Electronic Arts se desmarcó del E3 por tercer año consecutivo. Su evento paralelo (EA Play) buscaba aproximarse a los usuarios, algo que la propia feria angelina hará esta edición. También como las anteriores, su conferencia de prensa estuvo marcada por lo previsible, lo que motivó comentarios de hastío en las redes sociales. No ayudó el que títulos como FIFA 18, Star Wars Battlefront II o Need for Speed Payback se revelasen anteriormente, rehusándose el impacto de un primer tráiler en favor del gameplay.

Lo curioso del asunto es que la editora tiene entre manos un catálogo notable (cuando no sobresaliente). A ninguno de los títulos presentados pudieron reprochársele faltas en cuanto a espectacularidad o sensaciones, sin embargo, la falta de originalidad comienza a hacer mella. EA parece ese alumno otrora aventajado que, tras encontrar la fórmula del éxito, se acomoda en su posición. Mínimo esfuerzo que año tras año recompensan millones de usuarios, gran porcentaje de los cuales enciende su consola de cuando en cuando para “echar un FIFA” con los colegas.

El aplaudido “Camino” de FIFA 17 ha derivado en modalidades historia para todas las franquicias deportivas de la multinacional, incluyéndose NBA Live 18, quizás la entrega que más tenga por demostrar a tenor de su errático predecesor. Por lo demás, tanto el FIFA de Cristiano Ronaldo como el Madden de Mahershala Ali venderán como churros a uno y otro lado del charco. Sobre el simulador de balonpié, ha sorprendido gratamente la edición para Nintendo Switch, cuyos apartado técnico y jugable demuestran la viabilidad de la plataforma para con propiedad intelectuales ajenas a su casa.

A Way Out se impuso a las superproducciones de EA, lo que debería hacer pensar a sus directivos

De Payback nos quedamos con su particular fusión de Fast & Furious y Burnout, lo que una vez más arroja falta de ideas. Nadie duda que lo pasaremos en grande sorteando explosiones a 200 kilómetros por hora, pero la serie bien podría haberse tomado un descanso tras el discreto resultado de las últimas iteraciones. ¿Por qué no rescatar Burnout directamente? Mejor empleo para Criterion que las batallas galácticas de Star Wars Battlefront 2, al que sí aplaudiremos la nueva del contenido adicional gratuito y el modo campaña de inicio. Dicho de otro modo, el ofrecerse por entero y no por fascículos, como ocurrió el año pasado.

Poco más pudo rascarse del media briefing, si quitamos la nueva expansión de Battlefield 1 y el enigmático teaser de Anthem. El gameplay de la conferencia de Microsoft habría restado amargor, pero así son las cosas del marketing… En lugar de enfadarse porque la audiencia in situ no respondía con vítores, los directivos de la compañía deberían reflexionar sobre el hecho de que un desarrollo independiente devorase con guarnición al resto de superproducciones. Porque sí, A Way Out hizo honor a su nombre y sirvió de salvavidas a EA. Lo nuevo de Hazelight (Brothers: A Tale of Two Sons) destaca por su enfoque cooperativo local en el marco de una fuga carcelaria. Un proyecto de acabado discreto pero con potencial para entretener y sorprender en cuanto a mecánicas.

Entendemos que Electronic Arts no quisiera mostrar proyectos a varios años de materializarse (como los Star Wars de Visceral y Respawn), pero lo cierto es que su hoja de ruta no entusiasma en exceso y ahí radica el problema. Porque si uno observa con lupa, lo próximo de BioWare recuerda bastante a Titanfall: todo un déjà vu entre estudios de la misma casa.

Sobre El Autor

Redactor Jefe

Licenciado en periodismo por la Universidad de Málaga, siempre con el propósito de especializarse en ocio electrónico y nuevas tecnologías. Actualmente reside en Madrid, donde ejerce como Jefe de Redacción para esta revista. En su década de experiencia ha prestado servicio a grupos de referencia como Axel Springer (Hobby Consolas), Dixi Media (La Información), Gamereactor (división española) o Hipertextual (Ecetia, AppleWeblog y ALT1040).

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.