Ante cada nuevo rumor sobre la renovación de tal o cual categoría de producto, nuestra voz interna insistía  en que la Worldwide Developers Conference es ante todo un evento de software. Sin ir más lejos, la WWDC de 2016 no albergó ni un sólo anuncio en cuanto a hardware, para decepción de usuarios y prensa generalista. Lógico que quisiésemos rebajar las expectativas; aunque el registro de nuevos Mac y iPad días antes de la conferencia inaugural hiciese saltar la liebre.

Tim Cook salió a escena ante un auditorio colosal, negándose a profundizar en estadísticas para dar paso a cuanto estaba por venir: “tenemos mucho que anunciar esta tarde, así que sólo diré que Apple lo está haciendo genial”. Las risas precedieron a seis actualizaciones de peso, comenzando por los sistemas operativos de la multinacional.

Cook pasó de puntillas por tvOS, aunque dando a entender que el set-top-box recibirá su ansiada versión 4K a final de año. Respecto a macOS, High Sierra (disponible este otoño) supondrá cambios menos aparentes de lo previsto, centrados en el rendimiento y la estabilidad. Mejoran Fotos, Siri, Mail o Safari, pero el aspecto diferencial será la adopción del Apple File System, sistema de archivos que acelerará sensiblemente cualquier proceso.

El rediseño de la App Store después de 9 años y la interacción Bluetooth del Apple Watch con maquinaria de gimnasio fueron otros anuncios estrella de la presentación.

El rediseño de la App Store después de 9 años y la interacción Bluetooth del Apple Watch con maquinaria de gimnasio fueron otros anuncios estrella.

Extrañó que la manzana mordida dedicase tantos minutos a desgranar su nueva tecnología de gráficos Metal 2, tal vez cansada de que los puristas critiquen el atraso del Mac. Por este motivo, la actualización de especificaciones para las líneas MacBook, MacBook Pro y iMac no aconteció de tapado, sino que se anunció a bombo y platillo. Puede que los desarrolladores de juegos sigan ajenos a macOS, pero cada vez tendrán menos excusas: los nuevos iMac con pantalla 5K (y profundidad de color de 10 bits) integran procesadores Kaby Lake de hasta 4,5 GHz, hasta 64 GB de memoria RAM y hasta 8 GB de VRAM dedicada con gráficas Radeon Pro 580. Esto último motivó la gran sorpresa de la velada: la compatibilidad con Steam VR, HTC Vive mediante. Apple responde así al creador de Oculus Rift, Palmer Luckey, quien espetó lo siguiente hará cosa de un año: “Puedes comprar un MacPro de 6.000 dólares y aún así estarías lejos de nuestras especificaciones recomendadas”.

Una muestra más de que Apple ha entrado en la carrera de los gráficos fue la compatibilidad con tarjetas gráficas externas, dado el precio desorbitado del iMac Pro, también protagonista indiscutible. Partirá de los 4.999 dólares y permitirá configuraciones de hasta 18 núcleos (procesador Xeon), 128 GB de RAM, 4 TB de almacenamiento y 22 teraflops de potencia gráfica por cuenta de una GPU Radeon Pro Vega. Todo en un ejercicio de diseño sin precedentes en cuanto a gestión térmica y bajo acabado oscuro. Será muy interesante comprobar cómo (o si) las principales editoras del ocio electrónico sacan partido a los caramelos presentados hace unas horas.

Y entonces llegó iOS 11, “un gran paso para el iPhone y un salto enorme para el iPad”. El eslogan deja bien claro que serán los usuarios de la tableta quienes más se beneficien de la actualización. Se cumplieron las previsiones de una Siri proactiva, el centro de control rediseñado y los pagos de Apple Pay entre usuarios, pero no fue hasta la introducción del nuevo iPad Pro que el sistema operativo cobró una nueva dimensión. Porque sí, los rumores sobre 10,5 pulgadas y marcos ínfimos se hicieron realidad, al tiempo que (por fin) se actualizó el modelo de 12,9 pulgadas. Los números impresionan: pantalla con 120 Hz de frecuencia de actualización, 600 nits de brillo, compatibilidad con vídeo HDR, chip A10X Fusion preparado para trabajar con imágenes a resolución 4K y las mismas 10 horas de autonomía que las versiones anteriores.

Nada de lo anterior tendría sentido sin novedades de software como el Dock, el selector de aplicaciones o la opción de arrastrar y soltar texto, fotos y archivos entre éstas (una multitarea potenciada). Quiere decir esto que, finalmente, el iPad se convierte en el equipo portátil que siempre soñamos. No es que macOS y iOS se hayan fusionado, pero la llegada de “Files” lo cambia todo. La aplicación permitirá gestionar archivos con una comodidad pasmosa, incluyéndose nuestros servicios de almacenamiento en la nube (iCloud, Dropbox, One Drive…). En lo que a un servidor respecta, el nuevo iPad Pro ofrece ya todo lo que necesito para trabajar cómodamente la edición de texto e imágenes. Sí, la tableta sigue desprovista de ciertas aplicaciones profesionales, pero eso cambiará muy pronto, encauzado por soluciones como Adobe Capture CC, Affinity Photo, Sharp 3D o Billings Pro.

Cook retornó dos horas después de arrancar la keynote. Restaba un sexto anuncio y todos daban por hecha la presentación del Siri Speaker, la repuesta a Amazon Echo y Google Home. Como se esperaba, los de Cupertino optaron por un enfoque diferencial: HomePod potencia la reproducción musical con siete altavoces inteligentes, capaces de analizar el entorno y dispersar en consecuencia cada matiz sonoro. Por su parte, seis micrófonos detectarán nuestras órdenes desde cualquier rincón de la habitación, sin importar el volumen de la música. Otro extra es la tecnología inalámbrica AirPlay 2, por la que podemos interconectar varios HomePods y controlarlos aún fuera de casa. Siri enlaza el invento con HomeKit, abriéndose infinitas posibilidades en cuanto a domótica. Fue esto lo menos comentado por Apple, la asistencia por voz, transmitiéndose una impresión errónea al usuario medio: HomePod es algo más que un altavoz, pero aún deben explicarnos por qué, lo que seguramente ocurra al revelarse el cacareado iPhone 8.

Más que por lo anunciado, la última keynote destacó por la hoja de ruta trazada; una en que la convergencia entre dispositivos se antoja efectiva y diferencial respecto a los competidores. iPad nunca abrazará macOS, pero iOS seguirá optimizándose para ofrecer las mismas opciones que su hermano mayor, de forma que no las incomode un panel táctil. Del mismo modo, HomePod prima la utilidad (Apple Music) frente al efectismo.

Sobre El Autor

Redactor Jefe

Licenciado en periodismo por la Universidad de Málaga, siempre con el propósito de especializarse en ocio electrónico y nuevas tecnologías. Actualmente reside en Madrid, donde ejerce como Jefe de Redacción para esta revista. En su década de experiencia ha prestado servicio a grupos de referencia como Axel Springer (Hobby Consolas), Dixi Media (La Información), Gamereactor (división española) o Hipertextual (Ecetia, AppleWeblog y ALT1040).

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.