Si hablando de videojuegos mencionamos las palabras “misión”, “caza” y “monstruos”, enseguida nos viene a la cabeza Monster Hunter. Y es que con más diez años de bagaje a sus espaldas y alrededor de una veintena de títulos en su haber, Monster Hunter ha logrado alzarse como una de las franquicias más populares y prolíficas de Capcom. La licencia ha llegado a convertirse en un auténtico fenómeno social en Japón, sobre todo en los últimos años en los que, ligada exclusivamente a Nintendo 3DS, ha consolidado el monopolio de su género en la portátil creando una gran comunidad de fans y cosechando numerosos éxitos.

Aún con el paso del tiempo, la base principal sobre la que se desarrolla Monster Hunter no ha variado mucho: partimos de una aldea desde la que, tras aceptar una misión de caza o recolección, se nos envía directamente a un territorio predeterminado en el que cumplir nuestro objetivo. La reiteración de esta idea simple de acción y exploración ha resultado efectiva y entretenida pero, tras sucederse las diferentes entregas, corre el riesgo de quedarse estancada y volverse repetitiva. Parece ser que por este motivo Capcom decidió sorprendernos con Monster Hunter Stories, un giro de guión a modo de spin-off que aterrizó a finales del año pasado en Japón.

En un principio no parecía entrar en los planes de Capcom el acercamiento a Occidente de la aclamada vuelta de tuerca de la franquicia, pero por fin, tras hacerse de rogar, aterrizará en Europa el próximo septiembre.

Monster_Hunter_Stories_Screenshot_03

Monster Hunter Stories conserva todos los elementos fundamentales que caracterizan a la saga pero pretende poner énfasis en la historia, los personajes y su evolución, aspectos que en el resto de títulos se han desarrollado lo estrictamente necesario. Los cazadores y los monstruos siguen existiendo tal y como los conocemos, pero esta vez el argumento pretende alejarse de las típicas cacerías para dejar paso a la crianza y a los vínculos entre los personajes y los monstruos. En esta ocasión formamos parte de una tribu hasta ahora desconocida, los Riders, y al más puro estilo Pokémon recorremos el mundo recolectando los huevos de las diversas especies de monstruos (cada una con habilidades y capacidades propias) para criarlos, usarlos como montura y formar un equipo de hasta seis acompañantes. Así, en nuestro camino iremos descubriendo grutas y cuevas en las que de manera sigilosa o a golpe de espada sortearemos a las criaturas enemigas en busca de nuevos nidos que saquear.

Pero Monster Hunter Stories no solo innova en el enfoque narrativo sino que salta totalmente de género para convertirse en un RPG de corte clásico con un trasfondo bien estructurado, dejando atrás los combates en tiempo real para dar paso a las batallas por turnos. Las mecánicas de los enfrentamientos se basan en un sistema de ataques triangular: ágil, potente o técnico, donde cada uno es fuerte o débil contra otro. Una estructura sencilla pero que no pierde dinamismo gracias a elementos extra como la opción de vincularnos con nuestro monstie.

Monster Hunter se convierte en un RPG de corte clásico y trasfondo bien estructurado

Otro de los aspectos en que Monster Hunter Stories se distingue de sus predecesores es en el apartado gráfico. En este punto han sabido sacarle el máximo partido a la portátil de Nintendo, con unos personajes y escenarios sobresalientes. El título cuenta con mayor colorido, una apariencia más animada y la introducción de cinemáticas bien elaboradas, simpáticas y divertidas que lo hacen más atractivo y amable para el gran público y los más pequeños.

Desde aquí os animo a probar la demo gratuita de Monster Hunter Stories, disponible desde principios de agosto en la eShop de Nintendo, con la que podréis disfrutar de las cinco primeras horas de juego. Además, todos los avances conseguidos en esta demo se mantendrán una vez nos hagamos con el juego completo, a partir del próximo 8 de septiembre.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.