Curioso que las mayores sorpresas de la keynote de hace unas horas proviniesen de terceros. O no tanto, pues las filtraciones son ya una constante en torno a la compañía de la manzana. Tal así que ya conocíamos el 90% de cuanto los de Cupertino tenían por contarnos. iPhone 7 y la segunda generación del Apple Watch ya son una realidad.

El mayor golpe de efecto, como decíamos, provino de la mismísima Nintendo. Shigeru Miyamoto subió a escena para mostrarnos Super Mario Run, disponible este diciembre para dispositivos iOS. Se trata de una exclusiva temporal, por la que el fontanero también irrumpirá en iMessage stickers mediante. Un juego de plataformas con desplazamiento automático y niveles definidos (nada de endless running), que podremos disfrutar en cualquier parte: “Super Mario ha evolucionado cada vez que se ha enfrentado a una plataforma nueva y, por primera vez, los jugadores podrán disfrutar de un juegos completo de Super Mario con una sola mano, lo cual les dará la libertad de jugar mientras viajan en metro o, mejor aún, comiendo una hamburguesa”.

Los de Kyoto prometen además un modo competitivo y la creación de nuestro propio Reino Champiñón con las monedas que vayamos recolentando, todo ello a un precio módico (si bien la descarga será gratuita para quienes tan sólo pretendan echar un vistazo).

Pocos minutos después supimos que Niantic trabaja en la adaptación de Pokémon GO para Apple Watch, de forma que el reloj contabilizará nuestros pasos y nos alertará de criaturas o Poképaradas próximas, permitiendo acopiar ítems sin recurrir al teléfono. ¿Pero qué ofrece la “Series 2” del Apple Watch? Mejoras secundarias bajo la misma carcasa, tal y como aseguraban fuentes cercanas a las cadenas de producción: su principal baza es la resistencia a la inmersión, permitiendo sesiones prolongada de nado (y su monitorización). A este respecto, se ha blindado el compendio de micrófono y altavoz, responsable de expulsar el agua con su propia vibración. El GPS integrado también hará las delicias de los deportistas, dada la lentitud de posicionamiento del modelo anterior. De hecho, Series 2 integra un procesador de doble núcleo que duplica la velocidad del reloj y sus aplicaciones, máxime con el lanzamiento de wathOS 3 el próximo martes. Mejora igualmente la pantalla, con  1.000 nits de luminosidad para una mejor visualización a pleno sol.

Habrá que esperar a 2017 (como pronto) para un ‘Apple Watch Series 3′ rediseñado, esta vez en materiales como el titanio o el platino, junto a una pulsera inteligente y con mejoras significativas en uno de sus puntos flacos: la autonomía.

Y respecto al nuevo iPhone, Cook ha sucumbido a la presión de la competencia apodándolo con un 7. Desconcertante dado el continuismo estético y el décimo aniversario del gadget el año próximo, cuando los especialistas confían en una renovación completa. Por eso mismo la mayoría de usuarios se debaten entre adquirir un iPhone 7 (especialmente quienes vienen del iPhone 6) o esperar a un iPhone 8 con rumoreada pantalla OLED sin marcos, que a su vez integre cámara y botón Home. Porque parece improbable que los de la manzana mordida arriesguen con el mismo diseño por cuarto año consecutivo (¿iPhone 7S?).

Sea como fuere, los nuevos iPhone cumplen todas y cada una de las filtraciones publicadas: bandas de antena en los extremos superior e inferior, nuevos colores en negro mate y brillante, cámara dual para el iPhone 7 Plus, botón Home Force Touch, sonido estéreo y el consabido chip A10 (el doble de potente que el A8). Novedades que impresionan más en prueba de campo que sobre el papel, ciertamente, como demuestran las instantáneas con doble zoom óptico (hasta 10 aumentos en digital) y profundidad de campo. Lo consiguen dos sensores de 12 megapíxeles (teleobjetivo y gran angular), que en conjunto acercan la fotografía del bolsillo a la profesional.

La pantalla del iPhone 7 resulta además un 25% más brillante y presume de “amplia gama cromática“, esto es, una representación del color equivalente al estándar cinematográfico. Cuestión de cada cual decidir si tales características compensan el menor sentido de la novedad o la ausencia de puerto para auriculares, que ahora conectaremos vía Lightning. De agradecer la inclusión de un adaptador, cuando todos dábamos por hecho que tocaría pagar por él.

Los instantes finales de la keynote se centraron en los también filtrados “AirPods“, airculares inalámbricos con tecnología propietaria para un menor consumo energético (el iPhone 7 promete dos horas más de batería que su antecesor), micrófono y acceso inmediato a Siri. Su estuche a modo de cargador garantiza hasta 24 horas de autonomía, si bien una carga completa nos permite usarlos a nuestro aire durante 5 horas. ¿Lo más atractivo? La carencia de emparejamiento: los AirPods se conectan automáticamente a cualquiera de nuestros dispositivos compatibles, incluso al pasar de uno a otro.

Podemos decir que Apple reafirma su apuesta para cada uno de sus dispositivos estrella. Nadie puede dudar de que el iPhone 7 es el mejor iPhone fabricado hasta la fecha, pero sí de que su premisa resulte suficiente. Un ‘sí pero no’ que también aplica al Apple Watch Series 2 (¿realmente necesitas un reloj acuático?). La lógica dicta esperar a una renovación absoluta de ambos gadgets… si consigues resistirte una vez los tengas delante.

iPhone 7, iPhone 7 Plus y Apple Watch Series 2 podrán reservarse este viernes, 9 de septiembre. Se pondrán a la venta una semana después, el 16 de septiembre. Partirán de los 769€, 909€ y 439€ respectivamente.

Sobre El Autor

Redactor Jefe

Licenciado en periodismo por la Universidad de Málaga, siempre con el propósito de especializarse en ocio electrónico y nuevas tecnologías. Actualmente reside en Madrid, donde ejerce como Jefe de Redacción para esta revista. En su década de experiencia ha prestado servicio a grupos de referencia como Axel Springer (Hobby Consolas), Dixi Media (La Información), Gamereactor (división española) o Hipertextual (Ecetia, AppleWeblog y ALT1040).

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.