Ayer por la tarde se publicó en los foros de varias páginas webs españolas de videojuegos un mensaje en el que un supuesto trabajador del equipo de Mercury Steam contaba una larga serie de problemas durante el desarrollo de Castlevania: Lords of Shadow 2. Tras hablar hoy con fuentes que han formado parte del desarrollo del juego, Vadejuegos está en posición de confirmar la historia y aclarar algunos puntos concretos.

Según podemos confirmar, el desarrollo de Castlevania: Lords of Shadow 2 ha sido muy complicado  por problemas de liderazgo y comunicación dentro de la empresa. “Los problemas de desarrollo son básicamente lo que se cuenta en el post. Allí [en Mercury Steam] talento hay a raudales; el problema es que no está donde debería, que es en los leads [jefes de equipo]”, nos aseguran. “Hay muy pocos leads que… Al final termina haciendo [las cosas] el que lleva más tiempo o el que le ríe las gracias a Enric [Álvarez, director de Mercury Steam]”.

Nuestras fuentes nos confirman que todas las decisiones de desarrollo durante el juego pasaban por las manos de Álvarez. “Es complicado ser creativo allí, porque las ideas de la gente no llegan a ningún puerto. De hecho, no está bien visto incluso que des ideas”. Esta situación ha hecho que un buen número de trabajadores de Mercury Steam abandone la empresa: “ha habido de los grandes que se han largado. El director de arte [José Luis Vaello], que se fue a Tequila, fue por eso. Lo tenían totalmente maniatado y no podía hacer nada, con lo cual dijo: pues ahí os quedáis con vuestras ideas”…

Estas carencias y conflictos en puestos clave han sido, en opinión de miembros del equipo de Mercury Steam, la causa de algunos problemas del juego. “[Vaello] es el que hizo todo el arte del primer Castlevania, que estaba muy guay [sic], y este segundo es un Frankenstein porque no ha habido un lead de arte. Había uno, luego otro, había como una lucha de poder… Unas fases están bonitas y otras no. Este Castlevania ha salido un poco raro por eso: cada uno va a su bola. Cada departamento va a su bola, no hablan unos con otros”.

La falta de comunicación ha sido otro de los elementos que se han destacado como origen de muchos problemas. “Tratan a la gente como… Desconfían. Es un ambiente muy raro, no es nada creativo. No confían en la gente.” Preguntado por el ejemplo concreto de las fases de infiltración, nos aseguran: “nosotros decíamos: ¿pero esto qué es? ¿En serio vamos a salir con esto así? Todas esas cosas mal son las que nosotros hablábamos internamente y decíamos, en serio, ¿por qué nos convertimos en una rata?” Según nos aseguran nuestras fuentes, este ambiente negativo lleva al menos dos años ocurriendo, pero también aclaran que no ha sido siempre así.

La falta de comunicación que hemos comentado derivaba en que “no había reuniones” y se enteraban de muchas cosas “por la prensa”. Por eso mismo, de todo lo que se ha comentado desde ayer hay dos elementos que hay que poner en duda según nuestras fuentes: el primero es la supuesta mala relación con Konami a raíz del juego. “Eso no se puede saber”, nos dicen. “No sé si son buenas o si son malas”. Del mismo modo, los rumores aseguraban que los retrasos habían provocado que Mercury Steam tuviera que poner dinero de su bolsillo para terminar el desarrollo; nuestras fuentes nos aseguran que los retrasos no han sido superiores a lo normal en un juego de este tamaño, y que al equipo nunca se comunicó nada parecido.

Seguimos considerando que Castlevania: Lords of Shadow 2 es un buen juego, como puede verse en la crítica que realizó Jose Carlos Castillo en Vadejuegos. En Mercury Steam hay mucho talento, pese a todos los problemas, y esperamos poder ver más juegos en el futuro del estudio madrileño. Hemos escrito a Enric Álvarez para conocer su versión de los hechos; actualizaremos la información si fuera necesario.

¡Sigue a @antoniosanto en Twitter!

Sobre El Autor

Director de contenidos
Google+

Me llamo Antonio Santo y nací en Málaga en 1985. Estudié (es un decir) Filología Hispánica en Granada, aunque desde que salí de la universidad (sorprendentemente, por mi propio pie) toda mi carrera profesional ha sido en prensa. En 2011 empecé a dedicarme al periodismo de videojuegos en Vadejuegos; un tiempo después me hicieron director de contenidos por mis pecados. Me han dado algún que otro premio por mi obra poética, lo que demuestra que hay gente para todo. Me gusta tocar música, los perros y la buena comida. Llevo sombrero para hacerme el interesante.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.