EA Sports anunció hace algunos días los cambios más importantes en el exitoso FIFA en mucho, mucho tiempo. Aunque cada año se anunciara la nueva entrega como el juego de fútbol definitivo con las novedades más importantes nunca vistas (como es normal), en el fondo la compañía trataba su producto estrella con la prudente filosofía de que lo que no está roto es mejor no tocarlo. El cariño del público, sumado a la falta de competencia, desanimaban a tomar más riesgos de los necesarios.

Ninguno de esos dos factores ha desaparecido (PES, ¿estás ahí?), pero EA Sports se ha animado a darle una sacudida a FIFA antes incluso de que muestre sus primeros síntomas de cansancio. Estuve en la primera presentación del año de FIFA 17 en el Bernabéu a primeros de mes; no soy precisamente un gran experto en la saga como para analizar los añadidos en la base jugable más allá de repetir como una cacatúa lo que nos dijeron los representantes de EA Sports. Sí hay algo que me pareció llamativo: fue la primera vez en muchos años que un FIFA me genera curiosidad, que me apetece que llegue y probarlo.

EA Sports lleva años tratando FIFA 17 con la prudente filosofía de que lo que no está roto es mejor no tocarlo

No es ningún secreto que soy un gran apasionado de NBA 2K, pese a que habitualmente sigo más de cerca el fútbol que el baloncesto. Siempre me ha parecido más espectacular, con un ritmo mucho más alto y con mayor cantidad de opciones de juego para enganchar a jugadores de distinto perfil. El título estrella de 2K Sports es casi una colección de distintos juegos con el baloncesto como base común: del juego online a la “campaña” de Mi Carrera, de las ligas de Mi Asocación al modo manager… Por su  parte, el interés de FIFA siempre se ha centrado sobre todo en su modo online, que es precisamente una forma de juego a la que podría dedicar muy poco tiempo; no veía que hubiera ningún modo de juego offline que me atrajera lo bastante.

fifa-17

La presentación de un “modo campaña” para FIFA, en línea con el ya establecido Mi Carrera de NBA 2K, llega (al fin) para cubrir ese hueco. Está claro que, por mucho que sus creadores lo vendan así (comprensible, por otra parte), no es una revolución para el género; pero es lo que ha conseguido que me interese por primera vez por el FIFA desde que soy un chaval, y me consta que lo mismo le ha pasado a muchos jugadores. Parece que EA Sports ha abierto el juego para ofrecernos un espacio a los que no tenemos tiempo o ganas de practicar para picarnos online, jugar interminables ligas o coleccionar cromos.

El modo “El camino” hace que el juego sea más accesible, y acabará atrayendo más gente al multijugador

Y aunque suene raro, esta inclusión hace que el juego sea más accesible y acabará atrayendo más gente al multijugador (que inevitablemente es siempre la estrella en cualquier juego de deportes). Más allá de lo mucho o poco que me apetezca jugar online, que no hubiera un modo para un jugador que me interesara hacía que intentar el multijugador sonara a bajar a jugar con los leones al foso del zoo. Estos modos campaña ayudan a hacerse con los controles, la táctica y el ritmo de juego por su propia naturaleza: empezar siendo un novato con pocos minutos y funciones muy delimitadas de las que preocuparte, la curva de aprendizaje es mucho más suave. Es más fácil aprender a ser un centrocampista de refresco para cubrir a la estrella rival que a manejar todo un equipo contra un chaval anónimo con mucho tiempo libre.

Este nuevo modo “El camino” nos pondrá en las botas de una joven promesa del fútbol inglés en su trayectoria desde sus primeros años como futbolista hasta consagrarse o fracasar en su madurez. EA Sports promete que nuestros resultados en el campo tendrán una gran influencia en la historia, cuyo guión califica (como es normal) de emocionante, profundo y muy cuidado. Lo poco visto nos dio más bien la impresión de que es más bien un culebrón de trasfondo deportivo con un toque épico por aquí, otro emotivo por allá y una buena dosis de superación personal… que es exactamente lo esperable y lo que hay que pedirle a este tipo de modos.

No hace falta vestirlo de lo que no es: lo que yo espero de un modo así no es la narrativa de un The Witcher, más que nada porque se hace pesado esperar veinte minutos entre partido y partido. Queremos fantasear con que nosotros mismos somos un jugador de fútbol profesional, tomar muchas decisiones fuera del campo que afecten a nuestra carrera, responder en las ruedas de prensa y en broncas de vestuario y cabrearnos con el entrenador, no ver una película. La historia dirigida por Spike Lee en el NBA 2K16 pecó precisamente de eso: estaba obviamente más cuidada y mejor escrita de lo habitual (pese a ser una colección de tópicos), pero uno se sentía demasiado a menudo más espectador que jugador; y que hubiera más guión cerrado que toma de decisiones dificultaba la identificación con el personaje. Es un riesgo que corre “El camino” y que habrá que ver qué tal resuelven.

Que FIFA adopte el motor Frostbite es una buena noticia que parece llegar tarde

En lo que no puedo discutir ni una coma a EA Sports es en su afirmación de que tanto FIFA 17 en general como “El camino” en particular van a dar un paso adelante en espectacularidad. Que FIFA adopte el motor Frostbite es una buena noticia que parece llegar tarde. Me veo obligado a volver a las odiosas comparaciones, pero comparar el salto gráfico que dio NBA 2K de la anterior generación de consolas a la actual con el de FIFA dejaba en muy mal lugar al juego de fútbol. Entiendo que las diferencias entre los dos deportes son siderales (ni es lo mismo ni luce igual una cancha de baloncesto y la vista cercana que permite que un gran campo de fútbol, como tampoco es lo mismo representar en pantalla diez jugadores que veintidós), pero que el motor gráfico de FIFA aguantara tanto tiempo a base de parcheos sólo puede explicarse por la falta de competencia.

el-camino-fifa-17

Con Frostbite la cosa cambia, y FIFA 17 parece que se verá tan bien como uno espera del juego rey del deporte rey, de uno de los títulos más vendidos del mundo año tras año. Aún es pronto para hablar del resultado final (en la demo que vimos había aún muchos efectos sin implementar), pero al menos podemos dar por sentado que Frostbite ofrece herramientas y margen de crecimiento para que FIFA dé un salto importante en espectacularidad (y para que el modo “El camino” no parezca protagonizado por muñecos del museo de cera).

Como decía al principio, no me veo capaz de realizar un comentario crítico de las novedades en la base jugable que se anunciaron (mayores opciones de juego físico, mejor IA, ese tipo de cosas). No obstante, creo que FIFA 17 tiene otra cosa: visto desde fuera parece de verdad una nueva entrega, y no una actualización. Quizá los que sigan los FIFA año tras año me puedan decir que exagero un poco y sí que ha evolucionado en los últimos años, pero incluso si es así, desde cierta distancia no lo ha parecido. Este nuevo FIFA sí da la sensación de que presenta novedades de importancia y se interesa por generar nuevos espacios para atraer a públicos a los que hasta ahora quizá FIFA no había logrado convencer. Da la sensación de que EA Sports se ha sacudido la pereza conservadora y se ha puesto manos a la obra para ir reinventando FIFA con el afán de que sea un “juego de juegos” alrededor del fútbol, capaz de enamorar a tipos de jugador muy diferentes. Veremos si este otoño tengo que debatirme en cada partidilla nocturna si toca parqué o césped.

Sobre El Autor

Director de contenidos
Google+

Me llamo Antonio Santo y nací en Málaga en 1985. Estudié (es un decir) Filología Hispánica en Granada, aunque desde que salí de la universidad (sorprendentemente, por mi propio pie) toda mi carrera profesional ha sido en prensa. En 2011 empecé a dedicarme al periodismo de videojuegos en Vadejuegos; un tiempo después me hicieron director de contenidos por mis pecados. Me han dado algún que otro premio por mi obra poética, lo que demuestra que hay gente para todo. Me gusta tocar música, los perros y la buena comida. Llevo sombrero para hacerme el interesante.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.