Google tiene en el horno una nueva versión de Android (bautizada por el momento como Android M, del mismo modo que la actual Lollipop fue llamada Android L). Como es costumbre en Google, se han publicado ya un par de "developer previews" para que los desarrolladores sepan qué se van a encontrar y puedan empezar a desarrollar aplicaciones que aprovechen las características de la nueva versión. Esta nueva versión se liberará probablemente en unos meses, y aún no está claro de si será una actualización de Lollipop o una versión completamente nueva. Dependerá obviamente del calado de los cambios, así que dejaremos que seáis vosotros mismos quien juzguéis.

Android M no se basa tanto en incluir nuevas características como en mejorar y optimizar muchas de las que Android ya tenía. Una de ellas es la posibilidad de integrar varias cuentas de correo, que además no tienen por qué ser necesariamente de gmail. Así, si tenemos nuestro teléfono asociado a una cuenta Google personal (lo más recomendable) podremos recibir también notificaciones cuando nos llegue un correo de trabajo o de cualquier otra cuenta sin necesidad de activar complicadas redirecciones. Francamente es una característica que hace tiempo que debería haberse implementado.

Además vuelve la configuración de volumen tradicional de Android, que cambió en Lollipop y que no gustó a muchos. Volveremos a poder configurar por separado los volúmenes del sonido multimedia, el tono de llamada y la alarma/despertador. Además todo es configurable, de manera que si seleccionamos el modo "no molestar" podemos decidir qué puede "molestarnos", por ejemplo sólo llamadas de ciertos números, o ninguna llamada pero sí alarmas, o notificaciones de Whatsapp pero nada de llamadas.

En esta misma línea de hacerlo todo configurable, Android M nos permitirá decidir qué aplicaciones pueden lanzar notificaciones emergentes (que fueron otra de las novedades de Lollipop) y cuáles no, o si preferimos recibir notificaciones tradicionales o emergentes (es decir, con vista previa) de esta o aquella aplicación. Pero sin duda lo más interesante es la posibilidad de configurar los permisos de cada aplicación individualmente, lo que sin duda merece mención aparte.

Aunque ya nos hemos acostumbrado a "decir a todo que sí" a la hora de instalar apps en nuestro teléfono móvil, aún quedamos suspicaces que nos preguntamos por qué este reproductor de música o aquella aplicación para tomar notas rápidas necesitan acceso completo a nuestros contactos, a nuestro historial de búsquedas en internet y a prácticamente cualquier dato personal que guardemos en nuestro smartphone. Pues bien, ya no tenemos por qué seguir cediendo: Android M permite revocar los permisos que decidamos a las aplicaciones que decidamos, para que no tengan ni uno más de los que estamos dispuestos a otorgarles.

Es posible, por supuesto, que muchas aplicaciones dejen de funcionar si les revocamos ciertos permisos. Pero no se trata de eso: se trata de tener la posibilidad de controlar qué aplicaciones acceden a qué partes de nuestro dispositivo, algo que a nuestro entender es absolutamente esencial en un sistema operativo y completamente necesario para la seguridad. Además, es posible que anime a los desarrolladores a no pedir tantos permisos por pura inercia, ya que la posibilidad de decidir qué permisos tiene cada aplicación dará a los usuarios más conciencia sobre que éstos existen. Por supuesto esta configuración es completamente opcional, y quien quiera seguir diciendo "sí a todo" lo podrá hacer sin problemas. Después de todo, todas las aplicaciones que nos instalemos desde Google Play están libres de virus.

Android M apuesta por ofrecernos un mayor control de nuestro dispositivo, y eso incluye también la memoria, tanto la RAM como el almacenamiento principal. La interfaz de gestión de memoria RAM ha cambiado y ahora nos da mucha más información para saber qué aplicaciones la están gastando y cómo. En cuanto al almacenamiento, al fin podremos seleccionar una tarjeta microSD como memoria principal del dispositivo, y además tendremos soporte para memorias USB externas. Esto puede no parecer muy útil en nuestro smartphone, y de hecho no lo es, pero recordemos que Android es un sistema operativo multiplataforma: estas dos pequeñas mejoras en el núcleo del sistema operativo abren la puerta a todo un mundo de pinchos USB autónomos (como los Android TV) y cualquier otro tipo de dispositivos, desde robots a videoconsolas.

Pero la gran promesa de Android M es sin duda su mejora de rendimiento. Según Google, y gracias al nuevo sistema de gestión energética Doze, la duración de la batería en reposo podrían aumentar ni más ni menos que al doble. Se trata de unas cifras bastante optimistas, pero de ser ciertas supondrían una mejora increíble de las baterías, porque recordemos que la mayor parte del tiempo nuestro teléfono se lo pasa en nuestro bolsillo. También es importante tener en cuenta que esta mejora no afectará al gasto energético mientras estemos usando nuestro dispositivo, sino sólo cuando esté en reposo, pero sigue siendo una magnífica noticia.

Como vemos, prácticamente todos los cambios en la nueva versión de Android están encaminados a mejorar características existentes y ofrecernos un mayor control sobre nuestro dispositivo. Pero no todos: como novedad estará la aplicación Now on Touch, que es básicamente un analizador de contexto que nos ofrece ayuda en función de lo que estamos haciendo. Se activa manteniendo pulsado el botón "home" del terminal, y un algoritmo analiza nuestras últimas acciones, las aplicaciones abiertas y el texto que hayamos enviado o recibido para hacer recomendaciones. Por ejemplo, si estamos chateando con un amigo acerca de quedar a tomar algo, al activar Now on Touch nos recomendará bares y restaurantes por la zona. La ventaja de este servicio es que sólo analiza nuestras acciones si nosotros lo activamos, de modo que nuestra privacidad está a salvo (o todo lo a salvo que pueda estar en un smartphone).

Hay algunos otros cambios menores, por ejemplo el soporte para el nuevo conector microUSB C, que con seguridad pronto empezaremos a ver en los terminales. También tendremos la posibilidad de utilizar redes Wi-Fi en frecuencias de 5 GHz, que funcionan con mayor ancho de banda y menos interferencias que las de ya saturado espectro de los 2,4 GHz. En general, muchos pequeños arreglos que son más que bienvenidos, pero no auténticas novedades (a excepción de Now on Touch).

Es posible que esta falta de grandes titulares decepcione a los fans de los fuegos artificiales y las noticias grandilocuentes. Pero la mayor parte de ellos probablemente haga tiempo que se han pasado a Apple, en cualquier caso. Como usuario de Android, personalmente prefiero que se mejoren las características ya existentes y se afine el funcionamiento del sistema operativo en lugar de añadir nuevas características que no necesito, aunque entiendo que es cuestión de gustos. Sea cual sea vuestro caso, la nueva versión de Android tiene una pinta estupenda, y estamos seguros de que nuestros dispositivos la agradecerán.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.