Todo en la informática ha cambiado: los procesadores ofrecen más potencia en menos espacio (¿sabías que tu smartphone es más potente que el ordenador que llevó la primera nave espacial a la luna?), las pantallas han pasado de mostrar 4, 8 ó 16 colores a paletas de más de 16 millones de colores. Y como es normal no sólo han cambiado las cosas buenas: los peligros han evolucionado hasta ponerse a la altura.

Todo en la informática ha cambiado:Y como es normal no sólo han cambiado las cosas buenas: los peligros han evolucionado hasta ponerse a la altura.

En esta ocasión vamos a echar un rápido vistazo sobre los virus, una amenaza constante sobre el mundo de la informática desde su nacimiento. Aunque no eran exactamente virus, en los primeros ordenadores, que funcionaban con válvulas muchos fallos estaban ocasionados por intromisiones físicas (literalmente) en las válvulas de vacío que transmitían las señales eléctricas. El término “bug”, utilizado para referirse a un error informático en un programa, viene de ahí: las intromisiones de pequeños insectos (en inglés, bug es “bicho”) al colarse en las válvulas provocaban esos errores.

Amenazas como Smart Fortress, contra la que ya os prevenimos

En los años 80 y primeros 90, pese a que no existía Internet ya había que tener mucho cuidado con los virus. La gran mayoría, a medio camino entre la gamberrada y la prueba de habilidad del creador, eran más un incordio que un verdadero problema: virus que controlaban tu ratón o que dibujaban una pelotita rebotando contra los bordes de tu pantalla. Un ejemplo es el clásico (y español) virus Barrotes, que durante el día 5 de enero de cada año inutilizaba el ordenador llenando la pantalla con barrotes como los de una cárcel.

También había virus con el único objetivo de hacer daño y causar destrucción, como el conocido virus Jerusalén o su versión Viernes 13, que acababan por destrozar los sistemas de archivos del ordenador. En aquella época, algunas precauciones básicas bastaban para mantenerse a salvo de estos problemas: como la propagación era lenta y sólo podía producirse al introducir datos externos, simplemente comprar un buen antivirus y pasarlo por cada disco que fuéramos a meter en el PC solía ser suficiente para evitar la mayor parte de problemas.

En aquella época, algunas precauciones básicas bastaban para mantenerse a salvo de estos problemas: como la propagación era lenta y sólo podía producirse al introducir datos externos, simplemente comprar un buen antivirus y pasarlo por cada disco que fuéramos a meter en el PC solía ser suficiente para evitar la mayor parte de problemas.

Sin embargo, Internet ha abierto un nuevo escenario para los virus: para empezar, la propagación es más sencilla (en cualquier momento, en cualquier web puede haber una amenaza para la seguridad de nuestro ordenador), pero a la vez el diagnóstico y la resolución del problema se facilitan (los antivirus pueden estar actualizados al minuto); y para continuar, hay más “recompensas” para los creadores de virus: por ejemplo, controlar ordenadores para hacer spam o ataques coordinados (las conocidas como redes zombie), obtener datos privados o incluso conseguir dinero gracias a las opciones existentes de pago online… Por comodidad y para que el público menos acostumbrado a los términos informáticos nos entienda, vamos a englobar dentro del término "virus" a otras formas de software malicioso (llamado "malware") que técnicamente pueden considerarse distintos de los virus pero que, al final, tienen del mismo modo efectos perniciosos para el usuario.

Windows es el sistema más atacado por ser el más extendido

Las amenazas para nuestro ordenador han cambiado tanto como las mismas máquinas. Y para que podáis tener vuestras computadoras totalmente seguras este verano hemos contactado con Jacinto Piniella, experto técnico en seguridad informática y malware de la multinacional Indra. Piniella nos señala sin dudar el origen de la mayoría de las amenazas: “si antes el objetivo era principalmente Windows y productos de Adobe”, nos explicó, “ahora se han centrado en algo que tienen en común los sistemas operativos: JAVA”. ¿Y qué es JAVA? Se trata, explicándolo grosso modo, de un lenguaje de programación empleado sobre todo en consolas virtuales para ejecutar distintas aplicaciones webs. Prácticamente cualquier usuario de Internet lo tiene integrado en su ordenador como complemento de su navegador web.

Internet ha abierto un nuevo escenario para los virus: para empezar, la propagación es más sencilla (en cualquier momento, en cualquier web puede haber una amenaza para la seguridad de nuestro ordenador), pero a la vez el diagnóstico y la resolución del problema se facilitan

El problema para Piniella es que “JAVA existe en Windows, Mac y Linux; y aunque en Mac y Linux corre la leyenda de que no hay virus, sí que los hay. Aunque principalmente se sigue explotando el JAVA de Windows”, aclara, “que sigue siendo el sistema operativo líder”. JAVA permite ejecutar código de forma automática, y aunque en cuanto se conoce una amenaza se suele actualizar para responder a ella, bastaría con tener cualquier versión desactualizada de este complemento del navegador para que, al entrar en una web infectada (la mayor parte de las webs infectadas ni siquiera son conscientes de ello), quedemos nosotros también infectados. Cualquier versión antigua de JAVA es susceptible de ser vulnerable, pero para Piniella cualquier versión anterior a la 6.27 es especialmente débil “y no siempre el antivirus consigue bloquear la amenaza”.

Ésta es la vía por la que nuestros ordenadores se suelen infectar. Pero, ¿cuáles son los virus que actualmente están dando más dolores de cabeza a los expertos en seguridad? Para Piniella, las cinco amenazas más extendidas actualmente (y por tanto las cuatro “gripes veraniegas” que tenemos que evitarle a nuestros ordenadores) son Cycbot, Zbot, Sirefef, el llamado “Virus de la policía” y Quervar. Vamos a repasarlos uno a uno siguiendo los consejos de este experto en seguridad informática.

Cycbot

Este virus es un troyano, es decir, un software malicioso que se hace pasar por bienintencionado (de ahí la referencia al conocido caballo de Troya). Una vez entra en nuestro ordenador, extrae información de la máquina (correos electrónicos, datos privados y de navegación… lo que encuentre) y la envía a diversos sitios de Internet. Algunos de los sitios que reciben esta información, según los análisis de Piniella, son aparentemente inofensivos (como BlenderArtists.org o DolbyAudioDevice.com)… ¡pero no hay que fiarse!

Zbot

Se trata de otro troyano dedicado a robar información, en este caso orientada sobre todo a realizar fraudes bancarios. En algunas de sus variantes incluye un keylogger, es decir, un programa capaz de "memorizar" nuestras pulsaciones de teclado (con lo cual podría grabar nuestro número de cuenta bancaria y PIN si accedemos…). Detectarlo es relativamente fácil: según nos cuenta Piniella, uno de sus efectos secundarios es que "en la máquina afectada, al usar el acento salen dos en lugar de uno: cami´´on" en vez de camión.

Sirefef

Éste es el más sofisticado y difícil de eliminar de nuestra lista, ya que se hace pasar por componentes indispensables de nuestro ordenador (los "drivers", es decir, los controladores de cada uno de los dispositivos de la máquina) y usa técnicas de rootkit (es decir: es capaz de esconder sus procesos de funcionamiento hasta volverlos muy difícilmente indetectables). Uno de sus síntomas es que el equipo empieza a funcionar muy despacio, y además genera problemas en la navegación web y el uso del correo.

¡Hay muchos antivirus en el mercado!

Virus de la policía (Reveton, ScreenLocker, WinLocker)

Este llamado "virus de la policía" está siendo el virus estrella últimamente: inutiliza el escritorio del usuario y deja sólo visible una pantalla que simula ser un mensaje de la policía, indicando que para recuperar el control del ordenador el usuario debe pagar una multa por realizar actividades ilícitas. El mensaje es variable, aunque uno de los más repetidos últimamente (hasta el punto de que la propia Policía Nacional tuvo que desmentirlo en Twitter) es que la multa se debe a una denuncia de la SGAE por bajar contenidos con derechos de autor… En realidad este virus es bastante fácil de eliminar para cualquier usuario con cierto nivel de conocimientos informáticos (o con paciencia para informarse y aprender a hacerlo), y muy diversas herramientas de seguridad son capaces sin problemas de eliminar el virus. Jacinto Piniella nos cuenta una anécdota: "si se paga [el dinero que pide], el virus se desinstala… ¿Hackers honestos?", subrayó con sorna. Además, nos avisó también de que en su compañía han detectado "paquetes" con todos los virus anteriores mezclados que pueden dejar la seguridad de nuestro ordenador hecha papilla si nos descuidamos…

Quervar (Dorifel)

Se trata de un virus que cifra los archivos de nuestro procesador de texto y es capaz de propagarse por la red doméstica o de trabajo gracias a las carpetas de archivos compartidos. Las últimas versiones son también capaces de infectar archivos ejecutables, así que ¡mucho cuidado! Existen, además, "packs" de virus que mezclan el de la policía con este Quervar…

¿Y cómo librarnos de todo esto?

Para dar unos sencillos consejos de seguridad preferimos dar un paso a un lado y que sea el mismo Jacinto Piniella quien os dé su recomendación. Y ésta es bastante más sencilla de lo que podría parecer: "hay que estar a la última de actualizaciones en cualquier tipo de software vulnerable (incluido sistema), tener un antivirus fiable y una navegación responsable, evitando páginas inseguras". Es decir, tres consejos sencillos:

1. Mantente al día de la seguridad del software de tu ordenador. Actualiza siempre que puedas tu sistema operativo y todos tus programas, informándote en cada caso de las posibles vulnerabilidades que cada versión corrige.

2. Consigue un antivirus fiable. Hay muchos antivirus gratuitos en Internet, sí, pero la cuota anual de algunos antivirus muy buenos es realmente baja para la seguridad que ofrecen… ¡Igual sí que te merece la pena pagar un poco para que tu PC "duerma" tranquilo!

3. Mantén los ojos abiertos cuando navegas. ¿Te meterías en cualquier parte en una ciudad que no conoces sin mirar cómo es el vecindario? ¡Pues no lo hagas tampoco en Internet! Tener una mínima prudencia es muy fácil y salva tu ordenador de muchos problemas.

Nos permitimos añadir un cuarto punto: si pese a todos estos consejos tu ordenador acaba infectado… confía en un técnico de seguridad como Jacinto Piniella para que ponga otra vez tu ordenador a pleno rendimiento. ¡Con estos sencillos consejos, seguro que tu PC no pasa ni una gripe veraniega!

Sobre El Autor

Director de contenidos
Google+

Me llamo Antonio Santo y nací en Málaga en 1985. Estudié (es un decir) Filología Hispánica en Granada, aunque desde que salí de la universidad (sorprendentemente, por mi propio pie) toda mi carrera profesional ha sido en prensa. En 2011 empecé a dedicarme al periodismo de videojuegos en Vadejuegos; un tiempo después me hicieron director de contenidos por mis pecados. Me han dado algún que otro premio por mi obra poética, lo que demuestra que hay gente para todo. Me gusta tocar música, los perros y la buena comida. Llevo sombrero para hacerme el interesante.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.