118 millones de reproducciones acumula la grabación de un gato disfrazado de pirata en Facebook. Una minucia en comparación a las 30.000 millones de visitas que esta clase de vídeos suman en YouTube anualmente. Su audiencia no se limita a padres y madres de mininos, sino también a oficinistas expertos en procrastinación.

Seas cuales sean las causas por las que nos cautivan estas deidades egipcias, lo cierto es que impregnan cada resquicio cultural. El ocio electrónico no es excepción, aunque el llamado ”mejor amigo del hombre” siempre haya tenido un papel predominante (DogChild, como ejemplo más reciente). En los últimos meses hemos detectado un auge del software protagonizado por gatos, lo que no veíamos desde el boom de las plataformas bidimensionales allá por las décadas de los 80 y 90. Acompañadnos en este repaso por las aventuras con zarpas más recordadas del videojuego:

Alley Cat

Alley Cat llegó en 1983 a la familia Atari de 8 bits. Se trata de uno de los primeros títulos protagonizados por un felino, “Freddy el gato”, cuyo objetivo es encandilar a su amada “Felicia” cometiendo toda clase de fechorías domésticas. Además de esquivar basura entre canes enfurecidos, debemos perseguir ratones, robar comida o liberar jilgueros… para cazarlos al vuelo.

Alley Cat 2 apareció como fangame en 2006 e incluso se intentó una reimaginación del original en 2012, por medio de la financiación colectiva.

Rockin’ Kats

Comercializado en Japón como N.Y. Nyankies, Rockin’ Kats fue un plataformas de scroll lateral aparecido para NES allá por 1991. Atlus firmó los devaneos de Willy, músico de jazz gatuno bajo el nombre artístico de The Rockin’ Kat. Como en otros títulos de la época, una damisela es raptada y hemos de rescatarla, para lo que contamos con una pistola a modo de puño extensible.

Bubsy in Claws Encounters of the Furred Kind

Claws Encounters of the Furred Kind fue la primera de muchas aventuras protagonizadas por Bubsy, el gato más famoso del videojuego en tiempos de Sonic the Hedgehog. Otro colorido plataformas 2D, desarrollado y publicado por Accolade para MegaDrive y Super Nintendo en 1993. Sorprende que Michael Berlyn (Altered Destiny) idease la estrambótica premisa, donde unos alienígenas se empeñan en nuestra colección de ovillos.

El éxito moderado de Bubsy le valió una segunda entrega al año siguiente. Después llegaron Bubsy in: Fractured Furry Tales para Atari Jaguar y Bubsy 3D: Furbitten Planet, considerado uno de los peores juegos de todos los tiempos.

El recopilatorio Bubsy Two-Fur llegó a Steam hace unas semanas.

Socks the Cat Rocks the Hill

Aquí un juego que jamás llegó a ver la luz. Al contrario de lo que pueda parecer, no pesó la marcada sátira política, sino el cese de su editora (Kaneko). Socks the Cat Rocks the Hill nos convertía en el gato de Bill Clinton, con la misión de advertir del robo de armamento nuclear al otrora presidente de los Estados Unidos.

Entre otros escenarios visitaríamos enclaves de Washington D.C. como el Pentágono o el Despacho Oval de la Casa Blanca. ¿Los archienemigos? Gerald Ford, Jimmy Carter, Ross Perot e incluso la mascota real del mismísimo George H. W. Bush: el perro Millie.

Kaneko tuvo que pagar para utilizar el nombre e imagen de Socks, cuyos derechos eran propiedad de un club de fans: Presidential Socks Partnership. Aunque el código estaba listo para duplicación, tan solo fue disfrutado por coleccionistas.

Garfield, un asiduos de los circuitos

La tira cómica de Jim Davis se encuentra entre las más explotadas mediáticamente, también en videojuegos. No hay título reseñable para el anaranjado comedor de lasaña, aunque no será por no haberlo intentado: Garfield: Big Fat Hairy Deal (1987), Garfield: Winter’s Tail (1989), A Week of Garfield (1989), Garfield Labyrinth (The Real Ghostbusters en Europa y Mickey Mouse IV en Japón, 1993), Garfield: Caught in the Act (1995), Garfield’s Mad About Cats (2000), Garfield (2004), Garfield: The Search for Pooky (2004), Garfield and His Nine Lives (2006), Garfield: A Tail of Two Kitties (aprovechando el tirón de la adaptación cinematográfica, 2006), Garfield’s Nightmare (2007), Garfield Gets Real (2008), Garfield’s Fun Fest (2008) y The Garfield Show: Threat of the Space Lasagna (2010).

Juegos de plataformas o acopios de minijuegos mediocres, como dejan entrever las poco distantes fechas de lanzamiento.

Claw

Monolith Productions lanzó Claw (PC) en 1997. Un plataformas 2D protagonizado por el gato pirata Nathaniel Joseph Claw, hecho prisionero por los ‘Cocker-Spaniards’ tras el abordaje de su nave. Fue comparado con franquicias como Super Mario y Crash Bandicoot, aplaudiéndose su apartado artístico y no tanto una dificultad alarmante.

Una secuela enteramente tridimensional (Captain Claw 2 in 3D) estuvo en preparación, antes de que Monolith transfiriese todo el material a Techland (sí, los de Dead Island). El desarrollo sufrió varias metamorfosis a manos del estudio polaco, renombrándose “Jack, the Pirate Fat” y finalmente “Nikita: The Mystery of the Hidden Treasure“.

1 2

Sobre El Autor

Redactor Jefe

Licenciado en periodismo por la Universidad de Málaga, siempre con el propósito de especializarse en ocio electrónico y nuevas tecnologías. Actualmente reside en Madrid, donde ejerce como Jefe de Redacción para esta revista. En su década de experiencia ha prestado servicio a grupos de referencia como Axel Springer (Hobby Consolas), Dixi Media (La Información), Gamereactor (división española) o Hipertextual (Ecetia, AppleWeblog y ALT1040).

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.