Apenas se ha dejado de hablar del famoso "Bendgate" (el problema de facilidad con la que se doblaban los nuevos iPhone, aunque luego se pudo comprobar que ni era para tanto ni era algo exclusivo de los dispositivos de Apple), y ya ha surgido otro problema para los flamantes y tremendamente caros líderes de los smartphones. En este caso ha sido bautizado como "Dyegate" por el portal BGR, y es mucho menos grave: simplemente, las bandas de plástico que recubren nuestro iPhone pueden teñirse con facilidad mediante el contacto con la ropa.

De hecho, muchos propietarios han visto como su ciertas partes de su nuevo iPhone se teñían de azul por llevarlas en los bolsillos de los pantalones vaqueros. No es un problema grave, pero sí molesto, especialmente porque las manchas son muy difíciles de quitar con productos convencionales de limpieza. Aún no está claro si ocurre en todos los iPhone 6 o simplemente hay algunos lotes que salieron al mercado con un plástico de peor calidad. La solución, en cualquier caso, es evidente: si tenemos un iPhone, más nos vale colocarle una funda.

Muchos usuarios (probablemente aquellos a los que no les haya ocurrido) dirán que no es un tema grave, y que usualmente se exige a Apple un nivel de calidad que no se pide a otras marcas. El problema de base es que Apple se ha labrado un nombre como fabricante de productos exclusivos, de gran calidad y con un diseño estupendo. Y cuando un usuario descubre que ha pagado unos 800 euros por un teléfono móvil que no cumple sus expectativas de calidad, las críticas se disparan.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.