El pasado martes acudimos a U-tad, Centro Universitario de Tecnología y Arte Digital, para conocer cuatro prometedores desarrollos a manos de sus alumnos. De hecho, tres se incluyen entre los 20 semifinalistas de los Premios PlayStation 2016.

Mercedes Rey, directora de relaciones institucionales y alianzas estratégicas, recalcó que U-tad “no regala títulos. Queremos que quien salga de aquí esté preparado para el mercado laboral”. A tal propósito, alumnos de los másteres de animación, diseño y programación unen fuerzas para el desarrollo de un videojuego a modo de trabajo final. Cada proyecto se lleva a cabo en las mismas circunstancias que las de un estudio convencional, explicó el productor académico Daniel Pastor: “Imponemos hitos improrrogables (alfa, beta y content complete), con presentación a un publisher simulado y tareas de marketing. Si no sabes vender tu juego, será el último que produzcas”.

Los estudiantes llevan trabajando desde el pasado febrero, tanto en U-tad como desde casa, robándole horas al sueño para cumplir con los plazos de entrega. El mítico Pyro Studios (integrado en el campus) les supone una fuente de experiencia inigualable, aunque el grado de supervisión es mínimo. De ahí que nos sorprendiesen tanto cada una de las propuestas exhibidas.

Cabe recordar que Two Dimensions (Mejor Proyecto Universitario del BBVA Talent Day en el pasado Fun & Serious Game Festival) surgió precisamente de U-tad, cuyos alumnos han engrosado las filas de gigantes como Rockstar, King, Tequila Works o HeYou.

Rascal Revolt

(Seamantic Games)

Screenshoot_Shooting01

“¡Los juguetes se han rebelado y buscan venganza! Han robado todas las chucherías y se han atrincherado en un parque de atracciones”. Es la premisa de Rascal Revolt, shooter cooperativo local en tercera persona de estética fantasiosa y colorista.

“Buscábamos un juego para grupos de amigos cansados de competir online”, explicaron sus responsables, “una experiencia cooperativa basada en la coordinación y el auxilio, que también pudiesen compartir padres e hijos”.

Cada partida implica cinco objetivos aleatorios (captura la bandera, defensa de zona, aniquilación…), cuyo cumplimiento nos obsequia con tickets canjeables por mejoras. La vitalidad depende del consumo de caramelos desperdigados por el escenario, que a su vez nos permiten ejecutar ataques especiales.

Otra muestra de profundidad la encontramos en el estilo, armamento y habilidad única de cada personaje: Axel, Billy, JM y Maki-Chan cumplen así roles de atacante, francotirador, sanador y defensor respectivamente. Aunar esfuerzos cobrará especial relevancia al enfrentarnos a los cinco jefes finales, correspondientes a las diferentes áreas del juego: Fort Dalton, Port Calavera, Camelot, Estación 2345 y Atlantis.

Variedad y estrategia para un título que promete risas y diversión.

1 2 3

Sobre El Autor

Redactor Jefe

Licenciado en periodismo por la Universidad de Málaga, siempre con el propósito de especializarse en ocio electrónico y nuevas tecnologías. Actualmente reside en Madrid, donde ejerce como Jefe de Redacción para esta revista. En su década de experiencia ha prestado servicio a grupos de referencia como Axel Springer (Hobby Consolas), Dixi Media (La Información), Gamereactor (división española) o Hipertextual (Ecetia, AppleWeblog y ALT1040).

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.