“Queremos contribuir a un mundo donde cada hijo, donde cada hija sea deseado y deseada, sin sorpresas”. Así se expresaba el director de Marie Stopes International Bolivia, Ramiro Claure, en la presentación el pasado 29 de enero del Experminator, un videojuego producido por la ONG y desarrollado por los chicos del estudio independiente Nicobis Games, cuyos retos se vinculan a aprendizaje y la formación en torno a la educación sexual y reproductiva.

Experminator, diversión con prevención es un juego para teléfonos móviles desarrollado por esta ONG de origen británico, que opera en 42 países del mundo a través de sus cerca de 600 centros, 1700 franquicias sociales y unidades móviles para el trabajo en terreno, principalmente de índole rural.Con este juego la organización se vuelca en una nueva línea de intervención a través de las nuevas tecnologías, dentro de su trabajo en el ámbito de la divulgación de los métodos anticonceptivos y de prevención de las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS), enfocada hacia el público adolescente y juvenil. En apenas tres semanas, la aplicación ha sobrepasado las 20.000 descargas.

La educación es fundamental para garantizar el acceso pleno y libre al ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos, cuya prevalencia es garante para la realización personal y la consecución de una vida digna en las sociedades socialmente avanzadas. Es la capacidad de acceder a una formación integral en el ámbito de estos derechos lo que proporciona la igualdad de oportunidades para asegurarse el efectivo ejercicio de estos derechos humanos e inalienables, con independencia de la procedencia o del estatus socioeconómico de las personas.

La realidad boliviana arroja unos datos que implican la necesidad de impulsar y desarrollar la formación en derechos sexuales y reproductivos entre los jóvenes:

– Según datos de la Encuesta Nacional de Demografía y Salud (ENDSA 2008), en Bolivia cerca del 18% de las adolescentes que tienen edades entre los 15 y los 19 años ya son madres o están embarazadas.

– De estos embarazos, al menos el 70% no fueron planificados. En el área rural se observa un incremento del 22% en 2003 en adolescentes madres o embarazadas a un 25% en 2008.

– El embarazo y la maternidad en adolescentes se registra con mucha mayor frecuencia en mujeres adolescentes con menor acceso a educación, que viven en zonas rurales y en condiciones de pobreza.

– El porcentaje de embarazos entre las adolescentes que no tienen educación primaria alcanza un 32%, frente a un 4% de las que cuentan con educación superior.

– Una de cada tres adolescentes del quintil más pobre es madre o se encuentra embarazada, frente a una de cada 10 del quintil superior y con mayor acceso a la educación.

Para contrarrestar estas realidades, la actividad que Marie Stopes International Bolivia viene realizando en el país desde hace 22 años partió de la premisa de que la población boliviana posee la capacidad y las condiciones para satisfacer sus necesidades de salud sexual y reproductiva. En este marco, la divulgación y la pedagogía sobre esta materia han vertebrado uno de los ejes fundamentales de sus planes de impulso de las políticas nacionales de salud y otorgando plena relevancia en la orientación y el asesoramiento para el embarazo, la prevención de Infecciones de Transmisión Sexual (ITS-VIH) y el uso de métodos anticonceptivos.

Con esos mimbres, la organización ha trabajado desde 1994 en las áreas rurales y urbanas de todos los departamentos para procurar a la población el acceso a servicios de salud sexual y salud reproductiva integrales y de calidad y promover el ejercicio pleno de los derechos sexuales y derechos reproductivos, dando el soporte necesario para que las personas tengan la capacidad para organizar y disfrutar de su vida reproductiva y sexual.

El juego Experminator se plantea de un modo tan sencillo como entretenido. En él, el usuario maneja a Experminator, una suerte de héroe aguerrido que tendrá que enfrentarse con una metralleta de anticonceptivos con la oleada de espermatozoides que sin vacilación se dirigen al óvulo, que nuestro héroe ha de custodiar por encima de todo.

Rapidez de reflejos y concienciación se unen a la pericia para perfilar lo que hay que tener si se quiere afrontar el reto de Experminator. La intención, eficaz por lo atractiva que resulta para los adolescentes, es concienciar sobre la importancia de prevenir las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) y cuáles son los métodos anticonceptivos que, a imagen de los que salen del arma de Experminator, pueden marcar la diferencia entre la salud y la enfermedad.

“También queremos contribuir a que ni una persona más contraiga el VIH (Virus de Inmunodeficiencia Humana) por desinformación”, recalcaba a su vez el presidente de la ONG, Claure, la que a su entender es la mejor manera de enfrentar el problema de esta enfermedad con la que viven 12 de cada 10.000 bolivianos, según datos del Ministerio de Salud del país.

Experminator es un producto “hecho en Bolivia, para Bolivia y el mundo” con el que “hemos cambiado las aulas de la educación clásica para entrar a la información virtual”, sentenciaba el presidente de la ONG en Bolivia. Y es que la tecnología permite transformar el aprendizaje para hacerlo más permeable entre los jóvenes a través de métodos lúdicos e interactivos, que invitan al usuario a implicarse activamente en la prevención de los riesgos que conlleva una vida sexualmente activa.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.