El pasado fin de semana el segundo canal de la prestigiosa cadena deportiva ESPN sorprendió a todos retransmitiendo un torneo universitario de Heroes of the Storm. La decisión de la cadena ha causado gran división de opiniones en EEUU: por un lado están los que se escandalizan de que una cadena deportiva emita videojuegos (recordemos que el propio director de la cadena aseguró en septiembre que los considera una competición, pero no un deporte). Enfrente se sitúan quienes aplauden que estas retransmisiones sean cada vez más comunes en EEUU (en Asia son ya el pan de cada día), sobre todo, como es normal, aficionados a los e-sports y periodistas especializados.

La reacción más visceral ha sido, probablemente, la del periodista de ESPN Radio Colin Cowherd, que ha llegado a asegurar que dimitiría si le obligaran a retransmitir contenidos de deporte electrónico. "Algo así lograría que saliera de antena", aseguró en su programa. "Si alguna vez me obligan a retransmitir a unos tíos jugando a videojuegos me retiraré. Y me iré a un pueblo de pesca a vender cebo. ¿Queréis que me vaya? Pedid que se retransmitan torneos de videojuegos en ESPN; eso mismo es lo que pareció ayer en ESPN2".

Esto es sólo un extracto; Cowherd se pasó unos tres minutos protestando muy indignado en su programa por lo que, al parecer, considera una traición al espíritu de la cadena. La reacción de Cowherd parece exagerada: entiendo el debate sobre si los e-sports son deportes en el sentido tradicional del término, y también entiendo que los medios deportivos tradicionales no estén seguros aún sobre si incluir el tema en su agenda diaria o no; pero Cowherd suena aquí simplemente a señor mayor protestando porque hay gente jugando debajo de su ventana a algo que él no entiende.

En España algunos medios deportivos empiezan tímidamente a abrir un hueco a los e-sports: el diario Marca, por ejemplo, cuenta ya con una sección de deporte electrónico. Hemos hablado del tema con Jorge Hevia, productor de Tiempo de Juego de la cadena COPE, uno de los programas líderes de la radio deportiva española. Hevia asegura que ahora mismo no consideran los e-sports como un deporte, aunque reconoce que puede ser por "una cuestión generacional". "Se puede considerar una competición, algo que mueve a mucha gente y puede mover mucha más, pero no lo vemos como un deporte. Qué se yo, es como si se junta un montón de gente para un concurso de disfraces", bromea.

No obstante, Jorge Hevia no cierra la puerta a cubrir de vez en cuando temas de deporte electrónico. "Nosotros somos un programa abierto y no nos cerramos a hablar de nada. Lo que no veo es que llegue a tener cabida como un contenido deportivo, sino como tratamos la actualidad en el programa, que hablamos de muchas cosas que no tienen que ver con el deporte", aclara. "Se le puede dar cabida si sigue subiendo, pero no creo que llegue a tener nunca un tratamiento equiparable al que damos a un deporte".

¿Y si la audiencia de los e-sports sigue creciendo y en unos años empieza a solicitar estos contenidos en la prensa deportiva tradicional? "Eso al final es como funciona todo: si tiene audiencia estupendo pero yo no me imagino viendo ni retransmitiendo eso; es cuestión generacional, lo vemos como algo extraño. Retransmitir lo que ves en la pantalla que hace otro… se nos hace raro. Quizá visualmente sí tenga mucho poderío, y con una realización buena puede tener sentido en televisión", reconoce, "pero no lo veo muy radiofónico".

Eso sí: para el productor de Tiempo de Juego la reacción de Cowherd es "algo extremo". "No se pueden decir cosas tan categóricas en nada. No creo que a nosotros nos llegara nunca una imposición así, pero si nos lo recomiendan o sugieren, pues como todas las sugerencias: se estudia, se plantea… No llegaríamos jamás a un extremo así [dimitir antes que retransmitir deporte electrónico]". Pese a sus reparos iniciales, Hevia asegura que están "abiertos a plantear cualquier cosa que vaya creciendo; no tendríamos ningún problema". Quién sabe: quizá en unos años Pepe Domingo Castaño deje de preguntar a cuánto se paga un gol en el último minuto y pregunte la cuota por un pentakill de League of Legends.

Sobre El Autor

Director de contenidos
Google+

Me llamo Antonio Santo y nací en Málaga en 1985. Estudié (es un decir) Filología Hispánica en Granada, aunque desde que salí de la universidad (sorprendentemente, por mi propio pie) toda mi carrera profesional ha sido en prensa. En 2011 empecé a dedicarme al periodismo de videojuegos en Vadejuegos; un tiempo después me hicieron director de contenidos por mis pecados. Me han dado algún que otro premio por mi obra poética, lo que demuestra que hay gente para todo. Me gusta tocar música, los perros y la buena comida. Llevo sombrero para hacerme el interesante.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.