La pasada Electronic Entertainment Expo probó dos cosas. La primera que Nintendo no necesita conferencias de prensa para hacerse con la feria, dada la expectación generada en torno a The Legend of Zelda: Breath of the Wild. La segunda, que a las grandes editoras les cuesta una barbaridad desdecirse respecto a tecnologías otrora presentadas como la panacea.

La apuesta de Wii U (y uno de los motivos de su traspiés comercial) fue el juego asimétrico, ya explorado con Nintendo DS. El catálogo de la portátil hizo uso testimonial de la pantalla inferior, tal y como ocurriría tiempo después respecto a los sensores por movimiento de Wii. Salvo excepciones, pocos fueron los estudios que supieron (o quisieron) sacar provecho a las funcionalidades estrella de sendas plataformas.

Lo mismo con la última sobremesa, que ha llegado a imponer el concepto de doble pantalla en perjuicio de la jugabilidad. Ahí tenemos a Star Fox Zero, cuyo esquema de control resulta cuanto menos una pesadilla. ¿Alguna otra exclusiva que haya explotado lo asimétrico más allá de Nintendo Land, Wii Party U y compañía? Demasiado pocas, aún cuando tuviese todo el sentido del mundo (aún duele el desentendimiento de Pikmin 3).

Así que sí, Wii U ha fracasado no sólo por la confusión generalizada del consumidor, sino también por no haber sabido transmitir las bondades de su propuesta. La presentación de Breath of the Wild, como decía, supuso todo un punto de inflexión. Lo nuevo Link coqueteará con el género de mundo abierto mediante un inventario repleto de posibilidades. El GamePad, sin embargo, se limitará a desplegar instrucciones de control. Preguntado a propósito, Eiji Aonuma (productor de la franquicia) espetó ni corto ni perezoso: “Nos dimos cuentas de que tener algo en el GamePad; alternar la mirada entre el mando y el televisor, diluye la concentración del jugador. […] De igual forma colocas el GPS en el salpicadero de tu coche, porque si lo tuvieses en las rodillas acabarías sufriendo un accidente”.

Cuatro años después, Nintendo reconoce la incomodidad del juego asimétrico. Microsoft y Sony prefieren callar al preguntárseles por Kinect y PS Vita.

Así, con un par de frases, una de las cabezas visibles de Nintendo desmontó cuatro años de estrategia: la razón de ser de una máquina que conformará sus últimos días con lo que ahora parece una conversión más que una edición expresa de la próxima Leyenda de Zelda. El gameplay mostrado es perfectamente trasvasable a la misteriosa Nintendo NX, si es que ésta prescinde de un panel táctil para su mando (lo que dificultaría horrores la retrocompatibilidad).

Sea como fuere, los Kioto reconocen ‘a la chita callando’ que se equivocaron, del mismo modo que ocurrió con Microsoft respecto a Kinect. La cámara resultó el gadget de entretenimiento más rápidamente vendido, lo que animó a convertirlo en parte integral de la nueva Xbox. El error quedó meridiano a los pocos meses, cuando Xbox One comenzó a venderse de forma independiente. Aseguraba la división que Kinect seguía teniendo un futuro brillante… mientras decenas de estudios mandaban a paseo sus proyectos en curso. Aún a día de hoy, con el anuncio de una Xbox One S sin puerto dedicado, nadie en la compañía ha tenido la valentía de reconocer la defunción del periférico.

Otra que tal baila es Sony, acostumbrada a enterrar cadáveres sin mayor explicación. Poco le importaron quienes apoquinamos el precio completo por PSP Go o PlayStation TV, microconsola rebajada considerablemente a los pocos meses de su lanzamiento. Hoy día se ha convertido en un ‘bonito’ pisapapeles, al haber cesado cualquier esfuerzo por compatibilizar el catálogo de PlayStation Vita (raquítico de por sí). El caso más enervante corresponde precisamente a portátil, ausente a todos los efectos de la pasada gran feria del videojuego. Algo debe ocurrir cuando ni tan siquiera resulta atractiva al segmento independiente, al que la multinacional había encomendado la supervivencia del sistema.

No se dan cuenta Sony, Nintendo y Microsoft que escurriendo sus bultos minan la confianza de los usuarios. Hoy nos dicen que éste es el futuro y tiempo después matizan. Pretenderán encima nuestro entusiasmo con los anuncios de PS4 Neo y Xbox Scorpio

Sobre El Autor

Redactor Jefe

Licenciado en periodismo por la Universidad de Málaga, siempre con el propósito de especializarse en ocio electrónico y nuevas tecnologías. Actualmente reside en Madrid, donde ejerce como Jefe de Redacción para esta revista. En su década de experiencia ha prestado servicio a grupos de referencia como Axel Springer (Hobby Consolas), Dixi Media (La Información), Gamereactor (división española) o Hipertextual (Ecetia, AppleWeblog y ALT1040).

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.