Si bien oficialmente fueron cuatro días (del 26 al 29 de julio) alrededor de cuatro mil aficionados a las nuevas tecnologías, los videojuegos y la informática han estado cinco días compartiendo afición y conocimiento.

Algo especial debe tener un evento como la Euskal Encounter para que sus alrededor de 4000 puestos se ocupen por completo mucho tiempo antes de que se acerque julio. Ya desde meses antes muchos de esos participantes, que entre el entre el 25 y el 29 de julio han convivido de forma continua en el Bilbao Exibition Center (BEC) de Barakaldo, habían ido planeando actividades a realizar a través de los foros de la web oficial. Y es que pese a ser más de cien horas de encuentro, de las cuales pocas se dedican a dormir, la noción del tiempo se pierde una vez dentro del recinto y para cuando uno se quiere dar cuenta es ya el domingo 29 a las seis de la tarde y termina oficialmente la Euskal Encounter.

Máxima velocidad, visibilidad global

20 gigabits por segundo ha sido la velocidad a la que los asistentes han podido compartir información en la Euskal Encounter que han permitido que en estos días entre los asistentes se compartieran 1,5 peta bytes (1,5 millones de giga bytes) de información.

Pero lo que sucede en la Euskal no se queda sólo en la Euskal y, por ejemplo, las competiciones profesionales de videojuegos que han tenido lugar en la Gamegune (área destinada a la competición profesional de equipos de todo el mundo) ha tenido un gran seguimiento a través de Internet. Así 200.000 personas se calculan que en algún momento estuvieron viendo el campeonato de Counter Strike que finalmente se llevó el equipo sueco Fnatic.

We are social

Si bien la estructura de la Euskal Encounter se ha mantenido a lo largo de estas 20 ediciones (con los cambios lógicos que supone el crecer desde ser unas pocas decenas de locos por los ordnadores Amiga a ser el evento más importante de su estilo en España y de los más destacados en Europa), esta edición se recogía bajo el lema We are social.

Incluso dejando fuera las propias redes sociales a través de las cuales se fomenta el espíritu del evento, este carácter social se percibe principalmente en la sensación de compañerismo que se respira durante todos estos días. No es extraño ver a participantes paseando por el recinto mirando los equipos o lo que otros asistentes muestran para compartir experiencias, hacerse sugerencias sobre posibles mejoras o simplemente adrmirar el trabajo y dedicación que algunos participantes le ponen a sus equipos, aplicaciones, inventos…

Este carácter de hermandad que se vive ya de por sí habitualmente este año se ha podido percibir mejor con unas actividades y conferencias de menos renombre (comparado por ejemplo con ediciones que contaron con la presencia de gente tan ilustre como Nolan Bushnell) pero más orientadas a lo que pueda interesar a otros niveles a los asistentes. Así, por citar algunas, se pudo asistir a charlas sobre Start ups, sobre seguridad informática, tipos de conexiones o desarrollo de aplicaciones para Android. Todo esto como añadido a la ingente cantidad de competiciones de videojuegos, talleres de modding y actividades como el MP3 experience, concursos de doblaje o el lip dub que se han convertido ya en clásicos del evento.

Más accesible para el visitante

Uno de los cambios más visibles de la Euskal Encounter de este año ha sido el sacar la Open Gune (el espacio de libre acceso tanto para asistentes como visitantes no participantes) al pasillo del BEC. Esto ha permitido que la zona de participantes tuviera más espacio, algo que se ha agradecido, y lo dejaba mucho más a mano para que los visitantes pudieran ver las charlas, la exposición con motivo del 30 aniversario del Spectrum y tiendas de hardware con la presencia de algunas de las más importantes marcas del mundo de la informática. Así mismo, y como curiosidad, los visitantes podían conseguir palomitas enviando un mensaje. Toda esta actividad ha logrado acercar, según los organizadores, a cerca de 200.000 personas a las instalaciones del BEC.

A la espera del #EE21

El goteo de participantes hacia la salida desde ya el sábado a la noche se hace con pesar por poner fin a cinco días rodeados de gente que comparten los mismos gustos e inquietudes pero la alentadora idea de volver a verlos a más tardar en la próxima Euskal Encounter. Puede que otros eventos presenciales generen más dinero, más afluencia de visitantes o más notoriedad en los medios, pero pocos eventos, si acaso alguno, genera un clima tan favorable de cooperación y desarrollo de ideas (en cuanto a tecnología e informática) como la Euskal Encounter.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.