Bethesda montó por primera vez conferencia propia en el pasado E3 sin muchas expectativas y acabó siendo una de las grandes triunfadoras del E3, principalmente por el anuncio concreto y cercano de un gigante como Fallout 4 en una feria llena de futuribles. Este año tenía un poco más complicado sorprender, y ciertamente la cosa ha quedado bastante más descafeinada; aún así Bethesda se ha desmarcado con un par de anuncios que, aunque entraban en las quinielas, no dejan de ser llamativos e ilusionantes.

El primero de esos ases en la manga se escribe con Q: vuelve el emblemático Quake. Para lamento de los fans, no será un juego con campaña como las dos primeras entregas de la saga. Quake Champion está más en la línea de lo que ha sido la franquicia a partir de Quake III: un shooter competitivo online, claramente orientado al mundo de los e-sports. La ambientación sí está más cerca de la del primer Quake, un mundo gótico-futurista que mezcla ciencia ficción, fantasía oscura y horror lovecraftiano. La novedad jugable más obvia serán los campeones: cada jugador encarnará un personaje con habilidades únicas. El trailer de presentación parece indicar que Quake Champions mantendrá la jugabilidad rapidísima que siempre ha caracterizado la franquicia.

Tras este primer anuncio, Bethesda pronunció en voz alta lo que era un secreto a voces: sí, va a haber una “edición especial” de Skyrim (se cuidaron de no llamarla “remasterización”) para las actuales consolas. Quizá no sea lo que más sentido tiene desde un punto de vista de “actualización tecnológica de sus juegos históricos” (Skyrim apenas tiene unos años, y sigue contando con una potente base de jugadores en PC gracias al modding), pero como ya hemos hablado mil veces es una decisión económica comprensible. A partir del 28 de octubre, PS4 y Xbox One podrán disfrutar de Skyrim con un lavado de cara y soporte para mods. Ah, y no fue la única novedad para la franquicia The Elder Scrolls: diríase que animados por el éxito del gwynt de The Witcher, ha anunciado The Elder Scrolls: Legends, un juego de estrategia de cartas ambientado en el mundo de la saga.

El siguiente protagonista en tomar el escenario fue la segunda grata sorpresa de la noche, aunque su existencia ya se había comentado en varias ocasiones: se trata de Prey, que finalmente no será la segunda parte del juego desarollado por Human Head Studios sino un reinicio de la saga en manos de Arkane Studios (creadores de Dishonored). El protagonista de Prey es el (en principio, único) superviviente de un ataque alienígena a su estación espacial. Tendremos que evitar que los aliens nos den caza y utilizar todo lo que esté en nuestra mano para mantenernos con vida y, suponemos, huir de la estación o expulsar a los invasores.

A continuación Bethesda anunció que el juego para móviles Fallout Shelter que se anunció el año pasado tendrá versión para PC desde el próximo mes de julio. También se presentó el nuevo sello Bethesda VR, con el que publicarán productos para sistemas de realidad virtual; Fallout 4 llegará en 2017 para HTC Vive, así como Doom, aunque este último sin fecha. Veremos si este anuncio supone a largo plazo la creación de una división de desarrollo específica para realidad virtual o si estamos hablando tan sólo de versiones de los juegos más importantes.

El último protagonista de la madrugada fue Dishonored 2. Su existencia se conocía más que de sobra, pero Bethesda aprovechó la ocasión para presentar mucho más material en vídeo y anunciar su edición para coleccionistas. Dishonored 2 saldrá el próximo 11 de noviembre, así que será sin duda uno de los juegos más destacados del cierre del año. Con esto Bethesda dio por finalizada una primera noche de conferencias con pocas sorpresas de un E3 que, por ahora, está saliendo bastante descafeinado.

Sobre El Autor

Director de contenidos
Google+

Me llamo Antonio Santo y nací en Málaga en 1985. Estudié (es un decir) Filología Hispánica en Granada, aunque desde que salí de la universidad (sorprendentemente, por mi propio pie) toda mi carrera profesional ha sido en prensa. En 2011 empecé a dedicarme al periodismo de videojuegos en Vadejuegos; un tiempo después me hicieron director de contenidos por mis pecados. Me han dado algún que otro premio por mi obra poética, lo que demuestra que hay gente para todo. Me gusta tocar música, los perros y la buena comida. Llevo sombrero para hacerme el interesante.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.