El diario inglés The Guardian afirma que, según los papeles clasificados que ha filtrado el ex-miembro de la CIA Edward Snowden, la NSA y la GCHQ (agencia británica de inteligencia) han espiado a los usuarios de videojuegos como World of Warcraft y redes de juego como Xbox Live. Según asegura el periódico en este reportaje, los servicios de inteligencia norteamericanos consideraron que los videojuegos eran "una oportunidad", ya que ofrecen "redes de comunicación ricas en objetivos" en los que sujetos peligrosos podrían "esconderse a plena vista".

La NSA no sólo infiltró agentes en los juegos para comprobar si alguien hablaba de temas sospechosos: también han estudiado las redes de contactos e interacciones entre usuarios. También han buscado la forma de acceder a información privada de los usuarios (como su fotografía, nombre o localización geográfica) e incluso a espiar conversaciones tanto escritas como orales. El interés de las agencias era tan elevado que, afirma The Guardian, incluso hubo que crear un grupo especial de agentes para coordinar el espionaje y que los distintos grupos infiltrados no acabaran espiándose unos a otros.  

World of Warcraft no ha sido el único juego espiado: Second Life también se convirtió en uno de los mayores intereses para los espías. Según los informes publicados por el periódico británico, la economía de este mundo virtual está "básicamente sin regular", lo que "llevará casi con total certeza a que se utilice para el lavado de dinero [por parte de los] terroristas" y, ciertamente, se usará para propaganda terrorista y reclutamiento". La agencia de inteligencia británica GCHQ aseguró también en septiembre de 2008 que había "conseguido con éxito las conversaciones entre dos diferentes usuarios de Xbox Live".

Lo cierto es que por ahora toda esta tarea de espionaje no ha servido para desenmascarar a ningún terrorista: por ahora sólo han logrado seguir los pasos de un grupo que vendía a través de Internet datos de tarjetas de crédito robadas. Microsoft y el ex-CEO de Linden Lab (compañía dueña de Second Life), Philip Rosedale, han declinado realizar comentarios acerca de la noticia; los responsables de Blizzard han asegurado que "no estamos al tanto de que haya tenido lugar ninguna vigilancia", aclarando que "si ocurrió, ha sido sin nuestro conocimiento o permiso".

La historia publicada por The Guardian ya empieza a tener sus repercusiones públicas: hoy hemos podido saber que Microsoft aumentará en brevelas medidas de seguridad de Xbox Live. De cara al público, el cambio más visible es el sistema que permite al usuario medir la actividad de su cuenta: nos avisará de accesos a nuestra cuenta desde lugares inusuales (un sistema parecido al que ya usa Steam para dificultar que terceras personas accedan a nuestra cuenta). Este sistema estará disponible en pocos días.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.