Ayer se puso la primera de muchas piedras que conformarán BasqueGame, la primera asociación empresarial cuya vocación es desarrollar la industria del videojuego en Euskadi.

El camino que se presenta enfrente de esta asociación es largo y complicado, pero nos encontramos ante un paso valiente y, sobre todo, necesario, porque los videojuegos se han confirmado como un motor social y económico de primer orden. No hace falta más que observar a países como Estados Unidos o Japón que cuentan con una industria asentada, apoyada social e institucionalmente que reporta millones de dólares en  beneficios y miles de puestos de trabajo cualificados.

Pero no tenemos que irnos tan lejos, puesto que Reino Unido o los países nórdicos han experimentado un crecimiento de un 300% en los últimos años en la industria del videojuego, tanto en ocio como en “serious games”.

Ante este panorama es vital que surjan iniciativas que pretendan promover el tejido empresarial y económico de la incipiente industria del videojuego a nivel local.

Para darnos cuenta de la situación en la que se encuadra la creación de BasqueGame no hace falta más que remitirse al último informe de aDeSe que arroja unos datos esclarecedores: Menos del 1% del software consumido en España es de creación local, una cifra paupérrima para el cuarto mayor consumidor europeo. Se prevé que 2011 reporte más de 60.000 millones de dólares a nivel mundial; un trozo de una tarta demasiado golosa, en la que el producto local debe tener un papel protagonista.

Euskadi ha sido el lugar elegido por el azar para que confluyan una serie de circunstancias que, junto a un perfecto caldo de cultivo, ha permitido que se convierta en un referente a nivel nacional, así pues el surgimiento de importantes eventos como GamerLand u hóPLAY, junto con el asentamiento del primer campus europeo de DigiPen, la creación de este ilusionante proyecto llamado VaDeJuegos y el espectacular talento de Delirium Studios, IDEATECA, Tecnalia, Virtualware, Gestionet Multimedia, Ikasplay, Digital5 y Bigorringo, merced de otros importantes actores como RELEVO Videogames, Suggiero o Jose María Martínez “Hafo”, ha catapultado la necesidad de aglutinar en una misma asociación a todos estos entes para, citando las palabras de Unai Extremo, vicepresidente de BasqueGame, “desarrollar una verdadera industria local que contribuya a generar riqueza y empleo”.

Pero me gustaría añadir a todos los objetivos y pilares de la asociación uno no menos importante, que se da por obvio, pero que no debemos olvidar para recordárselo a las mentes obtusas. BasqueGame es necesario para normalizar los videojuegos en Euskadi y en España, para acercar su idiosincrasia a la sociedad y hacerla, en última instancia, participe a la hora de crear una industria potente, robusta e imprescindible a nivel económico y cultural.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.