Sin comerlo ni beberlo, HTC presentó al mundo su propio visor de realidad virtual; con Valve de aliada, nada menos. Pocos apostaban por un gadget de configuración compleja, a partir de los 800 dólares y que además reclamaba un equipo solvente (por encima del millar de euros) para rendir en condiciones. Las dudas se disiparon conforme las primeras unidades llegaban a los usuarios, sumergidos como nunca en su afición por excelencia.

La gran baza de HTC Vive fue el Room Scale o juego a escala de habitación: el conjunto de estaciones base, mandos y giroscopios del casco registran cada uno de nuestros movimientos con una precisión pasmosa. De este modo, el salón se transforma en campo de batalla, pudiendo transitarlo de punta a punta.

Justo hoy, 5 de abril, se cumple un año desde que experimentase en propias carnes lo que sonaba a ciencia ficción. Todavía, la experiencia más impactante de cuantas he vivido a los mandos. ¿Qué valoración puede hacerse del aniversario?  Primeramente, HTC Vive se ha coronado como el visor de realidad virtual más vendido para compatibles (cerca de 500.000 unidades frente a las 300.000 de Oculus Rift). Aunque Oculus VR acaba de implantar su propia solución de juego a escala (Oculus Touch), en un mercado tan elitista como éste siempre gana el primero en asentarse. Otra clave para la buena acogida de Vive es su apertura a la comunidad de desarrollo, de forma que HTC se ha convertido en la principal impulsora de la realidad virtual a escala global.

En estos 365 días, los taiwaneses (cuya división de smartphones sigue haciendo aguas) han emprendido toda clase de iniciativas. Vive X fue así el primer programa para el fomento de compañías especializadas en realidad virtual, contabilizándose un centenar de inversiones en San Francisco, Israel, Beijing, Shenzen y Taipei. A consecuencia, el número de utilidades y juegos compatibles con HTC Vive ha crecido exponencialmente, si bien la mayor parte adopta el formato de “experiencia“. Desarrollar en 360 grados es costoso y pocos estudios se muestran dispuestos a correr riesgos, limitándose a experimentar. Mientras, los jugadores de pro se desesperan, revisitando la veintena de juegos propiamente dichos disponibles en Steam y VIVEPORT (la plataforma digital asociada al visor).

htcvivepic

En el catálogo de Vive encontramos  aventuras (Arizona Sunshine), deportivos (Knock Out League), musicales (Thumper), RPGs (Vanishing Realms), simuladores (Job Simulator) y colecciones de minijuegos (The Lab). Pero si hay un género predominante ése es el del shooter, empeñado en hordas de enemigos que despachamos desde un punto fijo. Premisa que desaprovecha la posibilidades del sistema, pero resulta barata de producir. Por eso mismo  proliferan los acuerdos con las grandes productoras de Hollywood, originándose herramientas promocionales como John Wick Chronicles, The Man in the High Castle, Fifty Shades Darker o el contenido anunciado respecto a la adaptación de Ready Player One.

No, la perspectiva no es demasiado halagüeña en cuestión de gaming, pero Valve tiene varios títulos en la recámara y se han anunciado adaptaciones de éxitos recientes como Fallout 4 o DOOM. Por no hablar de aquellos títulos a priori exclusivos, que asaltan el resto de plataformas en un intento desesperado por rentabilizarse. Batman: Arkham VR es el último ejemplo, al que seguirá Resident Evil 7 en menos de un año.

Pero volviendo a fueros intentos, HTC ha asentado su propio conglomerado de estudios (Vive Studios) para asegurarse de que el visor no ‘pase hambre’. También justo hoy se pone en marcha el primer plan de suscripción para contenidos de realidad virtual (con un mes de prueba gratis para todos los usuarios), por el que podremos jugar con cinco títulos de nuestra elección durante 30 días, manteniéndolos o reemplazándolos al mes siguiente. Una idea del todo acertada, pues por lo que cuesta un juego modesto (unos 7 u 8 euros) podemos coquetear con varios. Estamos ante la tabla de salvación de esos pequeños estudios implicados en VR, incapaces de colocar sus productos de forma independiente. Tampoco es casual que la propia Microsoft vaya a pasarse al ‘modelo Netflix’ con su Xbox Game Pass.

HTC celebra el primer aniversario de Vive estrenando servicio de suscripción, rebajando cien dólares su precio recomendado y obsequiando a los usuarios con la descarga de Arcade Saga (valorado en 17,99 euros)

Interesa también la implicación de Vive para con sectores como el educativo, el sanitario o el medioambiental.  Por ejemplo, “VR for Impact” apoyará a las Naciones Unidas en el desarrollo de experiencias de concienciación (hambrunas, conflictos armados, calentamiento global…). También se están implantado visores en diferentes escuelas de China, probándose el mayor rendimiento académico de sus alumnos.

Visto así, el primer año de HTC Vive no ha sido en balde. ¿Qué esperamos de este segundo? Para empezar una buena ristra de periféricos, como el Deluxe Audio Strap (banda de sujeción más cómoda, sin velcros y con auriculares acoplados) o el Vive Tracker, que puede acoplarse a cualquier objeto cotidiano para transformarlo en ítem dentro del juego. Otro avance significativo será el adaptador inalámbrico desarrollado por TPCast, que nos permitirá jugar sin cables ni rastro de latencia, algo que creíamos impensable. Llegará todo ello en el tercer trimestre, esperemos que con un catálogo finalmente acorde. A este respecto, los anuncios de Oculus VR y Sony se antojan igualmente determinantes para que la realidad virtual no vuelva a caer en saco roto; para que no tengamos que darle la razón a quien vaticinaba que nuestros cascos acabarían cogiendo polvo en cuestión de seis meses.

Sobre El Autor

Redactor Jefe

Licenciado en periodismo por la Universidad de Málaga, siempre con el propósito de especializarse en ocio electrónico y nuevas tecnologías. Actualmente reside en Madrid, donde ejerce como Jefe de Redacción para esta revista. En su década de experiencia ha prestado servicio a grupos de referencia como Axel Springer (Hobby Consolas), Dixi Media (La Información), Gamereactor (división española) o Hipertextual (Ecetia, AppleWeblog y ALT1040).

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.