Slightly Mad Studios, de la mano de Bandai Namco, vuelve a la carga con su todopoderoso simulador de conducción Project CARS. Esta segunda parte verá la luz el próximo 22 de septiembre para todas las plataformas (salvo Switch).

Hace ya un par de años quedábamos atónitos ante uno de los desarrollos más titánicos en cuanto a juegos de conducción. Las opciones de configuración de las que gozaba el primer Project CARS, así como su obsesión por el realismo, lo convirtieron en uno de los mejores simuladores de la historia, si no el mejor. Siendo honestos, lograba sacar los colores a títulos tan consagrados como Gran Turismo o Forza Motorsport y, en mi humilde opinión, sólo encontró rival en Assetto Corsa y otros simuladores para PC.

Ahora que hemos probado el software, sólo podemos aseverar que el estudio británico vuelve a la carga con un juego igual o incluso más obsesivo que el primero pero que, a falta de un veredicto final, parece pecar de los mismos –pequeños- errores que su antecesor.

Punto y aparte para comentar la increíble industria desarrolladora que tiene Reino Unido cuando hablamos de carreras. El país de Shakespeare nos está dando algunos de los mejores años del género gracias a estudios como Codemasters o los propios Slightly Mad.

project-cars-2-screen-03-ps4-eu-26jan17

Volviendo a Project CARS 2, hay unos cuantos datos que comentar: 15 pilotos profesionales han supervisado el juego y los circuitos se han capturado con un minucioso sistema de escaneado láser, aspectos con los que se pretende acercarnos la quinta esencia de la conducción simulada.

Sin embargo, y como antes comentábamos, hemos vuelto a encontrarnos con los mismos errores que en su antecesor. El juego tiene espíritu de simulador y esto es algo que marca a fuego toda la experiencia jugable. Es de agradecer que el estudio intente acercarlo a cualquier tipo de jugador, pero no lo logra. ¡Ojo! Esto no tiene por qué penalizar al juego, pero no podemos dejar de comentar como, en los modos más sencillos, con la IA reducida y las ayudas activadas, el título se vuelve errático y el motor de físicas y colisiones hace de las suyas.

A falta de la versión final, parece que este punto no ha mejorado, y personalmente creo que Slightly Mad debería dejar de intentarlo. Nadie les pondrá un solo pero si se centran en la búsqueda del realismo total. Tema aparte son las ventas potenciales, que muy probablemente empujen a Namco y Slightly Mad a intentar llegar a cuanto más público mejor.

Otro factor importante es el llamado LiveTrack 3.0, que provee unas condiciones climáticas o de ciclo día-noche cambiantes, que afectan a la temperatura de la superficie de carrera. Las balsas de agua se pueden secar, los circuitos pueden perder adherencia al enfriarse bajo condiciones adversas… factores que debemos tener en cuenta a la hora de seleccionar vehículo o reglajes y respecto a nuestro estilo de conducción.

La simulación más exigente no termina de cogerle el gusto al mando

A nivel visual sigue siendo una gozada, especialmente y como viene siendo norma, en cuanto a la recreación de los más de 200 vehículos disponibles (170 con licencia y prestaciones calcadas a las reales) y los circuitos calcados. Sigue faltando algo de ‘vida’ en ellos, pero sinceramente, ¿a quién le importa cuando tienes semejante bestia parda entre manos?

El control vuelve a ser uno de los lastres del juego. Seamos honestos: Project CARS 2 se debe jugar con volante. No niego que pueda estar más o menos bien adaptado al mando pero, más allá de la perdida de inmersión que esto supone, el control se vuelve un tanto errático en los niveles de dificultad más bajos.

Project Cars 2 incluirá una nueva disciplina de rally en asfalto llamada Rallycross. Este modo de carreras con saltos, obstáculos y demás parafernalia se suma a los otros siete del juego, con más de 50 circuitos entre pistas generales y variantes. 

En cuanto al multijugador, soportará hasta 32 jugadores simultáneos en PC, donde alcanzará resoluciones 12K. Ahí es nada. También ofrecerá compatibilidad con visores de realidad virtual, a falta de saber si llegará a PlayStation VR. 

Finalmente, sobre el modo para un jugador que tan fríos nos dejó hace un par de años, Project CARS 2 incorpora un sistema de avance por niveles que te permite empezar desde lo más bajo (de las categorías de karting al Tier 1). Un sistema parecido al visto en juegos de las mismas características y que, obviamente, encaja a la perfección.

Saldremos de dudas con la versión final, pero parece que Bandai Namco se ha volcado con la franquicia. Si también tenemos en cuenta sus aspiraciones eSport, estamos ante uno de los aspirantes a rey de la conducción este año (junto a Gran Turismo Sport y Forza Motorsport 7).

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.