Últimamente se ha hablado mucho de Flappy Birds (y la historia no es para menos). Actualmente ya no puede descargarse, pero en su breve y rotundo éxito parece que ya ha tenido tiempo para recibir algunas demandas de plagio. Cosa que, por otra parte, se está haciendo cada vez más frecuente en la industria del videojuego, y lleva a extremos tan ridículos como "patentar" palabras para títulos, como hacía recientemente King.com.

Entonces, ¿era Flappy Birds un plagio? Pues sí y no. Por una parte, el juego es prácticamente idéntico a Piou Piou, con la única diferencia de que en lugar de tuberías de Super Mario tenemos cactus. Sin embargo, no debemos olvidar que el tema del plagio en los videojuegos es algo tremendamente común (y no por ello digo que esté bien). El problema es lo difícil que resulta diferenciar lo que simplemente es una adaptación de unas mecánicas de juego clásicas de lo que es una copia descarada.

Además, las mecánicas de juego no se pueden patentar, por lo que en principio "fusilar" una mecánica no es plagio. Lo que no está permitido es reutilizar material protegido por derechos de autor (dibujos, personajes, nombres de marca, música…). Si uno lo piensa es bastante lógico: si se pudieran patentar sólo habría un juego de disparos, uno de plataformas, uno de puzles… porque nadie podría volver a utilizar la misma forma de juego  Para ilustrar esto, veamos algunos ejemplos de plagios más o menos claros que nunca han sido condenados como tales.

Candy Crush Saga (idéntico de Bejeweled): Combinar cosas similares para que desaparezcan del tablero es una mecánica de juego que lleva existiendo desde hace aproximadamente 2.500 años, cuando en China se inventa el Mahjong. Sin embargo, las similitudes entre Candy Crush (combinar caramelos de brillantes colores y encadenar explosiones con ellos) y Bejeweled (combinar joyas de brillantes colores y encadenar explosiones con ellas) es tan evidente que resulta muy difícil no considerarlo un plagio. Y aún así sus desarrolladores (King) se permiten el lujo de bloquear lanzamientos de juegos como The Banner Saga, sin relación alguna con sus mecánicas de juego, por llevar la palabra "saga" en el título.

 

Angry Birds (idéntico a Crush the Castle): Pues sí, el videojuegos para móviles más famoso de todos los tiempos es también una copia más o menos evidente de Crush the Castle, con la única diferencia de cambiar piedras lanzadas por una catapulta por pájaros. Sin embargo, obviamente el éxito cosechado por Angry Birds no proviene de su mecánica de juego (tremendamente simple) sino de su acertadísimo apartado gráfico. Los animalitos adorables en colores chillones son una apuesta segura cuando se trata de atraer a los casual gamers.

 

Pac-Avoid (idéntico a ScamperGhost): Probablemente este sea el caso de plagio más flagrante de esta lista. De hecho, aunque no hubiera sentencia judicial de por medio, es el único caso de los que he comentado en el que la presunta copia fue retirada del mercado (si obviamos el caso de Flappy Bird, que aún no está claro). ¿Quién hay detrás? Pues nuestros viejos amigos de King.com, que a su vez se dedican a demandar a todo el que se ponga por delante. Todo esto sin contar con que además el juego usaba la palabra "Pac" en el título, y sus fantasmas eran clones de los del videojuego Pac-man.

 

FarmVille (idéntico a FarmTown): La desarrolladora Zynga ya ha tenido varios problemas con acusaciones de plagio (la más reciente fue la de Maxis, que los acusó de haber plagiado The Sims Social), pero quizá la más conocida fue la de su producto estrella, FarmVille, que es prácticamente idéntico a FarmTown, otro juego en flash sobre granjas. En este caso concreto, incluso el estilo gráfico y el nombre son prácticamente idénticos. Y sin embargo, ahí está. Por supuesto, a estos dos juegos les han salido muchas copias más tarde, y a saber cuántas demandas se han cruzado en este tiempo.

 

Guitar Hero (muy similar a Guitar Freaks): ¿Podría Guitar Hero, un título que fue aclamado por su originalidad, ser un plagio? Pues sí que podría. O por lo menos, es sospechosamente similar a Guitar Freaks, un juego de Konami que también utilizaba una guitarra como controlador.

Como ya he comentado, el tema del plagio es complicado, porque hay una línea muy fina y difusa entre "pertenecen al mismo género" y "esto es un plagio de aquello". ¿Plagian todas las aventuras gráficas a Maniac Mansion? ¿Todos los ETR son una copia de Dune II? ¿Todas las películas con un detective privado y una chica guapa son en realidad plagios de El Halcón Maltés? ¿Avatar un plagio de Pocahontas? ¿Y la música pop? ¿Es todo una copia de algo que ya hicieran en su momentos los Beatles?

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.