La revista británica Computer and Videogames ha dado hoy una curiosa explicación sobre las medidas de seguridad internas de Microsoft para evitar filtraciones serias de la próxima Xbox o, en el peor de los casos, el espionaje industrial. Las medidas en sí forman lo que se conoce como una "muralla china": sistemas (tanto físicos como de protoclos de funcionamiento) para fracturar la información y aislarla de forma que se minimicen las posibilidades de una filtración y, en el peor de los casos, la información que se dé a conocer sea mínima.

Estas medidas no sonarán extrañas a nadie que conozca los entresijos de cualquier compañía en la que se maneje información confidencial; lo divertido ha sido cómo lo han explicado a la revista. "Esto es como el Club de la Lucha", explica la fuente de CaV. "La rpimera regla es: no hablarás sobre el Club de la Lucha". A continuación explica lo que ya hemos comentado: el proyecto se divide en grupos fragmentados, de forma que uno sabe en qué está trabajando pero no en qué trabaja el compañero de al lado; a menudo ni siquiera sabes qué papel cumple tu trabajo en el esquema global.

"Lo que me parece realmente demencial", explica esta fuente, "es que ni a tu jefe le está permitido saber en qué estás trabajando. Microsoft nos da una lista de preguntas que sí puedes responder y un número de teléfono para que tu jefe llame si no te cree. Ahí le confirman que trabajas en el proyecto… ¡pero no le dicen absolutamente nada más!". Pese a todas estas medidas de seguridad, una confidencialidad absoluta es imposible: cuando se acerca la fecha final siempre hay fuentes externas que prueban el producto… tal y como demuestra la filtración que pudimos confirmar el otro día sobre las características de Xbox 720.

Vía 3DJuegos.

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.