Con la presentación de los Samsung Galaxy S9 y S9+ en el Mobile World Congress de Barcelona, estamos en posición de compararlos con otro de los smartphone más deseados. Nos referimos al iPhone X de Apple, cuya ceja (notch) está sentando precedente pese a las críticas iniciales.

Como pudo verse durante el evento de presentación (Unpacked 2018), la compañía surcoreana sigue la estela de los de Cupertino. En el sentido de un sistema de reconocimiento facial mejorado, la doble cámara trasera para el difuminado de fondos y los avatares animados a imitación del usuario. No obstante, quien ha pasado unos meses con el modo Retrato y los consabidos Animoji, sabe que éstas son funcionalidades más efectistas que útiles a largo plazo.

Mientras tanto, millones de usuarios luchan por llegar al final de la jornada con un mínimo de batería, aspecto al que la industria no termina de prestar atención. La carrera por el diseño más delgado y la mayor pantalla tiene todo que ver; como el inmejorable rendimiento comercial de esta clase de terminales.

El futuro de Apple sigue apuntando en tal dirección, atestiguan las últimas filtraciones. Según KGI Securities, el próximo septiembre recibiremos un iPhone X Plus de 6,5 pulgadas (resolución 1.242 x 2.688); la revisión del actual (5,8 pulgadas) y un modelo de 6,1 pulgadas (con panel LCD en lugar OLED para abaratar su precio de lanzamiento). Hasta entonces, veamos las similitudes y diferencias con el cacareado Galaxy S9.

Dimensiones

Galaxy S9+ es el terminal más voluminoso por altura (158 milímetros), anchura (73,8 mm) y grosor (8,5 mm). A medio camino se sitúan iPhone X (143,6 mm, 70,9 mm y 7,7mm) y Samsung Galaxy S9 (147,7 mm, 68,7 mm y 8,5 mm).

Peso

Galaxy S9+ es el más pesado (189 gramos), seguido por iPhone X (174 gramos) y Galaxy S9+ (163 gramos). Los cuerpos de cristal y aluminio (acero inoxidable en el caso de Apple) tienen mucho que decir al respecto.

Pantalla

Los tres terminales integran paneles OLED (AMOLED en el caso de Apple y SuperAMOLED en el de Samsung), sin diferencias notables a simple vista. iPhone X y Galaxy S9 coinciden en las 5,8 pulgadas, elevándose Galaxy S9+ a las 6,2 pulgadas.

En cuanto a resolución y densidad de píxeles, se imponen los surcoreanos: 2.960 por 1.440 píxeles en ambos teléfonos; 529 píxeles por pulgadas en el Galaxy S9 y 570 ppp en el Galaxy S9+. El iPhone X se queda en 1.125 x 2.436 píxeles, con una densidad de 458 ppp.

Lo anterior incumbe a la relación de aspecto, donde Samsung se amolda al nuevo estándar (18,5:9) y Apple apuesta por el formato 19,5:9.

Procesador y memoria RAM

La comparativa de cifras resulta poco significativa en este segmento, ya que el rendimiento viene condicionado por el sistema operativo y la consiguiente optimización. Sea como fuere, el chip A11 Bionic y su “motor neutral” batieron récords en Geekbench, duplicando el rendimiento mononúcleo del Exynos 8895 (Galaxy S8). ¿En qué posición queda respecto al Exynos 9810 del Galaxy S9? Los primeros test lo sitúan ligeramente por debajo.

Por memoria RAM, Galaxy S9+ dispone de 6GB, el doble que el iPhone X. El Galaxy S9 estándar se sitúa entremedias, con 4GB de RAM. Dicho de otra forma: la fluidez y desempeño de las aplicaciones más exigentes está garantizada; más a largo plazo en el caso de Samsung.

Batería

A la espera de pruebas concienzudas de autonomía, sólo podemos comparar datos y promesas. El iPhone X alberga una batería de 2.710mAh (hasta 12 horas de navegación y 13 de reproducción de vídeo según Apple); el Galaxy S9 cuenta con 3.000mAh (hasta 14 horas de navegación y 16 de reproducción de vídeo según Samsung) y el Galaxy S9+ con 3.500mAh (hasta 15 horas de navegación y 18 horas de reproducción de vídeo).

En todos los casos se contempla la carga inalámbrica, aunque resulta más lenta en el iPhone X (hasta 7,5W).

Cámara trasera

El quid de la cuestión respecto a los nuevos Samsung Galaxy reside en la apertura variable de su óptica trasera (f/1.5 a f/2.4), lo que arroja fotos más luminosas en entornos oscuros. Aunque el iPhone X también opta por un sensor de 12 megapíxeles, su apertura es fija (f/2.4).

También habría que distinguir entre Galaxy S9 (una sola lente) y su hermano mayor, que comparte doble cámara con el teléfono de Apple. Es lo que permite el llamado efecto bokeh (de fondo desenfocado) y la función de zoom óptico.

El vídeo es otro cantar: iPhone X graba en 4K a cámara lenta (240 frames por segundo); los Galaxy S9 también alcanzan dicha resolución, pero no en slow motion. Se conforman con los 720p para capturar la friolera de 960 frames por segundo.

Cámara delantera

iPhone X tiene una cámara frontal de 7 megapíxeles con apertura f/2.2; Samsung ha elegido una de 8 megapíxeles con apertura f/1.7.

Audio

iPhone X, Galaxy S9 y Galaxy S9+ apuestan por un sistema de altavoces estéreo, ubicados en el frontal y marco inferior del teléfono. Los de Samsung cuentan con tecnología AKG y son compatibles con Dolby Atmos, lo que debería brindarles mayor ventaja.

Conectividad

El conector jack para auriculares sigue presente en los nuevos Galaxy, al contrario del iPhone X, limitado a un puerto Lightning. Para carga y transferencia, Samsung se rinde al estándar USB-C.

El resto de conexiones disponibles son: Bluetooth 5.0, LTE, WiFi 802.11 (ac en el iPhone, a/b/g/n/ac en los Galaxy), NFC (sólo lectura en el iPhone) y GPS.

Certificación

El iPhone X cuenta con certificación IP67 (resistencia completa al polvo e inmersiones a un metro durante 30 minutos).

Galaxy S9 y S9+ presumen de certificación IP68 (resistencia completa al polvo e inmersiones a más de un metro y durante más de 30 minutos).

Sensores y extras

El sistema TrueDepth de Apple posibilita el reconocimiento facial más avanzado hasta la fecha (Face ID). Tal así que el “escaneo inteligente” de Samsung (escáner de iris) es incapaz de igualarlo. Por esto mismo, los llamados ARmojis quedan lejos del grado de fidelidad alcanzado por los Animoji.

No obstante, los surcoreanos ofrecen una alternativa de autenticación: el lector de huellas dactilares, desechado en el iPhone X. De este último interesa también su coprocesador de movimiento, que recoge los datos de giroscopio, acelerómetro, brújula y barómetro para su interpretación.

Finalmente, Galaxy S9 y S9+ son compatibles con la base Samsung Dex, que convierte nuestro teléfono en trackpad y ordenador de bolsillo.

Almacenamiento y precio

iPhone X está disponible en versiones con 64 y 256GB de almacenamiento interno, por 1.159 y 1.329 euros respectivamente.

Samsung Galaxy S9 y S9+ están disponibles en versiones con 64, 128 y 256GB de almacenamiento interno (ampliables mediante tarjeta microSD). Parten de los 849 y 949 euros.

Sobre El Autor

Redactor Jefe

Licenciado en periodismo por la Universidad de Málaga, siempre con el propósito de especializarse en ocio electrónico y nuevas tecnologías. Actualmente reside en Madrid, donde ejerce como Jefe de Redacción para esta revista. En su década de experiencia ha prestado servicio a grupos de referencia como Axel Springer (Hobby Consolas), Dixi Media (La Información), Gamereactor (división española) o Hipertextual (Ecetia, AppleWeblog y ALT1040).

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.