Las vacaciones de verano son una época estupenda por muchas razones, pero también tienen sus contras. Por una parte, los que tengan niños pequeños pueden disfrutar mucho más tiempo de ellos y tenerlos todo el día en casa. Pero por otra parte, tener a los niños todo el día en casa podría no ser tan maravilloso una vez pasados los primeros días. Especialmente si estamos veraneando fuera del domicilio habitual, y los hemos alejado de su videoconsola u ordenador y de sus amigos de siempre, con lo que sus opciones de entretenimiento se ven muy mermadas.

Afortunadamente, para estas cosas se inventaron las tablets. Pueden llevarse de vacaciones sin problemas porque apenas ocupan nada, la batería dura mucho más que la de un teléfono móvil y se les puede lanzar a los niños a la hora de la siesta para que se entretengan hasta que llegue la hora de volver a la playa, piscina o zona de recreo en la que hayamos decidido pasar las vacaciones. Sin embargo, es posible que nuestros hijos, incluso si son muy pequeños, tengan ya un ojo experto a la hora de juzgar la calidad de un videojuego, de modo que no les valdrá cualquier cosa que les pongamos.

Afortunadamente, el mercado de apps y juegos para niños es actualmente inmenso, de modo que nuestro mayor problema será decidirnos por unos juegos y no por otros. En general, puede ser recomendable recurrir a juegos relacionados con series o películas para niños. Por una parte porque la temática ya les resultará conocida y atractiva, siempre y cuando nos aseguremos de que la película o serie en cuestión le gusta a nuestro hijo, y por otra son parte de campañas publicitarias de la propia serie o película, por lo que en general suelen ser gratuitos. Y conseguir juegos de calidad para niños, especialmente si somos usuarios de Apple, puede ser una auténtica odisea.

Un ejemplo estupendo es el juego Frozen Free Fall, que no deja de ser un Candy Crush con la temática de Frozen. Y en lugar de ello, ¿no podríamos dejarles con el Candy Crush de toda la vida? Pues evidentemente sí, pero ya sabemos cómo son los niños cuando les da por algo, y lo cierto es que la película de Frozen se mantendrá algún tiempo más en el imaginario colectivo infantil (y adulto). En general, casi cualquier juego de puzzles con colores llamativos puede entretener a un niños durante horas, siempre y cuando sea el tipo de niño que se deja atrapar por puzzles. Debemos poner atención, eso sí, en que la dificultad sea la adecuada para evitar que se frustre y lo abandone rápidamente.

Si queremos un poco más de acción podemos optar por Cars: Rápidos como el Rayo. Es un juego bastante interesante porque toca muchos palos: tendremos que gestionar y construir la ciudad en la que "vivirán" Rayo y sus amigos, podremos personalizar una gran cantidad de coches y, por supuesto, tendremos carreras. Aunque tiene  PEGI 3 es posible que sea demasiado complejo para niños tan pequeños, pero como siempre, lo ideal es que lo probemos nosotros mismos antes de decirnos a dejárselo a nuestro hijo, para poder juzgar con propiedad.

En caso de duda, siempre podemos recurrir a la moda del momento: los dichosos Minions. A pesar de las críticas que ha suscitado su última película, que por lo visto no ha satisfecho las expectativas, no se puede negar que son un auténtico fenómeno cultural y que los niños y un sector importante de los adultos los adora. Aunque podemos encontrar diferentes juegos con estos simpáticos seres amarillos, recomendamos el original de Gru, mi Villano favorito.

Si vuestros hijos son un poco mayores, podría interesarles Star Wars Rebels: Missions, un videojuego sobre Star Wars divertido y repleto de acción. Aunque no nos engañemos: pese a que está diseñado para niños es probable que los padres disfruten más de él que sus retoños. Si no nos importa rascarnos el bolsillo, otro buen juego para niños de unos 10 años podría ser Guerra de Cartas, con los personajes de la estupenda serie Hora de Aventuras. Es algo así como un HeartStone para niños, muy disfrutable también para los adultos, dicho sea de paso. El problema es que, a diferencia de todos los anteriormente citados, no es gratuito.

Y en caso de que tengamos en casa un pequeño genio, sin duda recomendamos Lightbot Jr 4+ Coding Puzzles, un juego con el que los más pequeños pueden empezar a programar. Por supuesto, se trata de algoritmos muy básicos, pero que les serán muy útiles a la hora de entender, por ejemplo cómo funcionan las matemáticas y la automatización de tareas. Para niños un poco mayores (y para padres) está Lightbot – Programming Puzzles, cuyos niveles más avanzados pondrán a sudar incluso a programadores expertos, pero que en principio también es accesible para niños.

De forma más general, podéis recurrir a ciertas distribuidoras para obtener juegos adecuados para vuestros hijos dependiendo de su edad siguiendo estos enlaces:

Niños pequeños (entre 3 y 7 años): Fisher Price y Disney.

Niños mayores (entre 7 y 12 años): Lego y Cartoon Network.

Por encima de 12 años, y muy probablemente antes, vuestro hijo ya está probablemente más capacitado que vosotros para decidir a qué quiere jugar y a qué no, y no necesita vuestra ayuda (aunque tal vez sí vuestra supervisión). Como norma general, solemos aconsejar a los padres que prueben el juego con sus hijos para asegurarse de que es adecuado para ellos, y sobre todo, porque jugar con nuestros hijos (también a videojuegos) refuerza los lazos. Los videojuegos no deberían ser algo que nos aislase de nuestros hijos, sino una forma de acercarnos a ellos.

También es importante que a la hora de elegir juegos para ellos tengamos en cuenta su temperamento. Hay niños tranquilos que pueden pasarse horas ante un juego de puzzles, y otros que se aburrirán enseguida de él, pero que podrían pasar una tarde entera disparando a naves espaciales. Recordad que los videojuegos a fin de cuentas son ocio (incluso los educativos), así que debemos escoger uno que le guste a nuestro hijo, no a nosotros mismos.

Por último, es posible que hayáis notado que siempre hablamos de "niño" o "hijo" pero no de "niña" o "hija". Esto no se debe a que los juegos que comentamos en este artículo sean exclusivos para chicos, sino a que en castellano el masculino es el género no marcado, y por tanto, el que engloba a niños y niñas. Todos los juegos de los que hemos hablado son igualmente interesantes para chicos y chicas, y de hecho, hemos omitido aquellos que tradicionalmente se consideran juegos "de niñas" (básicamente, juegos de vestidos, peinados y compras), porque nos parece que algunos de ellos perpetúan estereotipos poco sanos para las niñas. Aunque, por supuesto, como padres tenéis plena potestad para decidir si queréis ponerlos en sus manos.

Una última consideración: muchos de los juegos gratuitos contienen micropagos opcionales dentro de los mismos, y aunque hay mecanismos de seguridad para evitar que los niños compren, es posible que queramos asegurarnos de que no ocurra con el sencillo truco de desconectar la tablet de internet antes de dejársela. Esto puede hacer que algunos juegos no funcionen correctamente, pero la mayor parte de ellos podrán jugarse sin problemas y, además, evitaremos la publicidad y la batería del dispositivo durará más.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.