Los motores ya rugen, las ruedas levantan el denso polvo del Páramo y a lo lejos resuena un disparo. Mad Max ha vuelto, y no sólo al cine (con la excelente Fury Road) sino también con un videojuego firmado por Avalanche Studios que lleva camino de convertirse en el “tapado” de este año: un título que llega sin hacer demasiado ruido y que se gana el corazón de miles y miles de jugadores. Estamos ya recorriendo las desoladas tierras del Páramo con Max Rockatansky en busca de todo lo necesario para construir el Magnum Opus; mientras preparamos nuestra crítica del juego, te ofrecemos aquí algunos consejos para que tu paso por el juego sea lo mejor posible.

1. Mejora tus capacidades

El primer consejo que tenemos que ofrecer es que te familiarices con los menús de mejora para aprovechar al máximo todas las posibilidades a tu alcance: Mad Max no es un juego fácil, así que es mejor que te prepares para enfrentarte al Páramo en las mejores condiciones posibles. Y si te decimos que te familiarices con los menús es porque pueden ser un poco liosos. El coche tiene nada menos que 16 elementos que se pueden mejorar, desde las armas hasta la pintura; algunos cambios son puramente estéticos, pero otros sí tienen un impacto en la jugabilidad.

Por su parte, Max puede aumentar características como la cantidad de munición que puede cargar, su potencia de ataque o su armadura (la resistencia de la clásica chaqueta de Max, básicamente). Presta especial atención a las habilidades de combate, agrupadas bajo el icono con una estrella. Es buena idea que mejores cuanto antes las capacidades de combate cuerpo a cuerpo de Max: como veremos después, la munición es escasa, así que cuanto más efectivo seas con los puños mejor que mejor.

También son muy importantes las mejoras que compras a Griffa, un tipo muy raro que va de místico del desierto, puede mejorar las habilidades de Max (“desbloquear su potencial interior” o algo así) para que gane más salud al comer o beber agua, aumente su total de salud… Para comprar esas mejoras necesitarás unas “fichas” especiales que podrás ganar completando desafíos con éxito y subiendo de nivel. Los desafíos los puedes encontrar entre los (muchos) menús del juego: se trata de logros como destruir cierto número de coches, vencer a cierta cantidad de enemigos… Nuestro consejo es que acumules unas cuantas fichas antes de hacerle una visita, más que nada para no desperdiciar el viaje y poder “comprar” habilidades interesantes.

14302676785992. Acumula chatarra

La “moneda” de Mad Max es la chatarra: trozos de metal y piezas viejas de motor que podemos usar para mejorar el Magnum Opus y las habilidades de Max. Toda chatarra que adquieras es poca, así que viene bien que tengas claro dónde se puede encontrar y tengas como prioridad acumular una cantidad decente cuanto antes. La fuente más importante son los campamentos enemigos, que como veremos después no sólo son un buen lugar para saquear sino que también pueden darnos chatarra de forma regular.

Los puestos de carroñeros, los encuentros y los combates contra convoys también te supondrán algo de chatarra, aunque en bastante menor medida que los campamentos; y todo coche que destruyas te dejará algunas piezas. Las tormentas pueden ser también una buena ocasión para lograr chatarra gracias a las cajas que el viento lleva de aquí para allá; una vez que la tormenta pase las cajas se te quedarán marcadas en el mapa (siempre que no te alejes mucho). También encontrarás a veces palets llenos de chatarra y las Scrapulances, coches de los hombres de Scrotus que te darán un montón de chatarra si los llevas a un Fuerte aliado.

3. Saquea a conciencia

Las balas escasean, necesitas chatarra para mejorar tu equipo y habilidades y sin agua estás fastidiado, así que más te vale no dejarte atrás ningún recurso con el que te cruces. Cuando limpies de enemigos un campamento o un puesto de carroñeros, no te vayas de allí hasta asegurarte de que te has llevado hasta la última tuerca. Si has cogido todo lo que encontraste a simple vista y aún te falta algo, busca rampas ocultas o cornisas en las que subirte. Tampoco es que esté todo escondido a mala uva, pero a veces te hará falta un poco de atención extra para no dejarte nada atrás. ¡Al menos, el juego tiene el detalle de avisarte cuando ya te lo has llevado todo!

Los coches enemigos también dejan chatarra una vez destruidos, pero tampoco en una gran cantidad. Es posible que no te merezca la pena dedicar tiempo aposta en ello, pero si tras un combate algún coche ha reventado, no dejes de saquearlo: por poca que sea, toda chatarra sirve de ayuda en el Páramo. Ah, y cuando estés explorando interiores o escenarios nocturnos, ¡recuerda que para algo tienes una linterna!

mad-max-video-game

1 2 3

Sobre El Autor

Director de contenidos
Google+

Me llamo Antonio Santo y nací en Málaga en 1985. Estudié (es un decir) Filología Hispánica en Granada, aunque desde que salí de la universidad (sorprendentemente, por mi propio pie) toda mi carrera profesional ha sido en prensa. En 2011 empecé a dedicarme al periodismo de videojuegos en Vadejuegos; un tiempo después me hicieron director de contenidos por mis pecados. Me han dado algún que otro premio por mi obra poética, lo que demuestra que hay gente para todo. Me gusta tocar música, los perros y la buena comida. Llevo sombrero para hacerme el interesante.

Artículos Relacionados

4 Respuestas

  1. Antonio Jesus Márquez Roldan

    Acabo de empezar el juego y me parece un juego de los queca mi me gustan de esos de echarle horas y horas. Refrescante divertido y con una historia con vida.

    Responder
  2. Peio

    Muy buenos consejos. Llevo unas 10 horas recorriendo el Páramo y me parece una de las experiencias más refrescantes del año. Añadiría un consejo extra:

    11. Mira al cielo.
    Cuidado con las tormentas de arena, se ve con se forman a lo lejos con suficiente antelación para que pises el acelerador del coche. Algunas de estas tormentas pueden destrozar tu coche o herirte/matarte si no te refugias en algún fuerte o en alguna cueva o escondrijo a tiempo. También puedes utilizarlas en tu beneficio para acabar con algunos enemigos.

    ¡Saludos!

    Responder
    • Alfonso Gómez

      Gran apunte Peio, justamente ayer noche una Tormenta de Arena me puso en apuros. Por cierto, algunas son de varios tipos ¿no? es decir, tormentas de arena puramente, que dificultan la visibilidad y tormentas de arena eléctricas, ¿verdad? Es que me pilló en mitad de ningún sitio una de estas últimas y me las vi y me las deseé para llegar de una pieza a un refugio.

      Responder
      • Antonio Santo

        En las tormentas eléctricas es casi mejor buscar refugio y quedarse quietecito, pero en las de arena merece el riesgo quedarse fuera para coger los depósitos de chatarra que pasan volando…

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.