El año que comienza pinta crucial para Nintendo, que tras el fallecimiento de Satoru Iwata se ve en la tesitura de continuar su hoja de ruta o romper con todo. La compañía se encuentra inmersa en toda una diversificación de actividad, al proliferar su línea de figuras interactivas, irrumpir en parques de atracciones, desarrollar títulos para dispositivos móviles y aproximarse al mercado de la “tecnología saludable”. Entretanto, su modelo de negocio tradicional se resiente.

Aunque superó el bache inicial, el rendimiento comercial de Nintendo 3DS se ha visto lastrado por el empuje de smartphones y tabletas electrónicas. El concepto de videoconsola portátil ha perdido arraigo entre los más jóvenes, pero también entre las nuevas audiencias que trajo consigo Nintendo DS. Con un teléfono móvil en el bolsillo de cada cual, resulta complicado convencer de aparatos específicos. Podría decirse entonces que Nintendo vive en gran medida de la nostalgia de sus incondicionales.

Difícilmente resultará 3DS la última portátil de la multinacional japonesa, pero sí parece claro que la presentación del proyecto NX marcará un punto de no retorno para con su catálogo. Máxime si hablamos de Wii U, sobremesa que no ha sabido aprovechar los números de su predecesora. El número de máquinas vendidas es del todo insuficiente y cuantas editoras subieron al carro de Wii, han huido despavoridas. El fondo de armario de Wii U se nutre así de títulos propietarios, la mayoría notables pero ajenos a los valores de producción acostumbrados. Debieron pensar los de Kioto que poco compensa un desarrollo a tres años; que lo prioritario era copar las estanterías con productos menores. El reciclaje y la improvisación nos dejaron así Captain Toad: Treasure Tracker, Yoshi’s Woolly World, Kirby y el Pincel Arcoíris, Super Mario Maker… incluso juegos a medias, que ir completando mediante actualizaciones gratuitas.

El futuro a largo plazo de Wii U pinta descorazonado, con apenas tres lanzamientos de peso en el horizonte y los rumores de que será sustituida tan pronto como la próxima campaña navideña. Hablamos de juegos precipitados y anodinos, también en lo que a 3DS respecta: a la conversión de Hyrule Legends y el criticado Federation Force se suman un Star Fox Zero de brevísimo desarrollo, el remake de Twilight Princess y la duda de si la nueva entrega de la franquicia acompañará a NX en su estreno.

Repasamos a continuación las principales referencias de catálogo con que Nintendo capeará este 2016 de transición.

1 2 3 4

Sobre El Autor

Redactor Jefe

Licenciado en periodismo por la Universidad de Málaga, siempre con el propósito de especializarse en ocio electrónico y nuevas tecnologías. Actualmente reside en Madrid, donde ejerce como Jefe de Redacción para esta revista. En su década de experiencia ha prestado servicio a grupos de referencia como Axel Springer (Hobby Consolas), Dixi Media (La Información), Gamereactor (división española) o Hipertextual (Ecetia, AppleWeblog y ALT1040).

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.