Apple ya no acostumbra a las sorpresas. Lo intenta, pero las cadenas de producción tienen la lengua demasiado larga. El rumoreado iPhone X no resulta excepción, si bien las informaciones surgidas se contradicen. Nos remontamos al 13 de abril, cuando Weibo publicó el supuesto esquema técnico del próximo iPhone. En resumidas cuentas: ese iPhone 8 (también referido como iPhone Edition) optaría por un cuerpo en aluminio y un panel de marcos mínimos; único aspecto en que coinciden las filtraciones.

En cuanto al dorsal, la cámara dual del iPhone 7 Plus se convertiría en estándar, solo que dispuesta en vertical. El logotipo de Apple seguiría presente, aunque con un compañero inesperado: el sensor de huella dactilar o Touch ID, debido a problemas de integración bajo la pantalla. Porque sí, el botón Home desaparecería en favor de uno virtual.

Respecto a dimensiones, las fuentes de Weibo equiparan el terminal con un iPhone 7 (149 por 72 milímetros), acercándose en grosor al modelo Plus (8,6 mm). Con todo, la carencia de marcos permitiría una pantalla superior a todo lo visto: OLED de 5,8 pulgadas.

Días después leímos en Bloomberg sobre el anuncio no de uno, sino de tres iPhones este otoño: a los previsibles iPhone 7s y 7s Plus se sumaría el modelo premium. Sobre éste, los de Cupertino habrían rechazado un panel de curvatura “drástica” por sus dificultades de producción en masa. Así, el iPhone décimo aniversario contaría con una pantalla “ligeramente” curvada y sin marcos, sobre un cuerpo de cristal encapsulado por un bisel metálico. También aquí se describen 5,8 pulgadas OLED, aunque sin consenso sobre el sensor Touch ID. Apuestan unos por integrarlo en la pantalla y otros por suprimirlo en favor de un sensor de iris (algo poco probable, dada su escueta fiabilidad).

Panel OLED, cuerpo en aluminio o cristal e integración de Touch ID son los puntos en conflicto respecto al iPhone décimo aniversario

Bloomberg riza el rizo asegurando una doble cámara no sólo trasera, también frontal e inherente a la pantalla. Esto último supondría otro conflicto al fabricante (Foxconn), por lo que todo estaría en el aire. Lo que sí parece seguro es que los iPhone 7s preservarán estética y tipo de panel (LCD) para no irse de precio al mejorar sus especificaciones.

La última filtración sobre el iPhone 8 llegó hace unas horas en formato fotográfico. Las imágenes muestran un teléfono en cristal en lugar de aluminio, si bien corresponden a un armazón. La falta de componentes nos impiden elucubrar si la carencia de Touch ID se debe a su fusión con la pantalla o a su eliminación, ya que la parte posterior de la maqueta tan sólo presenta una cámara dual en vertical. Tampoco hay rastro del logo de Apple.

La publicación de Bejamin Geskin señala una pantalla cuasi continua, con una pequeña hendidura para el altavoz. De hecho, esquemas adicionales indican que la cámara frontal y el sensor de iluminación resultarían invisibles. Por su parte, los botones de encendido y volumen mantendrían sus posiciones.

Otras características que se dan por hechas para el nuevo iPhone son: carga inalámbrica, 3 GB de RAM, panel de 521 píxeles por pulgada y la persistencia del conector Lightning pese al estándar USB-C de los últimos MacBook.

Sobre El Autor

Redactor Jefe

Licenciado en periodismo por la Universidad de Málaga, siempre con el propósito de especializarse en ocio electrónico y nuevas tecnologías. Actualmente reside en Madrid, donde ejerce como Jefe de Redacción para esta revista. En su década de experiencia ha prestado servicio a grupos de referencia como Axel Springer (Hobby Consolas), Dixi Media (La Información), Gamereactor (división española) o Hipertextual (Ecetia, AppleWeblog y ALT1040).

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.