No voy a descubriros nada, no voy a comentar las magnificas o pésimas cualidades del último videojuego, ni los maravillosos gráficos de nada. NO. Hoy solo quiero escribir sobre mi amor casi olvidado por el primer Resident Evil; amor y devoción recuperados gracias a la remasterización en HD hecha por CAPCOM.

Cierto, el juego nos trae algunas novedades cosméticas, que no hacían falta para traer a nuevos jugadores al título que marcó a toda una generación. Pero quiero hablaros de algo distinto. De ese hito irrepetible.

resident-evil-hd-1

Y vamos a ello, a la recuperación de una experiencia que tuve por primera vez allá por 1996, cuando no llegaba a la veintena y había días que no salía, simplemente, porque prefería quedarme matando zombies. En plena adolescencia y pasando de todo lo que no fuesen los zombies… ¿Os lo podéis creer? Ya podía yo haber quedado con Erika Eleniak (los más jóvenes no tenéis ni idea de lo que os habéis perdido por haber nacido tan tarde, echadle un vistazo a Los Vigilantes de la Playa); pues como iba diciendo, ya podía yo haber quedado con la fémina de mis sueños, que por mí, podía esperar sentada. Yo estaba en mi mansión en Raccoon Forest, en las Montañas Arklay.

Los elementos que hacían de este juego una experiencia extremadamente inquietante siguen estando ahí

De nuevo puedes elegir ser Jill (un poquito más fácil) o Chris; y la dinámica es la misma, investiga la casa, resuelve enigmas para poder seguir avanzando por la Mansión, y lo más importante: defiéndete de esos terroríficos engendros del mal que la pueblan y que harán que tires el mando por los aires en más de una ocasión, a la vez que lanzas un gritito en un tono MUY POCO masculino. Creedme.

Los elementos que hacían de este juego una experiencia extremadamente inquietante siguen estando ahí: puedes llevar encima una cantidad limitada de objetos, así que irás acumulando hierbas y mezclándolas como un vulgar boticario; tus balas son limitadas. Haz que duren. He de decir que he intentado matar zombies a patadas solo por ahorrar un par de balas. Investiga tu entorno, porque está lleno de pistas que necesitarás desvelar para poder avanzar en el juego, pero no te preocupes, ninguno de los acertijos es tan complicado como para que necesites tirar de guía.

resident-evil-hd-2

Y no te confíes si has jugado el Resident Evil original del 96 o la remasterización para GameCube de 2002, algunas cosas han cambiado y el mapa de la Mansión ya no es tal y como lo recuerdas. Algo tenían que hacer para que la jugabilidad no se viese perjudicada, y lo han hecho bien, muy bien, no solo no la han perjudicado, la han mejorado. Y no olvides que necesitarás cinta de máquina de escribir para poder guardar tus avances en el juego, utilízala sabiamente. Eso es posiblemente lo que más me ha desconcertado y lo que peor he llevado. Ya no me muero y resucito exactamente en el mismo lugar donde fui cruel e injustamente devorado por el zombi de turno. No. Resucito en el último punto de guardado. Y confieso que tuve que empezar desde el principio varias veces por olvidar guardar mi partida ¡A eso nos han llevado los modernos videojuegos!

Si este es tu primer acercamiento al Resident Evil original, enhorabuena, me das más envidia de la que puedo describir con palabras. Si, al igual que este que escribe, lo jugaste en tu juventud y ahora solo quieres rememorar viejos tiempos, también enhorabuena. Posiblemente sea uno de los juegos que mejor han envejecido, muy superior a algunas de sus secuelas y hará que recuperes tu pasión por los zombies… Si es que alguna vez la perdiste. Ahora, escucha los pasos mientras te acercas a la tenebrosa puerta, ábrela y…

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.