El anuncio de una nueva keynote se ha visto empañado por la sanción de 13.000 millones de euros impuesta a Apple por la Unión Europea. Su ventajosa tributación en Irlanda (en lugar de las respectivas naciones donde opera la multinacional) se revoca con efecto retroactivo, por mucho que los de Cupertino defiendan su buen hacer a capa y espada. “Recurriremos”, ha explicado Tim Cook en una carta dirigida a sus usuarios del viejo continente.

Esos 13.000 millones de euros (14.500 millones de dólares más impuestos) suponen el doble del beneficio global de Apple durante el último trimestre y equivalen, por ejemplo, al 6,2% del producto interior bruto de Irlanda. Más que un agujero económico, la multa supone una mácula para la imagen de Apple en Europa, justo en un momento determinante para el porvenir de sus divisiones. Las ventas de ordenadores y tabletas electrónicas decrecen, mientras la rumorología insiste en un iPhone 7 demasiado continuista.

Porque si hay algo impepinable respecto a la próxima keynote de Apple (prevista el miércoles 7 de septiembre a las 19:00 horas peninsulares) es la presentación de su próximo smartphone. Por mucho que un servidor se empeñase en iPhone 6SE como nomenclatura, el juego de palabras inherente a la invitación no deja lugar a la duda: “Nos vemos el 7”. Un iPhone 7 tiene pleno sentido, considerando el éxito sin precedentes del Galaxy S7 Edge y la necesidad de imprimir sentido de la novedad al teléfono. Se comentó por activa y por pasiva que Cook buscaba un ciclo de renovación a tres años, por lo que el nuevo terminal variaría bien poco respecto a su predecesor. ¿Veremos un iPhone 8 coincidiendo con su décimo aniversario el año que viene?

Sea como fuere, podemos dar por seguro un diseño en la línea del iPhone 6, que reubicará las bandas de antena traseras (ahora en los bordes superior e inferior) y seguramente descarte el puerto jack de 3,5 milímetros en favor de unos AirPods inalámbricos (ya registrados). La carencia del conector daría paso a ventajas como la ansiada certificación IP68 (resistencia al polvo y al agua) o un segundo altavoz.

iphone_7_4

En las últimas horas se ha hablado también de un nuevo color para la carcasa, gracias a la filtración de las supuestas ranuras SIM. Hablaríamos así de un iPhone 7 en oro, oro rosa, gris espacial, plata y negro brillante (al más puro estilo Mac Pro), material harto susceptible a marcas y huellas. Atrás quedaría el rumor sobre una tonalidad “deep blue”.

Lo que sí resulta seguro es una mejora en la capacidad de procesamiento, de la mano de un nuevo par de chips: A10 y M10. Si tomamos en consideración el incremento porcentual del chip A9, este A10 albergaría una CPU hasta un 70% más rápida que el modelo precedente, al tiempo que mejoraría el consumo de batería. Sobre ésta hablan las especificaciones publicadas por Softpedia: 1960 mAh para el iPhone 7 (desde los 1715 mAh del iPhone 6S) y 2910 mAh para el iPhone 7 Plus (desde los 2750 mAh del iPhone 6S Plus). Repasándolas evidenciamos también unos paneles idénticos en tamaño y resolución: 4,7 pulgadas (750 x 1334 píxeles) y 5,5 pulgadas (1920 x 1080 píxeles).

La óptica es otro punto de mejora obligatorio. Algo en lo que todos los informantes coinciden es en los 3 GB de RAM para el iPhone 7 Plus, dada la inclusión de una cámara dual (dos sensores de 12 megapíxeles y apertura f/1.9 según Softpedia). Os preguntaréis qué ventajas implica una cámara doble: básicamente la toma de mejoras fotografías de noche o en movimiento, un incremento de la resolución y la posibilidad de enfocar dos puntos simultáneamente. En lo que al iPhone 7 respecta, las únicas diferencias residirían en la apertura del sensor y el tamaño de los píxeles.

Puede que este iPhone 7 no integre el codiciado panel de OLED, pero necesitará de alguna novedad significativa. Se comenta que el botón Home perderá su pulsación característica para convertirse en táctil, ofreciendo una respuesta similar a la del aplaudido Magic Trackpad. Un paso intermedio hasta su integración en la propia pantalla, lo que no ocurrirá hasta 2017 como pronto.

Captura de pantalla 2016-08-31 a las 12.59.57Captura de pantalla 2016-08-31 a las 13.00.04

Tampoco se descarta la inclusión de una pantalla True Tone, como la vista en el iPad Pro de 9,7 pulgadas: reflejos reducidos al mínimo y ‘absorción’ de la tonalidad ambiental para una visualización más cómoda. Todo esto tendrá un precio y, a tenor de la imparable subida de los últimos años (45 euros por una funda de silicona o hasta 120 por el conjunto de Smart Cover y Silicone Case para iPad), no será barato. Quedaría el consuelo de un modelo básico de 32 GB (ya no 16 GB), con opciones de 128 GB y 256 GB.

Ahora bien, ¿se presentará algo más durante la keynote? La costumbre dice que sí, siendo lo más lógico pensar en la segunda versión del Apple Watch. Algunos modelos del original rozan el agotamiento y varios proveedores de componentes confirman pedidos ingentes por parte de Apple. Además, estando el smartwatch tan ligado al teléfono, prima una presentación conjunta.

Según parece, este Apple Watch 2 mantendría diseño, aunque con un procesador hasta un 35% más potente (aplicaciones nativas y más rápidas), conectividad GPS y batería de 334 mAh (frente a los 246 mAh del modelo original en 42 milímetros). Una vez más, no sería hasta 2017 cuando recibiríamos un Apple Watch con acceso a redes móviles y diseño completamente renovado.

En el ámbito de ordenadores y tablets no esperamos gran cosa de cara al día 7, pues Bloomberg da por hecha una segunda keynote el próximo octubre. Asistiríamos aquí a la renovación de las líneas MacBook Pro (banda OLED sobre el teclado para el despliegue de opciones contextuales), MacBook Air (soporte USB-C) y iMac (nuevas GPU de AMD). También veríamos un nuevo monitor externo con resolución 5K y gráfica integrada, tras la práctica descatalogación del Thunderbolt Display. Andaría detrás LG, como ocurre con los paneles 5K del iMac.

Nada se dice sobre el iPad, considerando el lanzamiento del modelo Pro de 9,7 pulgadas el pasado marzo. Apple esperará a 2017 para renovar su tableta, lo que pasa por descontinuar la gama Air y vitaminar el iPad Mini. Sí que podríamos recibir novedades en cuanto a software, siendo la más atractiva la posibilidad de utilizar el Apple Pencil a lo largo y ancho del sistema operativo y no únicamente en aplicaciones dedicadas. Sabremos más al respecto en octubre, asegura 9to5Mac.

Así las cosas, la keynote del 7 de septiembre intentará que pasemos por cajar para renovar nuestro teléfono y reloj… Algo debe estar escapándosenos cuando, a tenor de las filtraciones, ninguna propuesta se antoja especialmente atractiva.

a19852fd33f31d

Sobre El Autor

Redactor Jefe

Licenciado en periodismo por la Universidad de Málaga, siempre con el propósito de especializarse en ocio electrónico y nuevas tecnologías. Actualmente reside en Madrid, donde ejerce como Jefe de Redacción para esta revista. En su década de experiencia ha prestado servicio a grupos de referencia como Axel Springer (Hobby Consolas), Dixi Media (La Información), Gamereactor (división española) o Hipertextual (Ecetia, AppleWeblog y ALT1040).

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.