Tim Cook (derecha) junto con Dan Mead, presidente de Verizon. Foto: AP

Como suele ser habitual, Apple ni confirmó ni desmintió rumores sobre los contenidos de su conferencia que dará comienzo a las 10 de la mañana hora local (18.00 GMT) en el Centro de Artes Yerba Buena, aunque los analistas dan por hecho que la empresa desvelará su nueva tableta informática que ya fue bautizada en internet como iPad 2.

Apple, no obstante, dejó caer varias pistas sobre la temática del evento en la invitación que envió a la prensa especializada.

Una hoja de calendario con la fecha del acto en la que destacaba un “2” de gran tamaño y que dejaba entrever en su esquina superior derecha lo que parecía la pantalla de un iPad fue suficiente para que todo el mundo asumiera la llegada del nuevo dispositivo.

En la convocatoria se podía leer una frase -“Ven a ver de qué será el año 2011”- que nuevamente parece hacer alusión al iPad, el gran protagonista del sector de la tecnología de consumo en 2010.

Más allá de lo que a estas alturas parece una evidencia, la presentación del iPad 2, los analistas inundaron internet con especulaciones sobre qué se puede esperar de la segunda generación de esa tableta informática.

Hay consenso sobre que el dispositivo será más ligero, fino y potente que su predecesor, que contará con dos cámaras lo que permitirá realizar videoconferencias y que saldrá al mercado con un precio similar al iPad original.

Los rumores también se aventuraron a señalar que Apple sacará un iPad en blanco, que tendrá la alta definición llamada “retina display” existente en el iPhone 4 o que duplicará su capacidad de almacenamiento, hasta 128 GB.

Descartado queda en esa lista de posibilidades que el iPad 2 incorpore puertos USB, para tarjeta de memoria SD o flash.

Otro de los puntos de interés de la presentación será la identidad del maestro de ceremonias.

El cofundador de Apple y director ejecutivo, Steve Jobs, de 55 años, se encuentra de baja desde principios de año por motivos de salud y fue visto recientemente visitando un centro para enfermos de cáncer, dolencia que padeció en el páncreas en 2004.

Jobs, no obstante, acudió a finales de febrero a una cena convocada por el presidente de EE.UU., Barack Obama, y a la que asistieron los líderes de las principales empresas tecnológicas de Silicon Valley.

La ausencia de Jobs en un día tan importante para Apple volvería a despertar las dudas sobre su capacidad para continuidad al frente de Apple.

El director de operaciones de Apple, Tim Cook, sería el encargado de sustituir a Jobs.

La última baja prolongada de Jobs fue en 2009 cuando se sometió a un trasplante de hígado.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.