Los componentes de PS4 resultarán bastante más baratos que los implementados en PS3, opina el directivo Ben Cousins (Electronic Arts), para quien Sony busca evitar a toda costa una elevada barrera de entrada económica.

Abaratar los costes de producción permitirá así un precio de lanzamiento sensiblemente inferior a los 599€ de PlayStation 3, lográndose en menos tiempo una importante base instalada y la consiguiente rentabilidad:

"Sony cree que las bases instaladas de la próxima generación no serán equiparables a las actuales, lo que la ha decidido por componentes más baratos que le permitan amasar beneficios cuanto antes".

Parece claro, remata Cousins, que las consolas quedarán marginadas al jugador tradicional, focalizándose las nuevas audiencias en torno a teléfonos móviles y tabletas electrónicas.

Una PS4 más barata de fabricar casa con las últimas estimaciones de precio, nunca superiores a los 400 euros.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.