Ante la crisis, ingenio: eso es lo que ha llevado a Fernando Calvo, Alejandro López, Gorka Rodríguez y Álvaro Marcos, cuatro jóvenes informáticos repartidos entre Getxo, Australia y Madrid, a crear Spotbros. Se trata de una aplicación similar al conocido Whatsapp, que está poniendo en peligro de extinción el negocio de los SMS de las empresas de telefonía.

Por desgracia, el trabajo de estos cuatro emprendederos por ahora sólo está disponible para Android, donde ya ha cosechado más de 15.000 descargas en sus primeras cuatro semanas de vida. Se espera que desembarque en breve para AppStore, pero los creadores están puliendo los detalles para que su llegada a iOS sea exitosa desde el primer momento.

Spotbros no sólo permite la comunicación bidireccional: su enfoque es mucho más social. Partiendo de la necesidad de confirmar las peticiones de amistad para evitar contactos indeseados, como ocurre en Facebook, esta aplicación nos permite más opciones que la comunicación bidireccional. Además de escribir a nuestros contactos personales (sin pagar un céntimo por mensaje, incluso a destinos en otro país), tenemos dos opciones sociales muy curiosas: los Shouts (“grito” en inglés) y Spots (“puntos” o “lugares”).

Un Shout es un mensaje público que enviamos a todos los usuarios de SpotBros de los alrededores: será recibido por las primeras 50 personas que encuentre el sistema con esta aplicación en un radio de 1.500 metros. Es fácil imaginar lo rápido que puede difundirse un mensaje con este sistema entre un montón de gente, sobre todo gracias a la opción de Reshout, parecida al Retweet de Twitter. La opción Spot es básicamente una sala de chat vinculada con un espacio físico concreto; por ejemplo, imaginemos que creas un Spot en tu bar favorito. Todo usuario de Spotbros que entre en el bar podrá entrar en la sala y enviarte un mensaje… Pero también a distancia, por ejemplo para avisar a todos tus amigos de que llegas tarde para el café.

Además de todo esto, un sistema de cifrado que garantiza la privacidad de las comunicaciones y otro sistema de invitación que emplea un código personal para evitar el molesto spam. Con todas estas características, esta aplicación tiene un futuro prometedor, sobre todo cuando aterrice en iPhones y iPads y permita la comunicación entre plataformas. Por ahora en Android se está extendiendo muy rápidamente; si además salta rápido al mercado internacional, pronto podremos estar diciendo que el nuevo Whatsapp nació en Getxo.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.