Llevamos una semana recorriendo las calles de Nueva York arma en mano intentando mantener la paz, o al menos recoger sus pedazos para intentar reconstruirla cuando pase la epidemia que ha arrasado con la civilización tal y como la conocemos. Por supuesto, estamos hablando de The Division, el nuevo juego de acción de Ubisoft; una experiencia multijugador apasionante tanto a la hora de disfrutar de su modo historia como a la de adentrarse en la peligrosa Zona Oscura. Como ya empieza a haber unos cuantos agentes experimentados en la redacción de FS GAMER, hemos reunido una serie de consejos que serán útiles a todos los novatos que acaben de desplegarse sobre el terreno. Si tú ya tienes unas cuantas muescas en la culata de tu arma, te animamos a dejarnos tus propios consejos: ¡toda ayuda es poca ahí fuera!

Antes que nada, echa un vistazo a nuestros primeros consejos generales que descubrimos al jugar a la beta de The Division. Y cuando termines este artículo, ¡no te pierdas la segunda parte de la Guía de The Division!

1. Aprende a mejorar tu personaje

En la mayoría de los juegos, ganas habilidades cuando vas subiendo de nivel gracias a la experiencia que adquieres. The Division no funciona exactamente así: el nivel de experiencia determina la calidad del equipo (armamento y armadura) que puedes usar, así como el número de habilidades activas que llevas al mismo tiempo; pero las habilidades que tengas disponibles dependerán de cómo hayas mejorado cada una de las alas de tu Base de Operaciones. Estudia bien la descripción de cada habilidad y qué mejora en concreto sirve para desbloquearla, de modo que puedas ir a tiro fijo y no gastes recursos en habilidades que quizá no se adapten a tu estilo de juego. Así pues, intenta equilibrar ambas líneas de mejora de tu personaje. En cualquier caso, te recomendamos comprar cuanto antes el Consultorio del Ala Médica (que aumenta en un 10 % los créditos que ganes al completar una misión) y Sala de Crisis del Ala de Seguridad (+10 % de experiencia).

Y ya que estamos, ¿cómo conseguir experiencia para subir más rápido? Verás que si te limitas a avanzar por la historia lo más rápido posible, muy pronto te chocarás con un muro de dificultad. The Division no está pensado para jugar con prisa, y ésa es su forma de pararte los pies y obligarte a meterte en el personaje. Cada vez que desbloquees un piso franco, ve a hablar con el jefe de operaciones de la zona y echa un vistazo al mapa; a partir de ahí, atento al mapa y a la radio. Lo mejor que puedes hacer si no quieres desviarte mucho de las misiones del modo historia es, sencillamente, aprovechar los eventos, encuentros y misiones secundarias que te pillen de camino a tu siguiente etapa.

2. Gestiona bien tu equipo… y sus números

Cuando jugamos a la beta de The Division ya apuntamos algunos consejos sobre el equipo: echa un vistazo ocasional para ver si has pasado por alto alguna pieza de equipo que mejore al que ya tienes, y mantén siempre espacio libre en la mochila a base de vender o desmontar todo lo que no vayas a usar. El siguiente paso para ser un buen agente es conocer de verdad qué es lo que tienes, para qué sirve y cuáles son sus fortalezas. Por ejemplo, aunque sólo puedas llevar equipadas tres armas, conviene tener en la mochila un pequeño arsenal suficiente para adaptarse a todo tipo de situaciones de combate. Puede que te convenga llevar en la recámara un arma que haga menos daño que tus dos principales simplemente porque tenga una elevadísima frecuencia de tiro, o llevar una escopeta potente por si te ves de pronto en una misión en espacios cerrados.

TDB_WeaponModExample_01

Para esto es muy importante que entiendas bien los números de cada arma y lo que suponen. Por ejemplo: una carabina o un rifle tienen un daño por minuto mucho más bajo que un fusil, y eso puede hacer que las descartes si no estás atento… y vayas así por la vida sin armas de larga distancia para cuando te venga bien hacer de francotirador: su DPM es bajo porque es un arma lenta con poca frecuencia de tiro; lo que tienes que mirar para un arma de larga distancia es el DPS o daño por segundo y su rango (la distancia máxima a la que el arma hace el máximo daño). En general, si quieres estar preparado para cualquier situación recomendamos que lleves en la mochila siempre un arma para distancias cortas (una escopeta con mucho DPS, rango corto y alta puntería), un arma muy rápida (una sub-ametralladora con alta frecuencia de tiro, por ejemplo), un rifle de francotirador y, para “el día a día”, un fusil de guerra equilibrado con alto DPS, un cargador amplio y buena estabilidad, que te puede servir para toda clase de situaciones de combate. Ah, y usa sin miedo las modificaciones de armas que tengas: se pueden retirar cuando tu arma se quede obsoleta para posteriores usos.

Más o menos lo mismo se aplica al equipo: en The Division puedes llevar petos, cascos, rodilleras, guantes, hasta pistoleras, y todas ellas aportan algo de armadura; pero hay otros tres datos que debes tener en cuenta. Estos datos son la energía, la potencia de fuego y la electrónica, que mejoran la salud, la capacidad de hacer daño con armas de fuego y la potencia de tus habilidades. Si juegas en equipo, la configuración de tu armadura es clave para especializar a tu personaje en un perfil determinado (y tendrás que elegir entre tanque, asalto y tecnólogo). ¿Quieres un personaje tanque, que sirva para proteger a tus compañeros y atraer fuego enemigo? Ve a por armaduras con alta energía. ¿Quieres sacarle chispas a tus habilidades? Usa equipo con muchos bonus para la electrónica. ¿Prefieres hacer de soldado de asalto, un atacante rápido capaz de infligir mucho daño? Mejora tu potencia de fuego.

Por si todo esto fuera poco, las armas y armaduras pueden venir con ventajas únicas que se generan al azar: aumentos de armadura, resistencia a distintos tipos de daño, mejora en las habilidades… Lee bien lo que te ofrece cada arma: a veces merece la pena sacrificar un poco de daño a cambio de una mejora que se adapte a tu estilo de juego. Un último consejo: memoriza el código de colores de las armas y el equipo. El color gris indica objetos de bajo nivel y usados; muy pronto te valdrán sólo para obtener piezas (y quizá incluso dejes de recogerlos). El verde es equipo estándar, el azul especializado (ofrece mejoras a determinadas habilidades y características), el morado es equipo de gran calidad y el dorado es de objetos de leyenda.

Una última nota: guarda los consumibles (comida que genera efectos positivos temporales, granadas y munición especial…) para los encuentros más difíciles: cuando estés contra las cuerdas una granada deslumbrante puede salvarte la vida. Los consumibles se reponen en el mapa donde los encuentres cada cierto tiempo, así que tampoco te viene mal tomar nota de dónde aparecen los que más se adaptan a tu estilo de juego y pasar por allí de vez en cuando a reponer existencias.

the-division

1 2

Sobre El Autor

Director de contenidos
Google+

Me llamo Antonio Santo y nací en Málaga en 1985. Estudié (es un decir) Filología Hispánica en Granada, aunque desde que salí de la universidad (sorprendentemente, por mi propio pie) toda mi carrera profesional ha sido en prensa. En 2011 empecé a dedicarme al periodismo de videojuegos en Vadejuegos; un tiempo después me hicieron director de contenidos por mis pecados. Me han dado algún que otro premio por mi obra poética, lo que demuestra que hay gente para todo. Me gusta tocar música, los perros y la buena comida. Llevo sombrero para hacerme el interesante.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.