Hace algún tiempo fue noticia la historia de un chico que buscaba trabajo cantando su currículo, ukelele en mano, por los vagones del metro de Madrid. Evidentemente no esperaba cruzarse con alguien que, impresionado por su afinación y estudios, le diera un empleo in situ: era un especialista en marketing que estaba demostrando con un ejemplo práctico que sabía perfectamente cómo viralizar una historia… y de paso denunciar su propia situación y la de otros tantos jóvenes desempleados.

Algo parecido es Desesparados, el proyecto realizado  por los estudiantes de un curso de desarrollo de videojuegos para desempleados de la Comunidad de Madrid. Se trata de un juego gratuito para Android e iOS en el que encarnamos al responsable de una oficina de empleo que tiene que hacer lo posible por colocar a seis personas en paro. Para ello en cada turno (cada día haciendo la cola del paro) les asignaremos los trabajos que mejor se ajusten a sus perfiles o los cursos disponibles para mejorar su cualificación en diversas áreas.

Las cosas nunca son tan fáciles, claro. Las ofertas de trabajo son las que son, y no siempre coinciden con los perfiles de nuestros parados; pronto descubrimos que presentar su solicitud por si cuela no supone más que frustrantes rechazos. Los cursos son muy útiles, pero las facturas se siguen acumulando y los ahorros vuelan. Pronto nos reconocemos, a nosotros o a algún ser querido, en esas caricaturas que sólo quieren una oportunidad, un sitio donde encajar para ganarse la vida mientras les sobrevuela esa hipoteca sin pagar, esa precariedad insoportable, la desesperación de quien lo ha intentado casi todo; y de fondo está la emigración como única esperanza aparente.

desesperados-juego-1
“El taller fue diferente desde el principio”, nos cuenta Miguel Montesinos, profesor habitual de formación para desempleados. “Suelo encontrarme en los cursos gente muy aficionada a los videojuegos pero con poco bagaje profesional; en este caso tenía gente cualificada con muchos años  de experiencia en programación, marketing, gestión… Tras muchas vueltas, decidimos que lo mejor era redirigir estos conocimientos hacia un desarrollo real para que los alumnos conocieran el ciclo de un juego de principio a fin”.

Así, inspirados por juegos capaces de desgranar una compleja situación social mediante una mecánica jugable de lo más sencilla, como Papers, please, este grupo de profesionales dirigidos por profesionales de la industria como Luis Miguel Sánchez Millán (artista 3D) y Miguel Montesinos y Christian Lugo (ambos de Evil Mind Entertainment) culminaron en junio Desesparados tras más de 200 horas de trabajo. Lo que empezó siendo un proyecto con el único objetivo de aprender nuevas habilidades se convirtió en una forma de contar su propia historia.

“Decidir hacer un juego sobre el paro surgió sin más”, reconoce Montesinos, “pero rápidamente tomó forma ya que era un tema que no estaba explotado y que conocían muy de cerca. La mayor dificultad ha sido el tiempo: en 200 horas teníamos el tiempo justo para ver la teoría; ponerla en práctica al mismo tiempo ha requerido un esfuerzo titánico por parte de los integrantes del equipo de alumnos. Con una situación que viven tan de cerca, con lo que supone no sólo para la persona parada sino también para sus allegados, el problema ha sido saber recortar y quedarnos con las mejores ideas”.

desesperados -videjuego-1
Desesparados es un juego sorprendentemente profundo, comprometido con la realidad pero con un gran sentido del humor. El juego refleja las experiencias personales de sus creadores: cada decisión creativa ha sido el resultado de un debate sobre sus propias historias y la situación del mercado laboral en España. Su descarga, ya disponible tanto en Google Play como en la AppStore, es totalmente gratuita; tampoco incluye las ya habituales microtransacciones de los juegos para móviles. Su objetivo no es recaudar dinero, y aunque sí incluya la opción de ofrecer donaciones, sus autores piden ante todo difusión: quizá jugándolo y recomendándolo no sólo podamos sacar del paro a sus protagonistas, sino también a sus creadores.

Puedes descargar Desesparados en Google Play y en AppStore.

Si quieres contactar con los autores de Desesparados, déjanos un comentario y se lo haremos llegar.

Sobre El Autor

Director de contenidos
Google+

Me llamo Antonio Santo y nací en Málaga en 1985. Estudié (es un decir) Filología Hispánica en Granada, aunque desde que salí de la universidad (sorprendentemente, por mi propio pie) toda mi carrera profesional ha sido en prensa. En 2011 empecé a dedicarme al periodismo de videojuegos en Vadejuegos; un tiempo después me hicieron director de contenidos por mis pecados. Me han dado algún que otro premio por mi obra poética, lo que demuestra que hay gente para todo. Me gusta tocar música, los perros y la buena comida. Llevo sombrero para hacerme el interesante.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.