Cuando Nintendo prometió una experiencia que divertiría a “niños y adultos por igual”, nadie apostaba por accesorios de cartón. Ni por asomo. De ahí que muchos quedásemos en estado de shock ante el vídeo de anuncio. Hacía mucho que la industria del videojuego no me dejaba con la boca abierta; al mismo nivel, puede que desde la introducción de los sensores por movimiento, WiiMote mediante.

Sabían los de Kioto, pese al éxito incontestable de Switch, que necesitaban algo más para atraer al público casual. Y vaya si lo han encontrado. Nintendo Labo ocupa hoy la primera plana de las cabeceras generalistas, en lo que se interpreta un retorno a los menesteres jugueteros de la multinacional japonesa. Su precedente apareció en 1974 como “Paper Model“, patrones de cartulina a color para la confección de vehículos, animales o edificios. Tan sólo necesitabas practicar unos dobleces y algo de pegamento.

Juegos de construcción han existido toda la vida, desde los bloques de LEGO a su vanguardista serie Technic, fundamentada en cables, cajas de cambios y sistemas de transmisión. La satisfacción de reproducir a pequeña escala, con tus propias manos, es lo que explotará Nintendo con los primeros kits de Labo. Se comercializarán el 27 de abril: planchas de cartón, cuerdas, cintas de goma y ojales con los que formar un piano, una caña, el manillar de un ciclomotor y hasta un robot a escala humana. Sendos paquetes incluirán software con instrucciones de montaje paso a paso y los juegos que sacarán partido a cada invento. Así, Nintendo Labo: Kit de Robot rescata el consabido Project Giant Robot, demo técnica con que Shigeru Miyamoto intentó revitalizar el catálogo de Wii U. Si uno revisa las imágenes de aquella Electronic Entertainmen Expo (2014), sorprende encontrarse a un azafato disfrazado con cartones, lo que pudo espolear la mente del creativo nipón.

Labo es una genialidad. Nintendo arriesga como nunca para ilusionar como siempre

Por supuesto, las redes sociales no han tardado en dilapidar la idea, fruto de una tremenda incomprensión. Bajo el lema “Crea, juega, descubre”, Labo apela a padres e hijos: los primeros asistirán al pequeño en el proceso de montaje y los segundos conseguirán (por fin) que sus progenitores se pongan a los mandos. Quienes no se sienten atraídos recurren también al precio de lanzamiento: “Aquí la prueba de que Nintendo os vende cualquier cosa […] cartón a 70 euros”. Twitter se ha copado de porteadores de cartón y otras gracietas, sin reparar en los esfuerzos de ingeniería, el desarrollo del software inherente y las muchas horas necesarias para materializar cada artilugio (más de seis para el robot, asegura Nintendo Ibérica).

Lo anterior sería imposible sin los Joy-Con, que van camino de convertirse en los accesorios más provechosos del ocio electrónico. Sus interioridades posibilitarán que un coche de cartón cobre vida (gracias a los motores de vibración) o que las teclas de un piano plegable reaccionen a su pulsación (a través del sensor de infrarrojos). Utilidades que evidencian un mundo de posibilidades a posteriori. Aún es pronto para saber si Nintendo abrirá Labo a desarrolladores externos, pero ya son muchos los independientes que han echado a volar su imaginación. La única barrera de entrada es un trozo de cartón, por lo que cualquier caja se convierte en prototipo potencial (para desgracia de la población felina).

A la espera del Workshop con que Nintendo mostrará su invención, y en lo que a un servidor respecta, la compañía ha retornado a la senda de la genialidad. Arriesga como nunca para ilusionar como siempre, sacando partido a conceptos desaprovechados como el Cardboard de Google u olvidados, como el esfuerzo que precede a cualquier recompensa (“quien algo quiere…”). Labo entra así en la esfera de lo educativo; una baza más para convencer a los padres de medio mundo. Por lo pronto, “Robot Kit” y “Variety Kit” ya son el primer y quinto productos de entretenimiento más vendidos en Amazon.com… sin que la nueva sobre los “juguetes de cartón” de Nintendo haya llegado al gran público.

Por cierto, la revolución de los videojuegos no precisará de pegamento ni tijeras.

1 2

Sobre El Autor

Redactor Jefe

Licenciado en periodismo por la Universidad de Málaga, siempre con el propósito de especializarse en ocio electrónico y nuevas tecnologías. Actualmente reside en Madrid, donde ejerce como Jefe de Redacción para esta revista. En su década de experiencia ha prestado servicio a grupos de referencia como Axel Springer (Hobby Consolas), Dixi Media (La Información), Gamereactor (división española) o Hipertextual (Ecetia, AppleWeblog y ALT1040).

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.