Las intrigas del Japón feudal y el estilo de vida samurái se trasladan al videojuego de estrategia Shogun 2, la nueva entrega de la franquicia Total War, en la que los jugadores deben valerse de la diplomacia, el comercio y las fuerzas militares para unificar Japón y convertirse en el nuevo “shogun”.

Los jugadores de este título, desarrollado por The Creative Assembly y que la distribuidora SEGA ha presentado hoy en Madrid, se pondrán en la piel de un “daimyo” o líder de uno de los numerosos clanes en los que estaba dividido Japón a mediados del siglo XVI con el objetivo de convertirse en el nuevo “shogun”, la más alta distinción a la que puede aspirar un samurái.

El experto en cultura japonesa Carlos Rubio ha relatado que en el siglo XVI “Japón vivía inmerso en una vorágine de guerras internas debido a la división del territorio en una serie de señoríos dominados por jefes militares que se valían de alianzas y de su propia astucia para absorber aldeas”.

“En esa época, la vida cotidiana era un asunto de vida o muerte”, ha añadido Rubio acerca del periodo histórico en el que se centra el videojuego.

El honor, la lealtad al “daimyo” y el desdén por la vida son algunas de las características que definían a los samuráis del medievo, que preferían recurrir al haraquiri (muerte ritual) antes que enfrentarse a una deshonra pública.

“La decapitación de los enemigos era una práctica habitual para asegurar la recompensa por los méritos de guerra. Las cabezas se lavaban, peinaban y maquillaban como reconocimiento al honor del enemigo”, ha explicado Rubio para ejemplificar hasta qué punto el honor condicionaba la conducta de los samuráis.

Katanas, flechas, lanzas y alabardas son algunas de las armas trasladadas al videojuego, habituales en el siglo XVI, y los jefes militares movilizaban ejércitos de más de 250.000 hombres e, inspirándose en el manual de lucha “El arte de la Guerra” del chino Sun Tzu, incorporaron a sus estrategias tácticas de la llamada “guerra psicológica”.

Toda esta realidad se traslada al videojuego de manera que los jugadores, además de dirigir a sus tropas, contarán con personajes especiales como generales, ninjas o geishas para mermar las fuerzas enemigas.

La documentación ha sido parte importante del desarrollo del videojuego y The Creative Assembly ha contado con la colaboración del historiador Stephen Turnbull y de la Asociación Británica de Kendo, para que los movimientos de los personajes fuesen lo más realistas posibles.

Mark O’Connell, Relaciones Públicas de The Creative Assembly, ha explicado a EFE que “en la última década se han hecho muchas investigaciones en torno a ese periodo de la historia japonesa y todo eso se ha utilizado en el diseño del juego” al que ha definido como el “más fiel a la hora de recrear la historia del Japón de esa época”.

En sus diez años de historia, la franquicia Total War ha recreado episodios históricos como la República Romana o las guerras Napoleónicas y con ventas de más de siete millones de copias vendidas en todo el mundo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.