Como sabréis por nuestra crítica, la dificultad de Breath of the Wild reside más en su mundo abierto que en las misiones de historia propiamente dichas. Esto incluye a los jefes que aguardan en cada una de las bestias sagradas, pero también al propio Ganon. Sea como fuere, aquí unos consejos para saldar tales enfrentamientos sin demasiadas complicaciones.

Antes de meternos en faena, más que recomendable acopiar hadas pequeñas (rondan las fuentes del Gran Hada). Ya no se necesitan botellas para portarlas y acuden a vuestro rescate automáticamente, al agotarse el indicador de vitalidad. También es buena idea escanear figuras Amiibo (si las tenéis), lo que os granjeará armamento potenciado y numerosos ingredientes. Preparad cuantas más recetas mejor para recuperar corazones a la mínima eventualidad.

Ira del agua de Ganon

Sita en el interior de la bestia divina Van Rutah, la Ira del agua de Ganon cuenta con una lanza de tremendos alcance e impacto. Tira de “guardia perfecta” (ZL + A justo antes de un ataque) para evitar la estocada y aproxímate lo máximo posible durante la primera fase del combate. Asesta tantos golpes cuerpo a cuerpo como puedas, lo que vaciará buena parte de la barra de vitalidad enemiga en pocos minutos.

Encara la segunda fase con el carcaj rebosante de flechas, ya que ahora lucharás a distancia. Las necesitarás para destruir los bloques de hielo que te sobrevendrán (en mayor número a medida que inflijamos daño). Una opción inteligente es emplear el módulo “témpano” para detenerlos y dispararles con calma. Pero por supuesto, lo prioritario es acertar a la Ira del agua en su ojo, preferiblemente con flechas bomba.

Evita nadar al desplazarte de una plataforma a otra y ejecuta guardias perfectas para bloquear los rayos láser del jefe. No tardarás en vencer.

van_ruta_34

Ira del rayo de Ganon

Al completar la mazmorra de la bestia divina Van Naboris, en el Desierto de Gerudo, nos espera la Ira del rayo. Se trata del combate final más peliagudo. Más incluso que la contienda con Ganon (o así nos lo ha parecido). Esquivar las esferas eléctricas no debería suponerte un problema, sobre todo si mantienes al enemigo fijado. El problema llega a continuación, cuando te embiste a la velocidad del rayo. Equípate con armas de una mano para bloquearle con el escudo y elude sus ataques saltando hacia atrás en el último segundo, lo que activará una “carrera frenética” (la acción se ralentiza). Aprovecha cuando caiga al suelo para golpearle a placer.

Llegado el momento empezarán a caer pilares metálicos del techo, que la Ira cargará con sus rayos para electrocutarte. Evítalos al tiempo que activas el módulo “imán” para elevar uno hasta donde se encuentra el enemigo, lo que le ocasionará una descarga.

En la última fase nos expondremos a embestidas eléctricas, que no podremos bloquear con el escudo a menos que equipemos uno de madera. No merece la pena, dada su pésima durabilidad. Esprinta siempre que puedas y encadena un par de elusiones perfectas para hacerle morder el polvo.

041

Ira del viento de Ganon

Tras dominar a la bestia divina Van Medoh tendrás que vértelas con la Ira del viento de Ganon. Las flechas vuelven a ser determinantes y, de hecho, existe un método infalible de victoria: reúne dos o tres decenas de flechas bomba y dispara sin miramientos. Apenas tendrás que esquivar un par de tornados y estará hecho.

Por lo que respecta a los ataques, La Ira del viento recurre a proyectiles de energía, los propios torbellinos y el consabido rayo láser (propio de los Guardianes). Las columnas del escenario te ofrecen una protección inmejorable.

Recalcar que los ataques cuerpo a cuerpo infligen bastante daño, así que aprovecha cada vez que “Winderblight” aparezca a ras de suelo. Las corrientes de aire también son tus aliadas: elévate y tensa el arco para activar la cámara lenta y apuntar tranquilamente a su ojo.

windblight-ganon

Ira del fuego de Ganon

Vas Rumania fue la última de las bestias divinas que abordamos. La Ira del fuego cuenta con un sable devastador, capaz de ejecutar cortes verticales, ataques de barrido y giratorios. Esquiva saltando hacia atrás en el momento justo para activar carreras frenéticas y acércate siempre que sea seguro para castigarle con tu mejor espada.

Las flechas bomba vuelven a ser un poderoso aliado, especialmente durante la segunda fase. Antes de utilizarlas a placer deberás quebrar su defensa: un escudo de fuego que absorbe cuanto encuentra a su alrededor para convertirlo en proyectil. Aprovecha tal momento para lanzar una bomba al aire y detónala cuando se encuentre en el interior de la esfera.

Finalmente, evita su estela de fuego colocándote próximo al enemigo, girando sin detenimiento y estocando cada dos por tres. Un mero trámite hasta la batalla de todas las batallas.

038

Ganon, el Cataclismo

Si quieres enfrentarte a Ganon rápidamente, sin atravesar un Castillo plagado de peligros (pero también de tesoros), equípate el traje Zora y esquiva a todos los enemigos a la carrera, hasta encontrarte con una cascada. Remóntala y te toparás con el Cataclismo en persona.

Si has dominado a las cuatro bestias divinas, una cinemática restará la mitad de energía a Ganon, pidiéndote que te ocupes desde ahí. Por fortuna, Ganon reutiliza las rutinas de los jefes descritos anteriormente, por lo que basta actuar en consecuencia, ejecutando cuantas esquivas perfectas mejor. Una vez más, disparar flechas explosivas a diestro y siniestro te evitará mayores complicaciones.

La segunda fase es harina de otro costal, pues un campo de energía evitará que inflijas cualquier daño. Debes esquivar constantemente hasta que Ganon te ataque cuerpo a cuerpo o con proyectiles. Utiliza entonces el Escudo de Daruk para bloquear y aturdirle, momento en que volver a lanzar flechas explosivas. Así un par de veces y lograrás vencer… de momento.

Ganon, Bestia de las Tinieblas

La última parte del combate discurre en el exterior y resulta casi un pasatiempo. Sube a Epona, agarra el Arco de Luz y cabalga alrededor de la bestia disparando a las zonas relucientes (tres por cada flanco y una en el vientre).

Para acabar con Ganon de una vez por todas sitúate justo delante, utiliza el poder “Furia de Revali” para ascender (o aprovecha la corriente que prosigue a los rayos de energía) y dispara una flecha a su ojo brillante. Disfruta de la escena final.

Sobre El Autor

Redactor Jefe

Licenciado en periodismo por la Universidad de Málaga, siempre con el propósito de especializarse en ocio electrónico y nuevas tecnologías. Actualmente reside en Madrid, donde ejerce como Jefe de Redacción para esta revista. En su década de experiencia ha prestado servicio a grupos de referencia como Axel Springer (Hobby Consolas), Dixi Media (La Información), Gamereactor (división española) o Hipertextual (Ecetia, AppleWeblog y ALT1040).

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.