Microsoft ha advertido esta tarde al público de un grave fallo de seguridad que deja a los usuarios de Internet Explorer en situación vulnerable frente a ataques malintencionados. Por este agujero de seguridad podrían colarse para controlar cualquier ordenador sólo con visitar alguna web infectada con un virus troyano adecuado. Así ha sido el caso de Poison Ivy, el virus que, al infectar al investigador en seguridad informática Eric Romang, le permitió descubrir el agujero en el sistema de Explorer.

Este tipo de lagunas desconocidas son conocidas entre los especialistas en seguridad como "zero-day" y no son para nada comunes: según explica Symantec, en todo 2011 sólo se descubrieron ocho vulnerabilidades "zero-day". Por ahora no hay una solución definitiva para el error: Microsoft ha recomendado mientras encuentran la forma de tapar el agujero que los usuarios se instalen Enhanced Mitigation Experience Toolkit (EMET), una herramienta de seguridad gratuita que se puede descargar desde la web de la compañía. Por su parte, organismos como el mismo departamento federal de seguridad informática de Alemania han recomendado directamente usar otros navegadores hasta que no se arregle este problema.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.