desarrollado en estrecha colaboración con Valve, por lo que eran previsibles títulos inspirados en sus propiedades intelectuales.

Por mucho que HTC insista en que su modelo de negocio no se basa en la pujanza de exclusivas (por lo que sí apuesta Oculus VR), funcionalidades como el Room Scale granjean ya una veintena de experiencias imposibles en dispositivos de la competencia. The Lab es una de ellas, nutrida del particular sentido del humor que convirtió en fenómeno a Portal. La manida tarta está presente en uno de los minijuegos, llamados a demostrar las bondades e inmersión de este nuevo nicho de mercado.

Cada juego se antoja una tarea en el centro de investigación de Aperture Science. Podemos acometerlas sin mayores preámbulos, acercándonos a la ‘estación de trabajo’ en cuestión mediante un sistema de desplazamiento reticular: apuntamos al suelo en el punto donde queremos aparecer y apretamos el gatillo. También podemos desplazarnos naturalmente, aunque contar con semejante espacio sea todo un privilegio.

Sobre una mesa en el centro de la estancia encontramos también varios gadgets, incluido un dron por radiocontrol. La sensación de pilotaje es idéntica a la real, pero sin invertir varias decenas de euros en una de estas aeronaves. Aquí mis impresiones con los siete minijuegos disponibles:

Arco

Aparecemos frente a una maqueta y nos acercamos tímidamente a lo que parece un arquero. Adoptamos su perspectiva al agacharnos, cuando se nos pide fulminar 8 oleadas antes de caer el portón de nuestro castillo.

Arco y flechas pueden sujetarse con cualquier mano. Los disparos se ejecutan con pleno realismo, gracias a las vibraciones y efectos sonoros inherentes al tensado. El grado de inmersión es tal que acabamos guiñando un ojo para mejorar el tiro. ¡Y funciona! También podemos escondernos tras las almenas o prender la flecha con las antorchas que nos rodean para incrementar el daño.

La rapidez de reflejos es tan importante como el tino, pues el enemigo asalta desde los flacos más inesperados, cada vez con mayor ímpetu.

Reparación de robots

Lo más parecido a estar dentro de Portal… al menos hasta que Valve se ponga manos a la obra con una tercera entrega exclusiva para realidad virtual. Diseccionar un robot impresiona, pero más aún encarar a GlaDOS y sentirnos a merced de sus ironías. Una travesía interactiva que deslumbra técnicamente.

Honda

Una variante tridimensional de Angry Birds, donde acertar a contenedores sitos a gran distancia. No faltan los barriles explosivos, para desestabilizar las pilas de cajas, por lo que se requiere de estrategia para llegar lejos.

Con una mano determinamos la altura de la honda y con la otra el ángulo de tiro, todo de forma intuitiva. Nos deleitamos mientras con los diálogos de los núcleos de energía a modo de proyectil, que tan pronto se hacen los valientes como suplican por ‘su vida’.

Sistema Solar

Más bien una herramienta educativa, donde interactucar con los diferentes planetas del Sistema Solar en plena rotación.

Escáner biomédico

Similar a la anterior, el Vive Controller nos sirve para examinar las capas de un escáner tridimensional del cuerpo humano.

Xortex

Si alguna vez te has preguntado cómo sería estar dentro de una recreativa (al más puro estilo TRON), Xortex es la respuesta. No estoy exagerando: te sientes tras el cristal, controlando la nave de turno mientras esquivas (literalmente) una lluvia de láseres. Notar como te atraviesan es una de las sensaciones más impactantes de la recopilación.

Xortex se impone al resto de minijuegos con su tabla de clasificación, que prolonga la diversión al picarnos por superar la mejor marca. La dificultad crece a cada minuto, así que prepárate para sudar la gota gorda.

Ya sólo audiovisualmente, toda una experiencia.

Postales

Había leído sobre cómo la realidad virtual imbuía sensación genuina de vértigo, pero nunca imaginé hasta qué punto. Como su propio nombre indica, Postcards nos lleva a escenarios de postal, para que los vislumbremos con detenimiento desde diferentes perspectivas.

Mi primer viaje fue a la cima de una montaña, con instante de tensión al asomarme al vacío desde un saliente. También podemos lanzarle palos a un perro robot, dispuesto a dejarse acariciar. Una sensación de lo más curioso… especialmente para quien esté contemplándonos.

Tienda secreta

Tienda secreta ejemplifica la inmersión en el contexto de un aventura fantástica. Nos movemos por una habitación plagada de elementos interactivos: lo mismo nos asomamos por una ventana que acabamos miniaturizados frente a un mamotreto gigante.

Culmina justo en la parte más interesante, al resquebrajar el techo un demonio gigantesco. Ésa es la principal queja sobre The Lab: cómo nos pone la miel en los labios para luego dejarnos tal cual, sin que ninguna de sus partes arroje la profundidad necesaria (y eso que algunas darían para juego completo a poco que se trabajasen).

Tampoco podemos pedir más, siendo éste un software gratuito, con el mismo propósito que Wii Sports, Nintendo Land y derivados. A la larga queda reservado para demostrar la realidad virtual a las visitas, prendadas por unos valores de producción excepcionales.

Aunque Valve se haya consolidado como gigante de la distribución digital, The Lab demuestra que sigue albergando un talento excepcional para la concepción de universos ricos, plagados de mecánicas tan adictivas como originales. En este sentido, no puedo esperar por ver con qué nos sorprenden cuando se pongan a desarrollar ‘en serio’. Disfrutemos mientras tanto de este aperitivo sin coste.

Sobre El Autor

Redactor Jefe

Licenciado en periodismo por la Universidad de Málaga, siempre con el propósito de especializarse en ocio electrónico y nuevas tecnologías. Actualmente reside en Madrid, donde ejerce como Jefe de Redacción para esta revista. En su década de experiencia ha prestado servicio a grupos de referencia como Axel Springer (Hobby Consolas), Dixi Media (La Información), Gamereactor (división española) o Hipertextual (Ecetia, AppleWeblog y ALT1040).

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.