Es posible que ya hayáis oído hablar de Father.IO, un nuevo videojuego de realidad aumentada para smartphones que se encuentra aún en desarrollo. La idea es tan sencilla como atractiva: utilizar nuestro teléfono móvil como arma para abatir a otros jugadores, en una especie de "paintball" virtual urbano, con la ventaja del factor sorpresa y de que no necesitamos reunir a un grupo de amigos para jugar, sino que puede hacerse con completos desconocidos.

Aunque la información se está desgranando con cuentagotas, precisamente para aumentar la expectación, el último video (que podéis ver a continuación) lanzado sobre este juego ya es bastante explicativo. La aplicación nos avisará de cuando haya algún jugador enemigo en las inmediaciones, incluso se podrá hacer uso de un radar para localizarlo, y básicamente tendremos que "abatirlo" nosotros antes de que él nos haga morder el polvo. Además habrá distintas facciones, puntos de control que conquistar, etc. Sólo con echarle un vistazo al video ya dan ganas de jugarlo, la verdad sea dicha.

Sin embargo, aún hay muchas incógnitas en lo referente a Father.IO. Una de ellas es el curioso accesorio que se acopla al teléfono antes de empezar a jugar. ¿Cuál es exactamente su función? ¿Qué hardware necesario para jugar tiene que no esté ya incluido en un smartphone? ¿Cómo se comercializará? A día de hoy no podemos dar muchas respuestas, pero desde luego le seguiremos la pista con atención a este juego, porque es una de las apuestas por la realidad aumentada más interesantes que hemos visto hasta la fecha.

También podéis apuntaros en la lista para la beta aquí, y os avisarán cuando esté disponible. Por lo que sabemos, el juego estará disponible para iOS y Android (no está claro si también para Windows Phone). Aún no se sabe si el pequeño gadget que aparece en el vídeo será necesario para jugar, pero asumimos que de serlo se podrá comprar por internet. Y por supuesto, entre tanto secretismo aún no ha trascendido ninguna fecha de lanzamiento, ni siquiera proximada.

En una línea similar a Father.IO podemos encontrar Ingress. Se trata de una propuesta más estratégica y con menos acción, pero también mucho más asentada y con un gran número de jugadores activos. De hecho, llevaba ya un par de años funcionando, tiene varios millones de jugadores en todo el mundo y podríamos considerarlo probablemente el videojuego de realidad aumentada más popular hasta la fecha.

La premisa de Ingress es sencilla: distribuidos por todo el mundo hay una serie de portales que generan "Materia Exótica", y que sólo son visibles a través del visor de realidad aumentada de nuestro smartphone. Hay dos ejércitos de agentes pugnando por hacerse con el control de estos portales y de la materia exótica que producen: los Iluminados y la Resistencia. Al empezar el juego tendremos que unirnos a una de estas dos facciones, y nuestra decisión será irrevocable.

Los portales más grandes están situados, en general, en monumentos y zonas de interés de todo el mundo. Para capturarlos tendremos que acercarnos a una distancia mínima de ellos de 40 metros y colocar una serie de "resonadores" virtuales que irán capturando el portal para nuestra facción. Obviamente, esto puede llamar la atención de agentes enemigos que vengan a defenderlo, o de aliados que vengan a ayudarnos. Incluso los portales de mayor nivel tendrán defensas estáticas que también podremos construir nosotros en nuestros propios portales.

En resumen, se trata de un juego de estrategia consistente en capturar zonas, mantenerlas e interconectarlas. En la pantalla de nuestro PC tal vez no sería demasiado excitante, pero tiene la gran baza de que todo ocurre en el mundo real. Además, el juego tiene un gran componente social, puesto que a menudo varios agentes tendrán que ponerse de acuerdo para asaltar un determinado portal enemigo y poder cortar una línea de comunicación importante. Esta componente social se logra mediante chats por zonas (al estilo Yik Yak) que nos permiten coordinarnos con los agentes de nuestra misma facción que tengamos cerca.

Probablemente Ingress sea a día de hoy (al menos hasta que no se lance definitivamente Father.IO) el juego de realidad aumentada que más ha calado socialmente. Los jugadores afirman que ha cambiado hasta cierto punto su forma de vida: ahora andan mucho más, visitan más monumentos, incluso mucho han cambiado la ruta por la que van a clase o al trabajo para pasar por un par de portales que tienen cerca de casa a recolectar. Además, muchos de ellos admiten haber hecho amigos "en el mundo real" gracias al juego.

Puede que el componente social sea una de los mayores atractivos de los videojuegos de realidad aumentada. Muchos de nosotros hemos hecho alguna vez amigos jugando online, pero a menudo son personas que viven muy lejos de nosotros y esa amistad queda circunscrita a la comunicación remota. Sin embargo, poder jugar codo con codo junto a desconocidos en tu misma zona da una posibilidad muy real de conocer a esa gente en persona, por ejemplo yendo a tomar algo tras una misión para celebrar el éxito o lamentarnos de nuestra derrota.

Por supuesto, no todos los juegos de realidad aumentada requieren que salgamos de casa o interactuemos con otra gente. Hay apuestas mucho más modestas para un solo jugador, que generalmente requieren que imprimamos un "marcador": una especie de "tablero" que la app reconoce mediante la cámara de nuestro móvil y sobre el que proyecta (en pantalla) los elementos jugables. Algunos de los más populares son NerdHerder, Hoops AR, y Augmentron AR, por si queréis echarles un vistazo.

La realidad aumentada está aún en pañales, principalmente porque porque los algoritmos necesarios para procesar las imágenes en tiempo real y reconocer el entorno son muy complejos y a menudo exceden la capacidad de los terminales móviles. Esto por supuesto está cambiando, y es muy probable que pronto podamos ver una gran proliferación de este tipo de videojuegos. Por el momento, salvo honrosas excepciones, nos encontramos casi en el mismo punto muerto que con la realidad virtual: siempre está a punto de llegar, pero nunca termina de hacerlo.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.