Samsung acaba de presentar su nuevo phablet: Galaxy Note 7. A priori llama la atención el salto de numerador (el modelo anterior fue el Galaxy Note 5) con que los surcoreanos buscan aprovechar el tirón comercial de sus Galaxy S7 y Galaxy S7 Edge. El dispositivo que nos ocupa tiene mucho en común con sendos terminales, de hecho.

El panel táctil de bordes curvos sigue siendo la principal seña de identidad, acompañado de novedades como una ranura para tarjetas microSD y la resistencia al polvo y al agua (certificación IP68). Respecto a los materiales, metal y vidrio ultrarresitente (Corning Gorilla Glass 5) respetan la nueva y aplaudida estética de los surcoreanos.

La pantalla Galaxy Note 7 se mantiene igualmente en 5,7 pulgadas, con tecnología Super AMOLED, resolución Quad HD (2.560 por 1.440 píxeles) y una densidad de 518 píxeles por pulgadas. Resulta, sin embargo, la primera compatible con contenido de Alto Rango Dinámico (HDR) en un teléfono móvil, tecnología que está causando furor en el marco de los televisores 4K.

El consabido S Pen sigue encajando en la parte inferior derecha, donde se mantiene la toma de auriculares y se incorpora un puerto USB-C. Por su parte, las ranuras para tarjeta SIM y microSD permanecen en el borde superior, con los botones de encendido y volumen a derecha e izquierda respectivamente. Completan el esquema el botón de inicio (a modo de lector de huellas dactilares), y los capacitivos de ‘regreso’ y ‘aplicaciones recientes’.

Respecto al procesador, se opta por un Snapdragon 820 de cuatro núcleos (2,15 GHz) para Estados Unidos y Exynos 8890 de ocho núcleos (2,3 GHz) para el resto de mercados. Imprescindibles así los 4 GB de memoria RAM DDR4, una batería de 3.500 mAh (el Galaxy Note 5 se quedaba en 3.000 mAh) y los 64 GB como espacio estándar de almacenamiento.

Samsung-Galaxy-Note7-2

Por continuar la comparativa con al modelo precedente, dimensiones y peso se mantienen prácticamente inalterables: 153,2 x 76,1 x 7,6 milímetros y 171 gramos (Galaxy Note 5) frente a 153,5 x 73,9 x 7,9 mm y 168 gramos (Galaxy Note 7).

A la cámara trasera acompaña nuevamente el flash de doble tono y un sensor del ritmo cardiaco. Ésta reduce de 16 a 12 su número de megapíxeles, aunque con estabilización óptica y una apertura f/1.7. El sensor trasero incide en los 5 megapíxeles, arrojando ambos resultados similares a los del Samsung Galaxy S7 y su hermano curvo. Una de las funcionalidades más curiosas en este apartado es el éscaner de iris, que permite desbloquear el teléfono con nuestra mirada. Todo un plus de seguridad al escáner dactilar y considerando la nueva “carpeta segura” inherente a la capa de personalización Android. En ésta, el usuario puede almacenar todas las imágenes, vídeos y documentos sensibles, quedando inaccesibles al resto de aplicaciones.

Los early adopters utilizarán Android 6.0.1 Marshmallow, si bien se ha prometido su actualización al nuevo sistema operativo de Google, Android 7.0 Nougat. En cuanto a las aplicaciones preinstaladas, varía ligeramente su interfaz y estética, amén de aglutinarse varias (Action Memo, Scrapbook, S Note y Memo) en la nueva Samsung Notes. Con ésta agradeceremos la mayor precisión del lápiz táctil, cuya punta reduce su diámetro de 1,5 a 0,7 milímetros. Amén de traducir, seleccionar o amplificar texto, podemos fijar notas en las pantallas tanto bloqueada como “siempre encendida” del dispositivo.

Otros alicientes del Galaxy Note 7 son su compatibilidad con carga inalámbrica (Quick Charge 2.0 de Qualcomm), el pago con Samsung y Android Pay, la integración del API Vulkan para el máximo rendimiento en juegos o la conectividad WiFi (802.11ac a 2,4 y 5 GHz), Bluetooth 4.2, NFC y LTE.

Aunque aún no contamos con precio para España, la preventa del phablet comenzará el 16 de agosto por estos lares, con lanzamiento oficial el 2 de septiembre. Partirá de los 849,99 dólares (libre) en Estados Unidos.

1 2

Sobre El Autor

Redactor Jefe

Licenciado en periodismo por la Universidad de Málaga, siempre con el propósito de especializarse en ocio electrónico y nuevas tecnologías. Actualmente reside en Madrid, donde ejerce como Jefe de Redacción para esta revista. En su década de experiencia ha prestado servicio a grupos de referencia como Axel Springer (Hobby Consolas), Dixi Media (La Información), Gamereactor (división española) o Hipertextual (Ecetia, AppleWeblog y ALT1040).

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.