He descubierto lo que más quería en la vida, mi aspiración definitiva: ni que me toque la lotería ni que la selección de fútbol gane otro mundial ni Half-Life 3 ni nada; yo lo que quiero es jugar a que Nikola Tesla le zurra la badana a Stephen Hawking, o un duelo a muerte entre Einstein y Newton por el título honorífico de Científico Más Chungo De La Historia. Y lo he descubierto gracias a Science Kombat, un newsgame (un subgénero de los serious games) publicado por la revista brasileña SuperInteressante: un juego de lucha con algunos de los científicos más destacados de la Historia como personajes.

Cada uno de estos científicos, además, tiene movimientos especiales basados (es un decir) en sus teorías. Stephen Hawking se teletransporta mediante agujeros de gusano y convoca agujeros negros. Albert Einstein se desplaza a velocidades sublumínicas y puede convertir un puñado de masa en energía pura gracias a la teoría de la relatividad. Charles Darwin evoluciona de mono a hombre en un poderoso ataque en carga. Marie Curie desencadena la energía radiactiva del polonio; Pitágoras se lanza desde el aire dibujando el triángulo rectángulo de su teorema. Nikola Tesla utiliza estrambóticos cacharros de energía eléctrica. Isaac Newton hace caer una manzana sobre tu cabeza y utiliza la óptica para descomponer la luz en un letal rayo arcoiris. Alan Turing convoca una versión robótica de sí mismo controlada por una inteligencia artificial.

En Science Kombat tenemos que elegir a nuestro científico favorito para enfrentarnos al resto en escenarios relacionados con su vida: un aula de ciencias para Einstein, una playa de las islas Galápagos donde Darwin formuló su teoría, una estación espacial para Stephen Hawking… Y una vez coronados como el científico más letal de toda la Historia, tenemos que enfrentarnos contra un enemigo final: el mismísimo Dios. Bueno, la Divinidad, así en general: una figura con túnica que representa (y se convierte en) los dioses de diversas religiones.

En serio: si esto no es lo mejor que habéis visto hoy es que no tenéis corazón.

El autor de los maravillosos personajes y animaciones del juego es el artista brasileño Diego Sanches, que además de ilustrador y dibujante de cómics resulta que ha trabajado algún tiempo como artista en la compañía de juegos para móviles TFGco. El resto del juego ha sido desarrollado, al parecer, por un equipo interno de la propia revista. No es la primera vez que SuperInteressante desarrolla un juego por el estilo: también cuentan en su catálogo con FilosoFighters, un juego de lucha protagonizado por algunos filósofos clave de la historia que nos permite ver a Maquiavelo y Marx partiéndose el jeto o utilizar ataques especiales como el “Dios ha muerto” de Nietszche, el aplastamiento con la Caverna de Platón o el ataque César Borgia de Maquiavelo.

Science Kombat es, obviamente, un juego extremadamente simple, más una broma que un verdadero juego… pero me da la sensación de que si sus autores sacaran un Kickstarter para financiar un desarrollo más completo tardarían unos dieciséis minutos en lograr el objetivo. Ver la silla de Stephen Hawking dando saltitos a la carga contra Marie Curie es sencillamente demasiado bueno. Es más: desde FS GAMER queremos proponer un crossover Science Kombat vs Filosofighters. Lo que de verdad necesita el mundo de los videojuegos es un combate entre San Agustín y Alan Turing.

Sobre El Autor

Director de contenidos
Google+

Me llamo Antonio Santo y nací en Málaga en 1985. Estudié (es un decir) Filología Hispánica en Granada, aunque desde que salí de la universidad (sorprendentemente, por mi propio pie) toda mi carrera profesional ha sido en prensa. En 2011 empecé a dedicarme al periodismo de videojuegos en Vadejuegos; un tiempo después me hicieron director de contenidos por mis pecados. Me han dado algún que otro premio por mi obra poética, lo que demuestra que hay gente para todo. Me gusta tocar música, los perros y la buena comida. Llevo sombrero para hacerme el interesante.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.