Llevamos semanas hablando sobre los visores de realidad virtual: Oculus Rift y HTC Vive ya están disponibles para reserva, mientras que PlayStation VR se concretará tan pronto como el próximo martes. ¿Qué hay de Microsoft? Los de Redmond optaron por una solución bien distinta: un dispositivo autónomo basado en la realidad aumentada.

Hololens superpone aplicaciones y juegos a nuestra vida cotidiana, de forma que repasemos la presentación de las 16:30 sobre la mesa de la cocina, convirtamos el salón en campo de batalla o el espejo del baño en improvisada bandeja de correo.

El kit de desarrollo (Hololens Development Edition) lleva unos días disponible para reserva, a un precio de 3.000 dólares y con envío previsto a EEUU y Canadá a partir del 30 de marzo. Aunque la edición comercial se rebajará sustancialmente, presumimos una cuantía superior al millar de euros. La tecnología inherente bien lo vale, pero queda la duda del software, donde Microsoft apela a sectores como el corporativo, el corporativo o el sanitario sin olvidarse del ocio electrónico.

Especificaciones

Hololens Development Edition incluye el propio visor, un paño de microficha, cargador, cable micro-USB 2.0 y Clicker. Este último accesorio resulta fundamental para navegar por la información holográfica, permitiendo seleccionarla, hacer doble click, scroll, reproducir y pausar con el pulgar.

Centrados ya en el hardware, Hololens cuenta con dos lentes holográficas transparentes soportadas por sendos motores HD de formato panorámico (16:9). Según reza la documentación para desarrolladores, la resolución máxima soportada es de 720p (1268 x 720) por ojo y la mínima de 360p (634 x 360), cifras muy inferiores a los 1080 x 1200 de Oculus Rift y HTC Vive. Por su parte, la tasa de refresco estándar será de 60 frames por segundo, aunque se han reportado imágenes hasta 240fps.

Más que el número de píxeles, Microsoft enfatiza en la resolución y densidad holográficas: 2,3 millones de puntos de luz y 2.500 radiantes (puntos de luz por radián) respectivamente: “La clave para una experiencia holográfica satisfactoria es la abundancia de radiantes y puntos de luz. A mayor número, unos hologramas más ricos y brillantes”.

cb3296f2-926b-4dc2-ba97-ae54395e2679

En el plano de los sensores, Hololens implementa una Unidad de Medición Inerte (compuesta por giroscopio, magnetómetro y acelerómetro), cuatro cámaras para la captación del ambiente, sensor de luminosidad, cuatro micrófonos, cámara de profundidad, sensor fotográfico de 2 megapíxeles y cámara de vídeo HD (capaces de capturar entorno y hologramas al mismo tiempo).

Las gafas reconocen nuestra voz, dirección de la mirada y gestos como principales vías de interacción. Sintetizan además el sonido espacial para que escuchemos los hologramas sin importar su ubicación, incluso si los tenemos detrás.

Resultan claves la CPU Intel con arquitectura de 32 bits y la Unidad Holográfica de Proceso (HPU 1.0) desarrollada íntegramente por Microsoft. Procesan gran cantidad de información por segundo y mapean nuestro entorno en tiempo real. Para ello, Hololens integra 64GB de memoria Flash y 2GB de RAM (2GB para la CPU y 1GB para la HPU). También cuenta con altavoces, ajuste físico de brillo y volumen, salida de auriculares y capacidad WiFi 802.11ac.

Se ha tenido muy en cuenta el confort, con una distribución óptima del peso (579 gramos) y regulador de ajuste para evitar la presión excesiva en orejas y nariz. Llevar gafas tampoco será un problema. Respecto a la batería, se prometen entre 2 y 3 horas de uso (hasta 2 semanas en modo de espera), aunque se permite el uso durante la carga.

Finalmente, el SDK alberga Windows 10 con las aplicaciones Windows Store, Microsoft Edge, Cortana y Camera. El sitio oficial señala un PC con W10 capaz de ejecutar Visual Studio 2015 y Unity 5.4 como únicos requisitos de desarrollo.

1 2

Sobre El Autor

Redactor Jefe

Licenciado en periodismo por la Universidad de Málaga, siempre con el propósito de especializarse en ocio electrónico y nuevas tecnologías. Actualmente reside en Madrid, donde ejerce como Jefe de Redacción para esta revista. En su década de experiencia ha prestado servicio a grupos de referencia como Axel Springer (Hobby Consolas), Dixi Media (La Información), Gamereactor (división española) o Hipertextual (Ecetia, AppleWeblog y ALT1040).

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.