Bethesda utilizó sabiamente el cartucho único del factor sorpresa el año pasado: aprovechar tu primera conferencia en un E3 no ya para anunciar Fallout 4, sino para lanzarlo pocos meses después, era suficiente para que el respetable se pusiera en pie y se quitara el sombrero. Este año tenía las cosas más difíciles: lo único que podría haber igualado aquello habría sido anunciar que hay un The Elder Scrolls ya en el disparadero.

Entraba dentro de lo posible, pero no de lo esperable, y finalmente no fue así. A partir de ahí, era imposible que Bethesda lograra la misma repercusión que el año pasado; aún así la compañía de Maryland entra en el E3 dejando buenas sensaciones. El relleno de anuncios con un interés bastante cuestionable no pudo opacar del todo el dulce sabor de boca de otros títulos que, aunque no sorprenden demasiado a nadie, sí prometen un futuro interesante para la distribuidora.

La nota negativa que comentamos está en el protagonismo en escena de lanzamientos que a estas alturas provocan más bostezos que otra cosa: no sé qué interés puede tener el relanzamiento en PC de Fallout Shelter, que lleva un año disponible; el juego de cartas de The Elder Scrolls tampoco creo que tenga atractivo como para aparecer en una conferencia de todo un E3 (aunque esto es una opinión puramente personal con la que, imagino, sus fans no estarán de acuerdo).

Skyrim sí despierta pasiones, pero es otra más en la ya larguísima lista de lavados de cara publicados en esta generación de consolas. Por lo que se sabe hasta ahora lo más interesante que aportará la versión para PS4 y Xbox One será el soporte para mods; la mejora gráfica no parece que sea especialmente llamativa, y ni la propia Bethesda la califica de remasterización. En mi opinión, sería mucho más interesante una reedición de Morrowind u Oblivion, dos juegos excelentes y más difíciles de disfrutar hoy por hoy que un Skyrim que lleva 5 años en el mercado (sólo han pasado 3 desde su Legendary Edition) y que sigue vivo y coleando en PC. Otra cosa es el sentido comercial que la jugada tiene para Bethesda: lanzar una reedición así es muy barato y garantiza ingresos seguros.

Hasta aquí el lado negativo de la conferencia, que como decía no eclipsa todo lo bueno que sí pudimos ver. Arkane se presenta como el estudio más en forma de Bethesda hoy por hoy: Dishonored 2 lució a las mil maravillas, y todo apunta que ampliará las perspectivas de una franquicia que llegó casi de puntillas y logró sin alharacas convertirse en uno de los juegos más destacados de los pasados años. Por su fecha de lanzamiento, sin duda será uno de los títulos de mayor interés del final de año.

Con Prey, por su parte, Arkane y Bethesda confirman (con matices) un secreto a voces. Se hace extraño hablar de “reinicio de la saga” cuando sólo hay otro Prey, por mucho que hayan pasado diez años desde su lanzamiento, pero no es una secuela sino una revisión del mismo concepto de juego. Conviene no lanzar las campanas al vuelo como se suele hacer cada E3: lo que se mostró está en una etapa temprana de desarrollo. No obstante, Arkane hasta ahora ha cumplido lo que prometía, y su trabajo en Dishonored nos anima a esperar una experiencia de juego diferente.

Dejo último el anuncio de un nuevo Quake, otro que todo el mundo se esperaba. Los e-sports son una tarta muy golosa para todos, y era raro que Bethesda e iD Software no hubieran intentado antes recuperar el lugar que un día tuvo Quake en la escena multijugador competitiva. Las claves de Quake Champions son las esperables en la saga (velocidad frenética, precisión, verticalidad…) sumando habilidades de personaje, un añadido que parece inexcusable en cualquier multijugador hoy por hoy. A mí personalmente me habría gustado más que se atrevieran a volver a la fantasía oscura / ci-fi lovecraftiana del primer Quake, pero entiendo que puede ser un gran riesgo. Si Quake Champions funciona bien, no obstante…

En resumidas cuentas, no cabe duda de que Bethesda no ha maravillado tanto como el año pasado, pero en cualquier caso ha celebrado una conferencia más que correcta, con novedades y anuncios más que suficientes para contentar a su público. Que hayan sido capaces de contener las filtraciones ha sido un factor importante: el contraste con EA es amargo para esta última. Bethesda mantiene el tipo, demuestra que sigue en forma y tiene por delante unos meses de mucho interés. Y eso sin anunciar un nuevo The Elder Scrolls…


Todos los anuncios y tráilers de la conferencia de Bethesda

Sobre El Autor

Director de contenidos
Google+

Me llamo Antonio Santo y nací en Málaga en 1985. Estudié (es un decir) Filología Hispánica en Granada, aunque desde que salí de la universidad (sorprendentemente, por mi propio pie) toda mi carrera profesional ha sido en prensa. En 2011 empecé a dedicarme al periodismo de videojuegos en Vadejuegos; un tiempo después me hicieron director de contenidos por mis pecados. Me han dado algún que otro premio por mi obra poética, lo que demuestra que hay gente para todo. Me gusta tocar música, los perros y la buena comida. Llevo sombrero para hacerme el interesante.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.